Mientras a los funcionarios se les recortará el sueldo continúa el despilfarro en LEGACOM. El alcalde habilita la “colocación” de la hija de su director jurídico. 

 

 

Un nuevo escándalo en el Ayuntamiento de Leganés: el “caso Guindel”, un presunto delito de tráfrico de influencias para enchufar a la hija del director jurídico del alcalde

 

 

Con los periodistas ejerciendo de “notarios” y testigos, el edil Carlos Delgado demuestra (con una carta certificada de fecha 21 de abril)  cómo varias semanas antes de que ni tan siquiera se convocara una plaza a la empresa pública Legacom y con más de un mes de antelación a la adjudicación del puesto, ya se hacía constar el nombre de quien iba a ocuparlo.

 

 

Unión por Leganés (ULEG) acredita documentalmente el clamoroso fraude cometido para incorporar a la plantilla de la empresa pública de comunicación Legacom a un Técnico Superior de Administración. Un proceso lleno de irregularidades  que concluyó ayer con la propuesta como candidato de Melisa Guindel Leal. Lo curioso del asunto es que hace más de un mes y sin existir aún siquiera el anuncio de que se iba a convocar un concurso-oposición para un trabajo en Legacom, ULEG ya demostraba en un correo certificado que se estaba preparando un montaje para colocar a esta señora por ser hija de quien es. Acertar un pronóstico de este tipo cuando aún no se sabía siquiera que se iba a sacar a concurso esta plaza cuenta con una probabilidad de una entre un trillón, lo que corrobora el enjuague y el cambalache creado a propósito.

 

 

 “Es indignante e intolerable que con 17.000 leganenses en paro, con una crisis como la actual, con demandas continuas a la ciudadanía para apretarse el cinturón, con recortes en las ofertas de empleo público, reducciones de sueldo a los funcionarios, congelación de pensiones…, resulte que se monte una farsa de concurso oposición y por amiguismo se invente un puesto de empleo público con el único fin de enchufar y dejar hueco a la hija del señor José Luis Guindel Cuesta, director jurídico de alcaldía (puesto de libre designación), al que, interpretamos, hay que premiar de algún modo porque es el que estaría dando el barniz jurídico a las mil y unas alcaldadas de Gómez Montoya”, explica el concejal de ULEG, Carlos Delgado.

 

 

 Hoja de ruta de cómo se ha perpetrado y desvelado el “Caso Guindel”:

 

 

* 13 de abril de 2010. Consejo de Administración de Legacom (preside el alcalde):

 

            – Punto 4º – Se crea un departamento de Investigación de Audiencias. Se inventa artificialmente el puesto de sociólogo, el “puesto-puente” para dejar una vacante en la plantilla. 

 

 * 21 de abril de 2010. ULEG pronostica la persona que ocupará ese “puesto vacante”: Melisa Guindel Leal, hija de José Luis Guindel Cuesta, director jurídico de alcaldía. Se franquea una carta certificada en un sobre herméticamente cerrado en el que se exponía la maniobra.

 

 En el intervalo entre el 21 de abril y el 11 de mayo: Nombramiento de una de las responsables de administración de Legacom como Técnica en Investigación de Audiencias.

 

 * 11 de mayo de 2010. Anuncio de Convocatoria de pruebas selectivas para la cobertura de un puesto de técnico superior-jefe de administración de Legacom. Requisitos arbitrarios y discriminatorios: 10 días para presentar solicitudes y el solicitante debe tener entre 25-50 años.

 

 * 25 de mayo de 2010.  Resultados del primer ejercicio.

 

 * 31 de mayo de 2010. Resultados del segundo ejercicio. Anuncio de la propuesta de Melisa Guindel Leal, como Técnica Superior y Jefa de Administración de Legacom, en un inaudito concurso “Express”, sólo 20 días después del anuncio.

 

 *1 de junio de 2010. Rueda de prensa. Explicación del “Caso Guindel”. Ante la presencia de los medios, uno de los periodistas abre el correo certificado, sellado y lacrado el 21 de abril y lee en voz alta el nombre de la persona que va a ser incorporada a la plantilla de Legacom.

 

 “Estamos ante uno de los asuntos más vergonzosos de esta legislatura. Vamos a impugnar judicialmente este nauseabundo proceso selectivo y esta fraudulenta convocatoria, vamos a poner en conocimiento de la Fiscalía este escándalo que podría significar sendos delitos de tráfico de influencias y prevaricación, y vamos a pedir la inmediata dimisión del gerente de Legacom, del alcalde Gómez Montoya como presidente de esta empresa pública de capital 100% del ayuntamiento de Leganés y cuyos consejeros son concejales, y vamos a exigir que se investigue políticamente la influencia en el proceso del director jurídico de alcaldía, José Luis Guindel”, afirmó Delgado, quien no albergó ninguna duda de que “el caso Guindel no sólo es la demostración de los más que probables amaños y corruptelas que hay en todos y cada uno de las ámbitos de la gestión del gobierno de Montoya, sino la prueba fehaciente de la desfachatez, del derroche, falta de moral y decoro político de unos gobernantes que consideran que Leganés es un cortijo, un rancho privado donde Montoya ejerce como el señorito terrateniente”.

 

 

El concejal Delgado concluyó diciendo que “es hora de que los vecinos protestemos públicamente y nos levantemos contra este régimen caciquil y garbancero. Los leganenses no podemos permitir ni un segundo más ser gobernados por quienes están siendo investigados judicialmente por presuntamente haber hecho trampas en la campaña electoral,  ser gobernados por quienes estarían amañando oposiciones para enchufar a los amigos o premiar favores, por quienes infringen las leyes para dar pelotazos urbanísticos frenados por los tribunales, por quienes son condenados judicialmente a rectificar informaciones por su manipulación, por quienes se ríen de los vecinos llevando una vida más propia de un faraón con un coche de Jefe de Estado…”.