Normal 0 21 false false false MicrosoftInternetExplorer4 st1\:*{behavior:url(#ieooui) } /* Style Definitions */ table.MsoNormalTable {mso-style-name:”Tabla normal”; mso-tstyle-rowband-size:0; mso-tstyle-colband-size:0; mso-style-noshow:yes; mso-style-parent:””; mso-padding-alt:0cm 5.4pt 0cm 5.4pt; mso-para-margin:0cm; mso-para-margin-bottom:.0001pt; mso-pagination:widow-orphan; font-size:10.0pt; font-family:”Times New Roman”; mso-ansi-language:#0400; mso-fareast-language:#0400; mso-bidi-language:#0400;}

Es la tercera subida en 12 meses, una medida  totalmente insensible con la situación de los ciudadanos de la región, en especial para los menos privilegiados que son los que más usan el transporte público.” Lo que no puede ser es que en realidad se suban las tarifas porque hay que pagar fiascos o tratos de favor con los poderosos como la línea de tren ligero de Boadilla” denunció el concejal Carlos Delgado

 

El partido Unión por Leganés (ULEG) presentará para los próximos plenos del Ayuntamiento de Leganés una iniciativa política para protestar por una nueva subida (la tercera en 12 meses) del precio del transporte público en la Comunidad de Madrid “un aumento nada acorde ni con la inflación, ni con la reducción de precios del petróleo, ni con la crisis, ni con el más mínimo sentido común”, tal y como declaró su presidente y concejal Carlos Delgado.

 

ULEG, en la línea manifestada por el propio representante de los consumidores en el Consorcio Regional de Transportes, se mostró muy crítico con las tarifas que se aplicarán este 1 de enero: “en menos de un año se acumula un aumento del 10%, aunque el crudo haya disminuido sensiblemente y la inflación no superará el 2%. Es más, si en agosto se subió un 4% con la excusa del petróleo, cinco meses después no sólo no bajan las tarifas porque el precio del crudo ha disminuido, sino que se vuelve a aumentar. Así que esta medida tiene un nombre: atraco al bolsillo, en especial de los menos pudientes, que son los principales usuarios del transporte público, con el único fin de tapar los agujeros dejados por obras faraónicas o fiascos como el tren ligero a Boadilla y Pozuelo”.

 

ULEG también destacó que en septiembre el pleno del ayuntamiento ya consensuó a iniciativa del partido local una moción que se elevó al consorcio regional y  recordó que desde el año 2000, las tarifas de transportes en Madrid han subido “una barbaridad”, ya que si se hubiera aplicado el IPC anual, el metrobús de 10 viajes ahora costaría 5,46 euros (en vez de los 7,40 euros que valdrá en 2009) y el abono A 35,73 euros (en lugar de 46 euros). Por este motivo, ULEG llevará una moción para reprobar esta subida al próximo pleno del ayuntamiento de Leganés como ya se ha hecho en la localidad vecina de Getafe.

 

“Supongo que quienes toman este tipo de decisiones, de tan acostumbrados que están a ir gratis en coche oficial, les importa poco que se suba el transporte público”, concluyó con ironía el edil de ULEG, Carlos Delgado.