La liquidación correspondiente a 2009 refleja datos muy preocupantes de la Hacienda Municipal: resultados presupuestarios negativos superiores a 10 millones de euros, continuas desviaciones presupuestarias, un remanente negativo de tesorería de 7 millones, una evolución de las cifras muy desfavorables respecto a 2008, una irrisoria ejecución de la inversión. Asimismo, el ayuntamiento por incumplir la ley deberá elaborar un plan económico financiero de reequilibrio.

 

Los datos que arroja la liquidación de los presupuestos de 2009 del ayuntamiento de Leganés confirman la nefasta política presupuestaria y económica del gobierno local tantas veces denunciada por ULEG, ya que, según se desprende de los diversos informes elaborados por la intervención municipal, la salud de las cuentas municipales va a peor y los síntomas son de lo más preocupantes:

 

– El remanente de tesorería en números rojos: 6.928.500 euros

 

– El resultado presupuestario es también negativo: 10.423.969 euros

 

– El ayuntamiento tendrá que elaborar un plan económico financiero de reequilibrio para corregir el incumplimiento del objetivo de estabilidad.

 

– Las previsiones de ingresos y de gastos en materia de inversiones no han podido estar más alejadas de la realidad a pesar del balón de oxígeno que ha supuesto el Plan E: no se ha ejecutado el 50% de las inversiones previstas. En este aspecto, desde intervención se recoge textualmente: “Esta situación de desfase o desequilibrio en la generación de ingresos y gastos incide, año tras año, de forma negativa en el cumplimiento del objetivo de estabilidad presupuestaria”.

 

Por la venta de terrenos no se ha ingresado ni el 13 % de lo previsto. Además cuando se ha pretendido vender terreno municipal se ha hecho al margen de la ley, maniobras paradas en dos ocasiones por los tribunales gracias a ULEG.

 

El concejal de Unión por Leganés (ULEG), Carlos Delgado,  destacó que “la intervención corrobora lo que llevamos denunciando desde el principio de la legislatura y es que los presupuestos municipales son un papel mojado cargado de modificaciones, derroche, propaganda e inversiones irreales y fantasiosas, lo que provoca desfases tan graves que obligarán a que el ayuntamiento, al incumplir la ley de estabilidad presupuestaria, pida seguramente un préstamo para tapar el agujero presupuestario creado en 2009. Lo más triste es que todos los indicadores económicos y fiscales indican que 2010 será mucho peor por culpa de la nefasta gestión del alcalde y de su concejal de Hacienda”.