El concejal Carlos Delgado exige dimisiones e informa de que el juzgado número 3 de Leganés ha dictado sentencia en la que condena a Legacom, la empresa pública de comunicación del Ayto. de Leganés, y estima parcialmente las pretensiones de ULEG. (vid Sentencia Legacom. Febrero 2010)


La revista municipal La Plaza, financiada por todos los vecinos de Leganés, y gestionada por la empresa pública Legacom que preside el alcalde Montoya ha vuelto a ser condenada en los tribunales por ofrecer informaciones inexactas y manipuladas. Ya es la segunda vez en muy pocas semanas (la anterior fue por el juzgado nº5) que este medio de comunicación público queda en evidencia ante la Justicia, que en esta ocasión ha estimado parcialmente la demanda interpuesta por Unión por Leganés (ULEG) y obliga a La Plaza a rectificar sus informaciones. “No es que lo diga la oposición, lo dicen los tribunales: La Plaza manipula, intoxica, introduce juicios de valor en las noticias y ofrece datos inexactos con el único fin de desprestigiar a quien critica y ofrece un modelo de ciudad alternativo al caciquismo de Montoya”, explicó el edil Carlos Delgado.


“Es tal la obsesión de este gobierno por denigrar a la oposición, en especial a ULEG, que llegan hasta el extremo de no querer mencionar en las páginas de información que pagamos todos los vecinos que existe en Leganés un partido llamado ULEG, buscándose todo tipo de artimañas y subterfugios para intentar ignorar a un grupo político respaldado por el voto de miles de vecinos. Ahora la Justicia vuelve a parar los pies esta nueva tropelía del alcalde y su equipo de “amateurs” metidos a periodistas”, añadió Delgado.


Un nuevo gasto para los vecinos. Desde el partido vecinal se recordó que “si es especialmente grave que a un medio de información público, que debe garantizar imparcialidad y objetividad en sus noticias, le enmienden la plana una y otra vez los juzgados, casi es peor que de nuevo los vecinos tengan que costear los abogados y procuradores que el alcalde contrata para defender lo indefendible, ya que el juzgado dispone que cada parte abonará sus costas, con la diferencia de que ULEG no se ha gastado ni un duro de los vecinos, y el alcalde unos cuantos miles. Por ello, el secretario de Organización de ULEG, Enrique Calvo, manifestó: “Ya no caben más excusas, es indignante lo que hace el alcalde con el dinero de todos. Esto es una malversación cuanto menos moral. Exigimos la dimisión inmediata del gerente de Legacom y de su redactor jefe, ambos cargos de confianza sin ninguna capacitación técnica, aunque todos unos expertos en el arte de mentir, manipular, engañar y de perder en los tribunales”.