El edil de ULEG, Carlos Delgado, denuncia que hay actas desaparecidas de la web municipal y que la última dada a conocer a la oposición es del 4 de mayo. “Esto responde a una maniobra oscurantista, torticera y que sólo busca entorpecer la  fiscalización por parte de la oposición y de los ciudadanos, que ven muy mermadas sus posibilidades de recurrir acuerdos o enterarse de los mismos en tiempo y forma” .

Read More

 

La transparencia y la gestión honesta no tienen hueco en el gobierno de Leganés. Como se puede comprobar en los archivos adjuntados, hay muchas actas de la Junta de Gobierno Local, que es donde se aprueba el grueso de la gestión municipal, desaparecidas de la web municipal, como las correspondientes a los meses de febrero a noviembre de 2009. Además, desde el 31 de marzo de 2010 no han publicado ninguna. Eso para los vecinos, que no pueden así controlar la acción de gobierno, ni pueden de este modo reclamar o presentar recursos frente a lo que se aprueba. Es más, la última acta que está expuesta en los tablones del ayuntamiento corresponde a primeros de mayo.

 

 

Para la oposición casi peor. La última copia de un acta de Junta de Gobierno que esté en manos de los partidos de la oposición corresponde a la sesión del 4 de mayo de este año, hace casi seis meses, cuando todas las semanas se celebra una Junta de Gobierno. “Esta situación es totalmente ilegal como así establece la ley de bases de régimen local o se recoge en el propio reglamento orgánico municipal. Esto nos movió a presentar oficialmente un ruego en el pleno del pasado mes de marzo (se adjunta también copia), pero ha dado igual”, señala el concejal de Unión por Leganés (ULEG) Carlos Delgado, quien añade, “siempre se escudan o en problemas informáticos o en las pocas ganas de trabajar de los funcionarios. La verdadera razón es que quieren escapar del control de la oposición e impedir que se les investigue. Es más, aunque nos informan de los puntos del orden del día de las juntas de gobierno, los asuntos más polémicos nunca aparecen en el listado, sino que los introducen vía “urgencias” para así tener que estar siempre persiguiendo qué se ha llevado a la junta de gobierno a hurtadillas y no poder estar informados con antelación”.

 

 

Según afirman irónicamente desde ULEG, “esta es la política “sostenible” y “transparente” del líder social, como diría Trinidad Jiménez, Rafael Gómez Montoya, más bien el líder del oscurantismo y del desprecio del derecho de los ciudadanos a estar informados y poder reclamar. ¿Se imaginan algo así en la CAM o en un Ministerio? Normal que sea un candidato impuesto y se hayan prohibido las primarias. Es el alcalde de las prohibiciones, porque prohíbe en la práctica hasta que los vecinos sepan qué aprueba su gobierno”.