“Más de media hora para poder llegar al colegio y recoger a los niños”. Este es el tiempo de espera que los padres de los centenares de alumnos del Legamar tienen que soportar en los interminables atascos que se forman en los accesos a la entrada de este centro educativo de Leganés situado en la M-409, carretera de Leganés a Fuenlabrada.

 

El partido local Unión por Leganés (ULEG), después de atender las quejas de varios padres, ha podido comprobar in situ el caos circulatorio que se forma todas las mañanas a partir de las 8 y por las tardes a las 17 horas. Retenciones en la salida de la M-406 (carretera de Alcorcón a Getafe) que cortan incluso el carril derecho, atascos en el acceso a la M-409, con la rotonda bajo el puente colapsada y la Guardia Civil regulando el tráfico todas las mañanas. Un caos al que se suman los automóviles que se incorporan desde la entrada del colegio a la vía de servicio de la M-409… Todo un cúmulo de deficiencias que ULEG remitirá por escrito y acompañada de documentación gráfica a la Dirección General de Carreteras de la CAM para que sean estudiadas en profundidad y se adopten medidas concretas a estos problemas, que podrían pasar por el rediseño de esta vía o la construcción provisional de una nueva salida alternativa cercana a la subestación eléctrica de Iberdrola (salida barrio Arroyo Culebro).

 

M-409, “un clásico”.

 

La carretera de Leganés a Fuenlabrada, M-409, es una de las vías que más críticas ha recibido por parte del edil de ULEG Carlos Delgado quien no se explica “cómo una carretera que es un nexo de unión de Fuenlabrada con Leganés y uno de los accesos a través de la M-50 está tan abandonada”. Cuando se cumplen tres años de legislatura ya se ha denunciado la carencia de un paso de peatones para poder llegar a pie a la Ciudad del Automóvil, la inexistencia de una señalización adecuada para este polígono industrial, o para el acceso al barrio de Arroyo Culebro, el estado irregular del firme en diversos tramos, como el acceso en la rotonda de entrada a Leganés o en la salida compartida de la M-50, los atascos de entrada en horario de tarde…

 

“De nuevo trasladaremos un escrito detallando todos estos puntos negros a la Dirección General de Carreteras, la administración competente en este caso, en vista de que al gobierno del Ayuntamiento de Leganés no le han hecho demasiado caso, quizás porque está más preocupado el alcalde en ir de romería a la Puerta del Sol para presentar fantasiosos planes, que en centrarse en los problemas reales y diarios de los leganenses”, concluyó el edil Carlos Delgado.