En los archivos recogidos en carpetas informáticas del propio ayuntamiento de Leganés se puede ver el rastro y la prueba de cómo un pliego de condiciones ha sido elaborado por la propia empresa que resultó ganadora del concurso. El concejal de ULEG, Carlos Delgado, exige la inmediata apertura de una investigación y la dimisión de la edil responsable “porque no puede ser que delante de sus narices se estén realizando todo tipo de presuntas corruptelas”.

Unión por Leganés (ULEG) ha mostrado en rueda de prensa cómo se amañó un contrato en el área de Nuevas Tecnologías y Servicios a la Ciudadanía del ayuntamiento de Leganés. En concreto, del servicio de plataformas de portales, un servicio que salió a licitación por importe de 180.000 euros donde resultó finalmente adjudicataria la empresa T Systems, a pesar de no ser la empresa que presentaba mejor oferta.

En la exposición del concejal de ULEG, Carlos Delgado, se mostró cómo la maniobra de amaño había quedado grabada en los archivos encriptados del ayuntamiento. Así, en el documento que está registrado en las carpetas informáticas del propio ayuntamiento donde se exponen los diferentes pliegos de contratación, se puede observar el “dni”, paternidad o “trazabilidad” del pliego que sirvió de base para el citado concurso. En tal pliego se puede observar que el autor que aparece es “M. A. P. S”, y que la organización es “Tao Gedas”. Hay que destacar que Tao Gedas es la empresa T Systems y que M.A.P.S es un trabajador de tal empresa. Esto sólo admite una interpretación: que el pliego, con el beneplácito o participación de los responsables del ayuntamiento ya que quien guarda el documento es el funcionario municipal “jacalderon”, fue elaborado por la propia empresa que resultó ganadora para garantizarse así el éxito, adaptando a sus propias necesidades, ventajas y criterios el pliego. Por ello no extrañó que en la valoración técnica la empresa T-Systems obtuviera 830 puntos y la siguiente sólo 490 y de este modo se quedara con el contrato de “Trabajos destinados al análisis, diseño y construcción de la plataforma de portales del ayuntamiento de Leganés”, a pesar de que su oferta (162.398 €) era más cara que la de Ericsson (157.895 €).

“Estamos ante un escándalo mayúsculo porque más allá de las posibles repercusiones penales del caso, es una pillada in fraganti de un amaño en toda regla, un amaño además chapucero. A esto se suma otras circunstancias vergonzosas para un municipio catalogado como gran ciudad y autonombrado “Leganés Digital”, señaló Delgado, porque “resulta que en el área de informática no hay un solo licenciado o ingeniero en informática, ya que la única persona que lo era fue exiliada por razones no profesionales a otro departamento. “Estamos, aparte de las consideraciones éticas o jurídicas que merecen este tipo de irregularidades, en manos de personas sin competencia, cualificación ni titulación. La Informática del ayuntamiento de Leganés es como un hospital donde te atiende un curandero, el director es un chamán y donde al único cirujano que tienen lo desplazan a la sala de fisioterapia. Así está un servicio clave como el de la informática de Leganés. Luego pasa lo que pasa”.

Hay más casos. Según anticiparon los responsables de ULEG, En las próximas fechas se irán desvelando más amaños o situaciones irregulares en la elaboración de los pliegos de contratación de este ayuntamiento, lo que se suma al ya conocido “caso Alvina” que desembocó en el cese de la directora de servicios de Informática Virginia Moreno y la apertura de un expediente reservado que, curiosamente, acabó archivado, oculto y enterrado para que ni la oposición ni la opinión pública se dé cuenta de la suciedad que se cuece. “Ya está bien de tomar el pelo a los vecinos. Esta delegación, ya sea por acción u omisión del alcalde y la concejal responsable, se ha convertido en el mayor nido de irregularidades y en la mayor sombra de corruptelas. Ya no estamos hablando de sospechas o conjeturas, son pruebas fehacientes, documentales y, en el culmen de la torpeza, son los propios autores de las fechorías quienes se retratan en los documentos que cuelgan en los registros informáticos del ayuntamiento”, finalizó Delgado.