Noticia extraída de www.elbuzon.es


“Los vecinos me ven como uno de los suyos”


Carlos Delgado Pulido acaba de ser reelegido como candidato de Unión por Leganés a la alcaldía de la localidad. Será la tercera vez que ULEG concurra en unos comicios municipales, si bien en 2011 cuentan con la experiencia de formar parte de la Corporación local en estos últimos cuatro años. Su actual portavoz, concejal y ya candidato desgrana en EL BUZON las claves del futuro político de su partido.


Pregunta.- Acaba de ser elegido como candidato por su partido. ¿Qué ofrece a sus futuros votantes?
Respuesta.-
Compromiso, honradez, independencia y trabajo. No me gustan las promesas ni los cantos de sirena. La política no puede ser un mercado de ofertas donde además no hay intención de cumplir. El ejemplo es el mejor discurso y la mejor escuela. Y los que me conocen saben que soy una persona que sabe lo que es ganarse el pan, tener un trabajo al margen de la política… En mí, los vecinos van a tener a uno de los suyos, a una persona que va a «sudar la camiseta» por Leganés.


P.- Siempre ha dicho que en el acto de investidura de alcalde, en 2011, ULEG votará a Carlos Delgado: ¿Sigue pensando lo mismo?
R.-
Sí, sin lugar a dudas. Además, los vecinos tienen ya la sobrada garantía de que ULEG hace lo que dice. Y a las pruebas me remito cuando la sesión de investidura que acabó con Bragado como alcaldesa. De otros no se puede decir lo mismo. Recordemos que somos el único partido que fue oposición con Guadalupe Bragado (PP) y con Rafael Gómez Montoya (PSOE). Nuestra independencia está más que demostrada.


P.- ¿Eso quiere decir que no pactará con ninguna fuerza política para gobernar en Leganés?
R.-
No queremos ser el trampolín o el apéndice de ningún partido. ULEG es un proyecto vecinal a largo plazo. No pactaremos con ningún partido. Podemos negociar actuaciones concretas, contenidos, programa. No por favores o por cargos, como hacen los grandes partidos, donde el ciudadano y la ciudad quedan en segundo plano.

P.- En su presentación como candidato dijo que se puede gobernar sin ser gobierno: ¿A qué se refiere?
R.-
Gobernar es decidir y si tus votos son los que pueden decidir sacar adelante o no una propuesta ya estás gobernando. En cada pleno ULEG tendrá esos votos que inclinen la balanza, por lo que gobernaremos la ciudad sin tener que perder nuestra independencia y unir nuestros destinos a otros partidos. No creemos en lo que hacen otras formaciones, como IU en Leganés, que terminan siendo confundidas o absorbidas y perdiendo toda identidad.


P.- Sin embargo, los partidos independientes -por experiencia en otros municipios- no tienen más recorrido que dos legislaturas…¿no es el momento de gobernar?
R.-
Esa supuesta estadística que desconozco está para romperse. ULEG no es un partido al uso, ni siquiera es un partido independiente al uso. Nadie creía que en una ciudad de 200.000 habitantes pudiera triunfar una opción como la nuestra y ahí estamos. Claro que es el momento de gobernar de verdad, y es lo que haremos a partir del 22 de mayo de 2011.


P.- ¿Cómo es el votante de ULEG?
R.-
Vecinos con espíritu libre y crítico, sin prejuicios, informados, ilusionados con cambiar las cosas y hartos de lo que ven en los políticos de siempre y que no se conforman ni se quedan de brazos cruzados.

P.- La rumorología les sitúa más cerca del PP que del PSOE. ¿A qué distancia están de ambos?
R.-
Esa misma rumorología nos ha ubicado, según interesa en el momento, en el PSOE, en IU… Si uno mira lo que se ha votado en los plenos se ve que en cuestiones como sanidad o educación o privatizaciones rechazamos casi siempre la postura del PP, pero también es lógico que si ambos partidos estamos en la oposición nuestras críticas coincidan en bastantes cosas en lo que se hace mal en el gobierno de la ciudad.


P.- ¿Qué les diferencia de los grandes, PP, PSOE e IU?
R.-
La cercanía al vecino. Los leganenses saben que en ULEG están los suyos, gente como ellos, que sienten la ciudad, que comparten sus mismas necesidades y problemas. Los grandes partidos son estructuras despersonalizadas, burocráticas, donde no importa la gente salvo para obtener un voto. Luego, se ha visto cómo ULEG no ha entrado en el juego de PSOEPP e IU, que terminan siempre unidos por el ladrillo. Recuerdo que los tres partidos se unieron para oponerse a nuestra propuesta de que el Plan de Urbanismo esté controlado por los vecinos o se unieron, con el único voto en contra de ULEG, para dar los primeros pasos de un incomprensible pelotazo a favor del empresario de La Cubierta.


P.- ¿Temen que la irrupción de UPyD les reste votos?
R.-
ULEG desde sus inicios ha luchado como quien dice contra molinos de viento y eso nos da un poso y un peso para respetar a todo el mundo, pero no temor a nadie. ULEG es la única opción real y útil para aquellos vecinos de Leganés que quieren aire fresco en el Ayuntamiento. La gente está harta de propaganda y de «marcas» franquiciadas. Y por eso, aquí los únicos que temen algo son el PSOE, el PP o IU de Leganés. Y temen la irrupción de ULEG.


P.- De su trabajo de oposición en los últimos años., ¿qué destacaría?
R.-
Que hemos pillado con el pie cambiado al Gobierno. Estaban acostumbrados a contestar al PP el clásico “y tú más» o «donde ustedes gobiernan es peor que aquí”. Así justifican sus meteduras de pata y mediocridad. Pero con nosotros no vale. Por eso siempre acuden al insulto personal, a la difamación, a cortarnos el micro en el Pleno, porque les cantamos las verdades del barquero y no pueden reprocharnos nada.


P.- ¿Qué haría al día siguiente de ser elegido alcalde?
R.-
Contratar una auditoría y poner fin a los concursos oposición que son una farsa que impiden que los ciudadanos accedan con igualdad de oportunidades a un puesto en el Ayuntamiento. En Leganés entrarán los mejores, no los mejor colocados o enchufados. Además, vamos a reordenar varias áreas para que toda la atención al ciudadano se concentre. También me reuniría con todos y cada uno de los trabajadores municipales para hacerles sentir partícipes de un equipo en el que todos remamos en la misma dirección y donde el vecino es nuestro jefe.