Las miles de personas que están recorriendo el recinto ferial durante estas fiestas se han podido dar cuenta del abandono y del deficiente mantenimiento del mismo. “La imagen de la ciudad queda muy deteriorada por estas cosas. A ver si entre tanto pan y circo el alcalde reserva algo del presupuesto para las infraestructuras importantes” .

Read More

  

Con las fiestas patronales a punto de finalizar ya se puede hacer un primer balance y desde Unión por Leganés (ULEG) se señalan las graves deficiencias que sufre el recinto ferial donde se albergan los principales conciertos y están instaladas las atracciones y las casetas de comida y bebida. “Sólo hay que darse un pequeño paseo para ver el deterioro. Los accesos, las escaleras, las aceras, bordillos, el arbolado, los desagües…, prácticamente todo está en un deficiente estado de conservación. Ya se han producido varias caídas por los desniveles y socavones, y son muchos los vecinos que se nos acercan a ULEG para denunciar esta situación”, explica el concejal de ULEG, Carlos Delgado, quien añade, “y a todas estas deficiencias se suma el hecho de que no se han eliminado todas las barreras arquitectónicas que hay para las personas discapacitadas o con movilidad reducida, o los problemas que tienen estas personas para poder ir a los aseos o baños públicos, ya que los del recinto no están adaptados”.

 

Desde ULEG se pide al gobierno local que entre pancetada y romerías con los candidatos a primarias se acompañen de técnicos y operarios para tomar nota de las deficiencias y se ponga ya remedio a las mismas. “Llama la atención que con los millones de euros que ha tenido el gobierno local por el plan E no se haya destinado ninguna cantidad significativa a una infraestructura clave como el recinto ferial donde se alberga semanalmente un mercadillo o es el lugar donde todos los años se celebra el grueso de las fiestas patronales, pero sí haya habido dinero público para que el alcalde salga en el facebook o en el twitter, como si no tuviera bastante con La Plaza”.

 

Dar una vuelta a las fiestas. “Las peñas se están volcando, pero desde el ayuntamiento se organizan cada año unos eventos más mediocres. No es cuestión únicamente de presupuesto, sino de más planificación e imaginación y menos intromisión de los políticos y menos caciquismo y creer que Leganés es un cortijo particular. Y ahí tenemos el ejemplo de los encierros, que nos han salido por un ojo de la cara sólo por la mala gestión del alcalde y sus chanchullos con el empresario de La Cubierta”, denuncia ULEG. Por su parte, el secretario de Comunicación de ULEG, Ricardo López, quien ha estado intercambiando impresiones con diversas entidades y colectivos durante estos días tiene clara la idea que todos comparten: “A las fiestas hay que darles una vuelta”.