Medidas para que hacer deporte no sea un lujo ni haya que saltar vallas. El concejal Carlos Delgado pone como ejemplo la carencia de espacios de este tipo en Zarzaquemada. También denuncia que proyectos como el polideportivo de Campo de Tiro se están quedando en “agua de borrajas”


En la plaza de la Lora, por ejemplo, lo que hace años era un lugar muy concurrido, con niños jugando a fútbol, al baloncesto, o saltando con sus monopatines, hoy es un lugar desierto, con un pavimento en lamentable estado donde crece a sus anchas la hierba entre sus grietas”, señala Carlos Delgado, concejal de ULEG.


Por ello, el partido vecinal propone que esta u otras plazas recuperen su dinamismo, que se pavimenten el suelo, se instalen porterías o canastas, juegos infantiles o un gimnasio para mayores. Esta propuesta de “deporte en la calle” formaba parte del programa electoral para Leganés de ULEG en materia deportiva, en el que además de un mejor mantenimiento de las instalaciones deportivas actuales (las quejas respecto a la Cantera, el pabellón Europa o el Carrascal son continuas), proponía que se invirtiera menos en la construcción de polideportivos y se invirtiera más en instalaciones de bajo coste y mantenimiento (pistas de fútbol sala, canastas, fútbol 3 contra 3) en aquellos barrios que contaran con menos infraestructuras. Un ejemplo podría ser el polideportivo que iba a hacer Emsule en Campo de Tiro, y que ha quedado en agua de borrajas y a expensas de un acuerdo con la Universidad Carlos III.


“La mejor cantera para el deporte es la que surge del propio barrio, del entorno vecinal del niño, sin embargo, la política deportiva del Ayuntamiento hace del deporte un artículo de lujo ya que la obsesión es levantar macro-polideportivos y favorecer el deporte federado, con lo que al final la opción es saltar vallas para jugar en los colegios. Esto no ayuda a fomentar el deporte desde la infancia, ni a consolidar los valores que esta actividad genera. En este sentido, los políticos somos cómplices de que por el afán por inaugurar y cortar cintas, los niños jueguen menos en la calle y se relacionen poco, y que sus momentos de ocio se limiten a pasar a la siguiente pantalla en la Play Station”.