A continuación facilitamos el texto de la entrevista, realizada por el periódico El Buzón, a nuestro portavoz y concejal, Carlos Delgado, donde se repasa parte de la actualidad de la actividad política de Leganés y la posición de nuestro partido ante pregntas y temas actuales. También podrá leerse directamente en la página web de dicho medio:

 

CARLOS DELGADO, PORTAVOZ DE UNIÓN POR LEGANÉS

Carlos Delgado, portavoz de Unión por Leganés

 

05 de octubre de 2011   LEGANÉS
REDACCION

Nos cita en el Grupo municipal de Unión por Leganés. La puerta de su despacho está abierta. Carlos Delgado está atendiendo a través del móvil a un vecino que le pregunta por qué no acudió a un acto: “Estuvo otro concejal de ULEG. Ahora somos cuatro”.

El portavoz de Unión por Leganés se ha convertido, por méritos propios y de su equipo, en uno de los políticos más conocidos de la ciudad. Su formación creció en los pasados comicios municipales de 1 a 4 concejales y, como él mismo reconoce “somos la llave del gobierno de esta ciudad”.

En esta entrevista, nos habla del modelo de ciudad que proponen, sus pésimas relaciones con el PSOE y sus aspiraciones de gobernar la ciudad.

Pregunta.- ¿Qué valoración hace de estos primeros 100 días de Gobierno del PP?
Respuesta.- Es prematuro hacer juicios, aunque es cierto que, aunque son los que se otorgan a quien entra nuevo en un Gobierno, ya se ven algunas líneas maestras. No obstante, creo que el nuevo Gobierno adolece de actuar con mucha lentitud. Mucha gente no ve ese cambio que iba a producirse. Es cierto que la situación económica del Ayuntamiento es complicada y que muchos (de los responsables de Gobierno) son nuevos en estas tareas, pero se echa en falta decisión. No sabemos qué ocurrirá con las oposiciones, si se suspenderán o no, o con la multa al dueño de la Finca de la Mora (que derribó una iglesia), o con la auditoría, que no se ha encargado y sigue sin pliegos. En el caso del polideportivo de Butarque, por ejemplo, el Gobierno no se ha quitado el ‘sambenito’ de Esperanza Aguirre.
Sí se ve un cambio de talante, porque la crispación que generaba Gómez Montoya (ex alcalde del PSOE) no la genera a día de hoy Jesús Gómez (actual regidor del PP), la relación entre grupos es bastante cordial y en el funcionamiento institucional hay un clima más constructivo. Las ordenanzas fiscales y presupuestos será el paso decisivo para ver por dónde tira el nuevo Gobierno.

P.- Hay quien dice que ustedes también gobiernan.
R.- Siempre digo que gobernar no es tener un cargo ni una concejalía, sino que tus ideas y propuestas salgan adelante. Es cierto que muchas de nuestras iniciativas salen adelante, pero es lógico dada la aritmética del Ayuntamiento, en el que nosotros somos llave. Si entendemos gobernar como el hecho de tener un cargo, los ediles de ULEG somos concejales rasos. Y aunque nuestra situación de clave puede condicionar las decisiones del Gobierno, de ahí a gobernar va un mundo.

P.- ¿Y eso del pacto oculto con el PP…?
R.- Nos hemos reído mucho de estas cuestiones. Si gobernásemos, lo lógico sería pedir Urbanismo o la Alcaldía. ULEG ha podido ser alcalde con el PSOE y con el PP, y hemos decidido mantener nuestra línea de independencia. En nuestra hoja de ruta creemos que, en 2015, alguien de ULEG será alcalde de esta ciudad. ¿Para qué meternos en la cueva del oso del PSOE o PP, que cuando se someten a ese abrazo acaban liquidados?
El PSOE está en estado de ‘shock’ porque no han entendido la realidad de las urnas, y dicen esas cosas del pacto. Si hubiera un pacto no hubiéramos votado en contra de algo que ha dejado en evidencia al PP, como es el asunto del convenio con el Canal de Isabel II.

P.- ¿Pero confía en sacar adelante todos los proyectos que tiene ULEG en su cartera con el cambio de gobierno?
R.- Algunos los podemos sacar más fácil que antes, que había un rodillo, con PSOE e IU. No necesitaban a nadie; ahora el PP gobierna en minoría y necesita de otras formaciones. Quizás nosotros, por ser un partido independiente y que no tiene prejuicios, el PP buscará nuestro apoyo en cuestiones de mejora para los vecinos. Hemos abierto la vía del consenso y creo que es una buena línea.

P– En 2007 obtuvieron un concejal; en 2011, cuatro. ¿Y para 2015?
R.- Creo que vamos a luchar por ser el partido más votado de Leganés, aunque sea una aspiración. Siendo realistas podemos convertirnos en la segunda fuerza del municipio.

