El mayor asombro lo produce el que se haya erigido como uno de los principales paladines de esta intervencionista operación el “liberal” y portavoz del PP en Leganés, sólo explicable porque en el parto de esta instalación, que ya nació con polémica,  fue precisamente el Partido Popular, liderado entonces por Pablo Abejas, su principal impulsor junto al consorcio empresarial que está detrás.

Read More

  

El partido Unión por Leganés (ULEG) va a emprender todas las actuaciones que estén en su mano para que la ciudadanía conozca los graves perjuicios que para los intereses vecinales y el patrimonio público acarrearán el rescate de la concesión de La Plaza de Toros “La Cubierta”, un rescate que dio su primer paso en el pleno de ayer. En ULEG destacan que esta operación es un intento de pelotazo urbanístico que lleva cocinándose furtivamente desde hace años como así atestiguan las hemerotecas (http://pareceunmundo.blogspot.com/2008/02/operacin-la-cubierta-se-cambia-albero.html o http://pareceunmundo.blogspot.com/2008/02/la-cubierta-es-un-saco-roto.html ) y que ha salido adelante una vez que el tripartito de intereses se ha puesto de acuerdo, tras varias intentonas entre bambalinas y negociaciones paralelas, en el reparto de papeles.

 

 

Desde ULEG también se señala que resulta especialmente hiriente y vergonzoso que con 17.000 leganenses en paro y con unas cuentas municipales en números rojos la principal preocupación de los que gobiernan y de quien aspira a gobernar es “salvar los muebles a un empresario y su ruinoso negocio a golpe de talonario, pero de las arcas públicas, y ponerse a jugar al Monopoly con la ciudad”.

 

 

¿Dónde está la policía? ¿Quién controla las licencias? ¿Por qué no se actúa?

 

 

En ULEG tienen claro que la decisión ya está tomada y se está acudiendo a excusas y milongas sobre la marcha, como que también van a rescatar los pubs conflictivos (¿Cuántos millones añadidos supondrá esto?), la calidad de los festejos (cuando los pliegos de condiciones fueron aprobados por PP y PSOE) o que se va a hacer un centro sociocultural de referencia mundial. “Se está mintiendo de forma descarada. Con el rescate del coso no se van a solucionar ni los problemas de seguridad, ni los ruidos ni nada, solo se va a solucionar la vida al empresario de La Cubierta y a todos los conseguidores de esta operación especulativa”, explicó el concejal Carlos Delgado, quien añadió: “el cemento y el ladrillo unen mucho y hacen extraños compañeros de cama. Pueden juntar a un “liberal”, con un “socialista” y un “comunista”, un sorprendente trío político y una prueba más de que en los asuntos donde se reparte el pastel (Urbanismo, Cajas de Ahorros, cargos…) no hay más ideología que el “qué hay de lo mío”.