Vecinos de la Avenida de la Mancha, en su confluencia con la calle Alcarria (Zarzaquemada) contactaron con el partido local ULEG para denunciar la situación que día tras día tienen que soportar a pesar de las reiteradas denuncias a la policía local y nacional de Leganés.

Desde hace algo más de un año una serie de bares y locales de la zona están presuntamente siendo utilizados como tapaderas de actividades ilegales y delictivas como el tráfico de drogas, y donde a pesar de las continuas denuncias interpuestas no se toman medidas. Según contaron los propios vecinos al concejal de ULEG, Carlos Delgado, y al coordinador de ULEG, Ricardo López, todos los días, aunque sobre todo de jueves a sábado por la noche, es continuo el ir y venir de camellos y consumidores a estos locales para adquirir sus dosis y posteriormente consumirlas o repartirlas por otros puntos de la ciudad. “La droga llega procedente del barrio de Los Santos y se comercializa a todo tipo de personas, incluso menores. Sabemos que de otros pueblos cercanos a Leganés como Getafe se desplazan compradores porque se ha corrido la voz de que aquí es donde se encuentra un producto de mejor calidad-precio”, afirman.

Asimismo, los vecinos denunciaron que lo que en un principio era una actividad que se hacía disimuladamente, con el paso del tiempo se realiza de forma descarada, y muchos compradores no tienen ningún pudor en mostrar, preparar y fumarse la mercancía en la calle, a pesar de que pueda haber niños observándoles. Además, últimamente la sensación de inseguridad se ha acentuado a causa de altercados, trifulcas, e intimidación a punta de navaja.

“No es la primera vez que atendemos denuncias vecinales sobre la existencia de estos presuntos locales “tapadera” de tráfico de drogas en el barrio de San Nicasio, de los Santos, en la Plaza de la Inmaculada y ahora Zarzaquemada. Hay que investigar a fondo estos locales en horario nocturno, durante los fines de semana y con policías de incógnito y precintar todos aquellos con este tipo de actividades ‘paralelas’. A ver si el alcalde y la concejala de Seguridad Ciudadana se ponen por una vez manos a la obra”, concluyó Delgado