“Se sabe que desde hace unas semanas  la encuesta está en manos del jefe del gabinete de alcaldía, Manuel Campos. Como ya se hiciera hace un par de años se está cocinando y maquillando sus resultados antes de sacarla a la luz pública. La información se está falseando y manipulando para responder a los intereses partidistas de los socios de gobierno y al intento de fortalecer la pésima imagen del alcalde en la próxima batalla del PSOE local para la elección de candidato”, denunció el edil Carlos Delgado.

 

“Una encuesta que ha costado a los leganenses más de 30.000 euros no debería ser usada como capricho partidista y oportunista del alcalde. Sus resultados han de hacerse públicos ya y sin cirugía plástica”, denunció el edil de ULEG, Carlos Delgado, quien tras realizar varias averiguaciones le consta que la encuesta encargada por el ayuntamiento de Leganés, y que nació con polémica por su adjudicación e inapropiado coste en tiempo de crisis, está en manos del gobierno desde hace varias semanas, siendo custodiada y remendada para convertirla en una herramienta más de mentira y propaganda. “Si ya es para asustarse que una encuesta como ésta en lugar de estar en manos de técnicos municipales, sea controlada por un cargo político del alcalde y del PSOE, algo similar a si las encuestas del CIS fueran manipuladas por Leire Pajín; más grave es que no se publiquen ya los resultados sólo porque son muy negativos para los intereses de Gómez Montoya, y por tanto hay que hacer ‘reingeniería sociológica’ para volver digeribles unos datos donde el alcalde obtiene una respuesta lógica y merecida de la ciudadanía: un suspenso total”. Además, según las filtraciones que han llegado a ULEG, las cifras serían muy favorables a los intereses de ULEG, que multiplicaría por más de dos los votos en las próximas elecciones municipales”.

 

 

Adjudicación polémica. En ULEG se preguntan por la capacidad de la empresa adjudicataria, Insight S.A, (sin página web conocida, teléfono disponible, con una plantilla formada por un trabajador según aparece en el registro mercantil y que podría haberles llevado a recontratar este servicio, con una facturación media anual de unos 100.000 euros en los últimos años…), y que ganó el concurso no por ser la más barata ni la de más prestigio en el mundo de los estudios de opinión, sino porque garantizaba hacer el trabajo en 45 días, mientras las demás en 60. “Esos 45 días acabaron hace mucho (como poco el 2 de julio) y nos consta que la encuesta está ‘durmiendo’ en un cajón desde hace semanas. ¿Por qué? Porque el plato es de lo más indigesto y es necesaria mucha cocina.  “Pero ni aunque el Sr. Campos fuera Ferriá Adriá, y su despacho se convirtiera en el Bulli, evitarán que llegue a la ciudadanía lo que todos saben: que los vecinos califican de una forma muy negativa la gestión del alcalde y respaldan la labor de ULEG. “El gobierno sigue sin norte, primero encargando una costosa encuesta en tiempos de crisis y después sin saber diferenciar entre lo institucional y lo partidista, como si Leganés fuera su rancho.”