Cientos de estudiantes y vecinos en general, autobuses y automóviles transitan cada día por el cruce de la Avenida Dos de Mayo con la calle Butarque. Este histórico cruce, que permite el acceso a San Nicasio por uno de los puentes sobre la vía del tren que divide nuestra ciudad en dos, es un lugar muy peligroso y se ha convertido en uno de los puntos negros de la circulación de Leganés.

 

 

Según el partido Unión por Leganés (ULEG), “esta intersección construida a golpe de ‘Ceda el Paso’ provoca que a diario situaciones comunes se conviertan en un peligro constante: un coche que no pone el intermitente, el que no calcula bien el tiempo y arranca antes de tiempo, el peatón que camina por la calzada por la inexistencia de acera, un autobús que gira y sube una rueda al bordillo…”

 

Para Carlos Delgado, concejal y portavoz del partido local, “el año pasado se hizo una importante inversión con dinero del Estado (Plan E) en el barrio de Las Batallas. No entendemos por qué no se incluyó la modificación y replanteamiento del diseño de esta intersección y las calles adyacentes. Llevaremos una propuesta de modificación a la comisión de tráfico municipal para que nos ofrezca soluciones a este problemático punto”.

 

Tampoco en el PMUS

Próximamente está previsto que el Ayuntamiento de Leganés apruebe un nuevo Plan de Movilidad Urbana Sostenible (PMUS). Este documento tiene como objetivo mejorar la señalización y movilidad dentro de la ciudad y eliminar los puntos negros circulatorios. Sin embargo, ULEG quiere puntualizar que la modificación de este cruce tampoco ha sido tenida en cuenta entre sus cientos de páginas, aunque sí será una de las muchas alegaciones que el partido local lleve al pleno municipal previo a su aprobación final.

 

“Cada día que pase debemos de pensar que estamos exponiendo a nuestros ciudadanos a situaciones de peligro por la mala planificación o diseño de este cruce. Espero que el gobierno local no conteste con una de sus excusas habituales o nos diga que está previsto junto con el proyecto de soterramiento de la vía del tren. Si la obsesión de nuestro alcalde es la movilidad sostenible, aquí tiene un reto importante”.