La indignación de los vecinos de Leganés es justificada: se han tardado cuatro años de legislatura para poner en marcha una línea urbana en Leganés (el único municipio grande de la Comunidad que aún no tenía), y resulta que además de ser una chapuza que deja al margen al 70% de los barrios de Leganés, han modificado las frecuencias, itinerarios y rutas del resto de líneas y encima para peor, como sucede en Leganés Norte o Campo de Tiro. “Y  todo esto lo sabían tanto el alcalde como el responsable del Consorcio Regional de Transportes  el día de la inauguración de la L1, pero no querían que la verdad les estropeara la noticia y la foto propagandística”, señala el concejal de ULEG, Carlos Delgado.


Vecinos de diferentes barrios de Leganés y en especial de Leganés Norte y Campo de Tiro se quejan amargamente del trastorno que les ha supuesto la L1 y el impacto que ha provocado su puesta en marcha en el resto de líneas de autobús que dan servicio en Leganés. Por ejemplo, unas vecinas de Campo de Tiro comentaban esta misma mañana al concejal de ULEG, Carlos Delgado, lo siguiente: “ahora han dejado sin servicio de autobús a toda la zona comprendida entre la calle Fresno, Haya y Nogal, la 486 ya no para por la calle Encina, y ni la L1 ni la 487 han podido suplir este servicio. Por lo tanto, si ya estábamos mal antes, que teníamos que esperar más de 20 minutos cada vez, ahora es muchísimo peor porque ya no tenemos alternativa”. Quejas similares aunque por distintos motivos manifiestan los vecinos de Leganés Norte: “con la L1 nos han desconfigurado la 485 y nos han hecho una faena. Ahora tenemos que hacer virguerías para llegar a Oporto y a diversas zonas de Carabanchel”.

Todos felices y contentos el día de la inauguración. Desde ULEG se señala la hipocresía y cinismo de unos y otros, en especial, del alcalde y el edil de Sostenibilidad del ayuntamiento de Leganes por cargar ahora contra el Consorcio y rasgarse las vestiduras ante las crecientes quejas vecinales. “Si todo esto que denuncian ya lo sabían cuando inauguraron esta línea el pasado viernes 14 y el sábado 15 a todo trapo con los propios responsables y el alcalde y el edil de Sostenibilidad peloteándose mutuamente! ¡Si ya lo anticipamos desde ULEG en un artículo esa misma mañana! Y ahora nos vienen con estas, haciéndose las víctimas cuando son igual de verdugos y corresponsables de la chapuza que han perpetrado por meros e infames intereses electoralistas. Porque recordemos que Ayuntamiento y Consorcio llevan más de dos años negociando”.


Y es que desde ULEG y desde diversos colectivos vecinales ya se anticipó desde hace tiempo las graves deficiencias que aseguraba este nuevo “modelo”: Porque las líneas 483 y la L1 hacen prácticamente el mismo recorrido. Además, esta línea “urbana” deja de lado todo el centro de leganés, casi todo San Nicasio, Valdepelayos, Frailes y Arroyo Culebro. Por su parte, los habitantes del barrio de Vereda si quieren ir al hospital tienen que seguir cogiendo la 481. Tampoco hay que olvidar que han desaparecido tres coches de línea, y ya se está viendo que será imposible cumplir los horarios y frecuencias prometidos. El mismo día de la inauguración, sin paradas y sin tráfico, la nueva L1 tardó 45 minutos en llegar desde Vereda a La Fortuna, cuando habían prometido 30 minutos. Con paradas y en un día de tráfico, el trayecto completo supera seguro la hora. “Desde el principio nos han informado los que sabían de esto y desde ULEG lo hemos denunciado a todo quien quería oírlo que esta L1 era ineficaz, ineficiente, fruto de las pulsiones electoralistas y, sobre todo, inviable. Y además, está generando en el resto de rutas todo un lío a los vecinos sin que sientan ninguna mejora en el servicio, más bien todo lo contrario” finalizan desde el partido vecinal.