“La chapuza montada para privatizar el servicio educativo y acabar con la Asociación Cultural Pau Casals ha acabado con 16 profesores en la calle y una airada y multitudinaria reacción vecinal: concentraciones, manifestaciones, conciertos en la calle, cientos de recursos, denuncias policiales para amedrentar a quienes se oponen a esta injusticia…”, explica el concejal de ULEG, Carlos Delgado.

 

“La excusa de que por culpa de los recursos administrativos de alumnos, padres y profesores no se podrá empezar hasta el 24 insulta a la inteligencia de los vecinos y demuestra la bajeza moral  y la desfachatez de los gobernantes locales. Sería como si la Guardia Civil dejara de prestar servicio y no saliera a la calle y la coartada que diera el ministro Rubalcaba es porque están liados con las multas por exceso de velocidad recurridas por los conductores”, denuncian desde Unión por Leganés (ULEG). La fecha que han dado desde el ayuntamiento para reiniciar las clases es el 24 de enero (la fecha oficial del calendario escolar es el 10), pero tampoco está nada claro que comiencen en esa fecha o que lo hagan con todo en regla, ya que los profesores que presuntamente iban a dar clase como contratados por la empresa privada que se ha quedado con el servicio educativo no coinciden con los profesores y currículos presentados para ganar el concurso.

 

“No tienen argumentos para justificar esta metedura de pata a todos los niveles. Desde 2008 saben que el convenio con la asociación cultural Pau Casals acababa el 31 de diciembre de 2010 y también sabían lo que querían hacer: acabar con unos profesores que se habían vuelto molestos para la dirección. Lo que no sabían era la enorme y multitudinaria reacción popular que han provocado en contra de esta medida despótica y ahora no saben qué hacer porque cada vez que actúan se meten en un nuevo charco del que sólo pueden salir cometiendo más barbaridades”, señala el edil de ULEG Carlos Delgado.

 

1.800 euros a una banda de Alicante cuando tenemos Escuela Municipal. Junto a estos episodios donde no ha faltado un trato vejatorio a unos profesores históricos y emblemáticos que no han podido ni despedirse dignamente de sus alumnos y que tuvieron que hacerlo en los pasillos de la escuela, se añade otra circunstancia sangrante vivida en la reciente Cabalgata de Reyes, donde se contrató por 1.800 euros a una banda de Alicante a pesar de contar en Leganés con la escuela de música, cientos de alumnos y una magnífica banda de cornetas, gaitas y tambores que tradicionalmente se encargaba de esto. “Pero todo el mundo, incluso de fuera de Leganés se ha solidarizado contra la fechoría del concejal de Cultura y compañía y no quisieron hacer de esquiroles”, apuntan desde ULEG. Otro síntoma de que el asunto se les ha ido de las manos y que no saben cómo apagar el fuego es que por primera vez la biblioteca no se ha abierto en el horario habitual durante estas fechas.

 

Desde el partido vecinal, añaden, se va a seguir muy de cerca todo el proceso con la escuela de música. “Nuestra oposición desde el principio a esta actuación ha sido clara, constante y contundente. Estamos esperando a que desde Contratación nos dejen ver los currículos que se presentaron, ya que presuntamente se podría hacer el “cambiazo” y hacer pasar a los padres y alumnos gato por liebre”.

 

Ha habido irregularidades en cada momento del proceso. Algunas de ellas:

 

-Pliego de condiciones llevado a la comisión de contratación por urgencia y en pleno verano (“agosticidad”) para impedir la reacción de la comunidad educativa

 

-Comité de expertos que valoran aspectos subjetivos donde uno de ellos tiene una estrecha relación con el dueño de la empresa que se queda finalmente con el concurso.

 

-El apoderado y/o administrador de la empresa ganadora, presuntamente incumple la misma ley de incompatibilidades de los funcionarios que se achaca a algunos profesores que estaban desde hace lustros dando clase en la escuela de música.

 

–El técnico funcionario responsable de cultura es concejal del PSOE en otra localidad madrileña, aunque en un acto público y en defensa de la actuación llevada en su área afirma “que él no es político, ni busca votos”.

 

-Presentación de currículos en sobres no cerrados como exige el pliego.

 

-Denuncia de un profesor que no sabe cómo llegó su currículo al proceso selectivo, grave denuncia que luego sospechosamente se retira y que no se investiga de oficio por parte del ayuntamiento.

 

-Se incumplen plazos.

 

-Mucha documentación se presenta por urgencia, sin dejar a la oposición política el estudio y análisis de las contestaciones a los recursos presentados. También se adjudica también por urgencia y de tapadillo el negocio a la empresa ganadora.

 

Y con este largo etcétera, desde el ayuntamiento se está haciendo mutis por el foro. “Como si además de querer dar gato por liebre, la lengua se la hubiera comido el gato”, concluyen desde el partido local.