P.- ¿Se ve de alcalde o ha tocado techo?
R.- Sin personalizar en mí, creo que alguien de ULEG llegará a ser alcalde. En 2015 estaremos muy cerca, por no decir que hemos demostrado honradez y forma de actuar suficiente como para poder reclamar la Alcaldía.

P.- ¿Y qué le pasa con el PSOE?
R.- La relación entre Gómez Montoya y yo no es buena, pero eso no ha impedido apoyar mociones. La pregunta es qué le pasa al PSOE con ULEG. Ahora, con la nueva Corporación, sigue habiendo mala relación con el PSOE porque es un problema que se localiza en Gómez Montoya. Personalizó un proyecto de ULEG en Carlos Delgado, y en el partido somos muchas más personas.

P.- ¿Ve Leganés como una especie de oasis en el que los electores han roto con el bipartidismo?
R.- Un oasis, no: es la demostración de que es posible romper el bipartidismo en España. Somos la punta de lanza. Creo que hay hartazgo en la sociedad, lo que ocurre es que la gente no ve alternativas creíbles. En Leganés, sí las han visto, somos alternativa. Y nosotros no hemos ido al corto plazo, al bastón de mando, sino al proyecto de partido. No queríamos ser alcalde de aquella manera (en alusión a la formación de gobierno tras el 22 de mayo).

P.- Entonces, ¿sus votantes son de izquierdas o de derechas?
R.- Son de ULEG. No me gusta hablar del voto del indeciso o del cabreado. Es gente que ha visto en nosotros un discurso realista. Hemos vivido cuatro años con políticas que podría haber firmado la extrema derecha. Pero ULEG sí ha demostrado tener palabra, con una política coherente, y eso es lo que han votado. El votante de ULEG es el más exigente de todos, porque tiene el listón de la eficacia muy alto. Eso lo vemos como un incentivo; todos los días nos preguntamos cómo satisfacer a esos votantes. Ése es el motor de ULEG.

P.-Volviendo a lo local, en el primer Pleno hubo unanimidad en varias mociones. ¿Ha acabado la crispación política en Leganés?
R.- La crispación obedece a determinadas razones. ¿Cómo no te vas a crispar si, en la pasada legislatura, estás viendo que la campaña del ex alcalde estaba siendo financiada con fondos públicos o que las oposiciones estaban siendo amañadas? La crispación era algo consustancial a la situación. Ahora, dependerá de cómo gobierne el PP. La única crispación ahora es la que genera el PSOE, que busca en ULEG un enemigo.

P.-PP y ULEG llevaban en sus programas acabar con LEGACOM, pero la empresa se mantiene con cambio de nombre y menos empleados. ¿Están de acuerdo con esta actuación?
R.- Nosotros nunca dijimos que acabaríamos con LEGACOM. El programa electoral decía que suprimiríamos la revista de la manera en que estaba planteada por un boletín, y que se reconvirtiera la empresa. Era absurdo tener ese aparato con un gasto de 2 millones de euros anuales. La decisión ha sido reconvertirla a la situación que había antes de las pasada legislatura y con visos de hacerlo lo más aséptico posible para que esté al servicio del Ayuntamiento, no para que un Gobierno pueda hacer propaganda de sí mismo. El tiempo del ‘autobombo’ se ha acabado.

P.- ¿Cómo está la situación con la escuela de música Pablo Casals?
R.- El cambio de nombre está bastante avanzado. En cuanto a lo sucedido, ha habido cambios en la dirección de la escuela, y lo que hay que buscar es la calidad de la enseñanza. Todo lo que vaya en la línea de mejorar la calidad, nosotros vamos a apoyarlo. El problema no es de personas, sino de proyectos. Nosotros queremos que sea una escuela de música y que sea también conservatorio, para dar una oficialidad a los estudios. Entiendo que el PP va en esa línea, pero si no, encontrará nuestra oposición.

P.- ¿A qué le suena la palabra tripartito?
R.- Me suena a Cataluña (risas). Pero también a suma de fuerzas distintas por un fin común. Si pregunta si veo en Leganés un tripartito, al día de hoy hay un cuatripartito porque no hay mayoría absoluta.

P.- ¿Con quién se queda de sus compañeros: Jesús Gómez, Rafael Gómez Montoya o Raúl Calle?
R.- Para tomar un café, me vale cualquiera de los tres. Con Gómez Montoya no me lo he tomado desde hace tiempo, pero soy educado. Con Jesús Gómez se puede hablar de cualquier cosa y con Calle comparto aficiones deportivas.

P.- ¿Es cierto que los vecinos tienen su número de teléfono?
R.- En la web de ULEG aparece siempre mi número móvil. Siempre está disponible.