El concejal de ULEG, Carlos Delgado, impugnó en los tribunales una oposición para Técnico Superior en Administración en Legacom, la empresa pública de comunicación del ayuntamiento de Leganés. “Un puesto que ya tenía preasignado nombre y apellido y para cuya selección se buscó la máxima clandestinidad, vulnerándose principios constitucionales o el propio convenio colectivo de Legacom y del ayuntamiento de Leganés”.


El juzgado número 13 de lo contencioso administrativo ha admitido a trámite la demanda interpuesta por el concejal Carlos Delgado contra el ayuntamiento de Leganés en un asunto ya clásico en esta legislatura: personal. En este caso, se trataba del proceso selectivo para incorporar a la plantilla de la empresa pública de comunicación a un Técnico Superior de Administración. Unión por Leganés (ULEG) acreditó documentalmente en una rueda de prensa el pasado mes de junio el cambalache cometido en un proceso lleno de irregularidades. Con una carta certificada de fecha 21 de abril se hacía constar por ULEG quién iba a ocupar un puesto en la plantilla, un “vaticinio” hecho varias semanas antes de que ni tan siquiera se convocara una plaza a la empresa pública Legacom y con más de un mes de antelación a la adjudicación de tal puesto. Se desveló un montaje para colocar a una determinada persona, lo que finalmente sucedió.


Recodemos la hoja de ruta de este caso:


* 13 de abril de 2010. Consejo de Administración de Legacom (preside el alcalde):


– Punto 4º – Se crea un departamento de Investigación de Audiencias. Se inventa artificialmente el puesto de sociólogo, el “puesto-puente” para dejar una vacante en la plantilla. La vacante es en el área de administración. Es decir, hay dos operaciones simultáneas: se crea un puesto para una determinada persona de dentro de Legacom en el área de administración para así dejar libre el hueco en administración a la otra persona a la que hay que colocar.


* 21 de abril de 2010. ULEG pronostica la persona que ocupará ese “puesto vacante”: Melisa Guindel Leal, hija de José Luis Guindel Cuesta, director jurídico de alcaldía. Se franquea una carta certificada en un sobre herméticamente cerrado en el que se exponía la maniobra.


En el intervalo entre el 21 de abril y el 11 de mayo: Nombramiento de una de las responsables de administración de Legacom como Técnica en Investigación de Audiencias.


* 11 de mayo de 2010. Anuncio de Convocatoria de pruebas selectivas para la cobertura de un puesto de técnico superior-jefe de administración de Legacom. Requisitos arbitrarios y discriminatorios: 10 días para presentar solicitudes y el solicitante debe tener entre 25-50 años.


* 25 de mayo de 2010.  Resultados del primer ejercicio.


* 31 de mayo de 2010. Resultados del segundo ejercicio. Anuncio de la propuesta de Melisa Guindel Leal, como Técnica Superior y Jefa de Administración de Legacom, en un inaudito concurso “Express”, sólo 20 días después del anuncio.


*1 de junio de 2010. Rueda de prensa. Explicación del “Caso Guindel”. Ante la presencia de los medios, uno de los periodistas abre el correo certificado, sellado y lacrado el 21 de abril y lee en voz alta el nombre de la persona que va a ser incorporada a la plantilla de Legacom.


* 1 y 2 de junio de 2010. El alcalde y el gerente de Legacom arremeten contra el concejal de ULEG y afirman que todo el proceso es legal y transparente.


* 4 de junio de 2010. La “agraciada” renuncia y se abre una nueva convocatoria. Se cambian de forma integral las bases denunciadas (inconstitucionales y arbitrarias) y se eliminan de la web los archivos que recuerdan los pasos que han permitido que salga a la luz el caso.


Posterior e inmediatamente se volvió a convocar otro concurso oposición con similares irregularidades en cuanto a la publicidad y con el mismo objeto: que Melisa Guindel obtuviera el puesto y que fueran las menos personas posibles las que se enterasen de esta oferta de empleo. Como cabía esperar, el proceso culmina el 28 de junio con el mismo resultado, siendo además Melisa Guindel la única persona que aprueba (los demás obtienen un 0) “porque se pueden convocar ciento cincuenta millones de convocatorias y siempre ganará la misma, porque el puesto es para ella o para nadie”, afirman desde ULEG. “No vamos a tolerar que con 17.000 parados en Leganés, con los miles de personas que diariamente se dejan la piel sacándose una oposición para obtener un puesto en la administración o en sus empresas públicas, se perpetren procesos selectivos que solo buscan de forma artificial e innecesaria colocar laboralmente y de forma indefinida a una persona determinada por ser quien es. Ya está bien de que en Leganés se desprecien los principios constitucionales de mérito, capacidad, igualdad de oportunidades y publicidad”, comentó el edil Carlos Delgado.