Con el título “La Fortuna, ¡Basta ya de aislamiento!”, el partido vecinal Unión por Leganés (ULEG) ha publicado un boletín informativo que en esta ocasión tendrá como temática exclusiva este barrio. Los propios miembros y simpatizantes de ULEG elaboran, editan y buzonean la publicación “Cien X Cien Leganés”, que aborda los problemas y posibles soluciones de un barrio concreto de la ciudad.

 

 

 

Los fortuneros están recibiendo en su propio domicilio un boletín informativo que recoge aquellas noticias que nunca saldrán en la revista municipal La Plaza, manipulada a su conveniencia por parte del gobierno de la ciudad (PSOE-IU). También se incluyen en este boletín propuestas muy concretas como que La Fortuna tenga dependencias policiales propias, que se mejoren las políticas de integración y se haga frente a las situaciones incívicas, el aumento de las plazas de aparcamiento, exigir la puesta en marcha de un nuevo instituto y de módulos de formación profesional, mejorar el servicio de teleasistencia y ayuda a domicilio para mayores, más subvenciones para la rehabilitación de viviendas o, en el apartado de transporte público, la ampliación en algunas líneas de autobuses, el enlace del Metro con Metrosur y una estación de Cercanías.

  

 

También se habla de la Unión Europea y de su Plan Urban, del lamentable estado de la carretera de Cuatro Vientos, de los deberes sin cumplir de la Comunidad de Madrid, responsable de la falta de personal médico suficiente en el centro de salud “Marie Curie” o de que no se ponga en marcha un instituto, y se critica al Ayuntamiento de Leganés por el descuido con el que se trata al barrio y su patente falta de apoyo a los comerciantes y hosteleros del mismo, que están echando el cierre a multitud de sus negocios.  

  

 

Este nuevo boletín informativo ha sido elaborado tras mantener reuniones con las dos asociaciones de vecinos y distintas entidades empresariales, deportivas y sociales de La Fortuna. Según Carlos Delgado, edil y portavoz de ULEG, “es obvio que los vecinos del barrio se sienten aislados respecto al resto de Leganés. No sólo es una cuestión de transporte, es una sensación habitual que les ha llevado incluso a plantearse la necesidad de desligarse del ayuntamiento de Leganés para que La Fortuna pudiera avanzar. El gobierno del alcalde Montoya vuelve a ser más de lo mismo o peor: promesas sin cumplir, propaganda y una patente falta de sensibilidad a las necesidades reales de los vecinos, lo que pone una vez más de manifiesto su absoluta incapacidad para impulsar esta ciudad”.