A continuación desarrollamos la entrevista realizada por el periódico El Iceberg a nuestro concejal y portavoz, Carlos Delgado.



“Los ciudadanos no han percibido ningún cambio”.

Carlos Delgado, de Unión por Leganés (ULEG) ha hecho balance de los meses de legislatura transcurridos desde la toma de posesión de Jesús Gómez (PP).

¿Cómo valoráis el resultado que tuvisteis en las elecciones de mayo?

Fue un resultado muy positivo para nosotros, estamos muy satisfechos y sobre todo muy agradecidos por el apoyo y el respaldo que nos han brindado los vecinos de Leganés. También entendemos que es una responsabilidad que nos hayan dado toda esta confianza. Esperamos estar a la altura, como en esta pasada legislatura, y precisamente yo creo que por nuestro trabajo y esfuerzo constante, y nuestra cercanía a los vecinos es lo que ha hecho que los vecinos nos hayan apoyado tan mayoritariamente en estos comicios. Hemos pasado de 5.422 votos a 12.409.

Tras las elecciones se habló mucho de posibles alianzas entre partidos ¿cómo lo vivió usted?


Yo el día 22 estaba muy satisfecho con los resultados obtenidos. Había un partido que había obtenido una mayor parte de votos, que era el Partido Popular, aunque no tenían la mayoría absoluta. Y por otra parte había una fuerza emergente, que iba a ser la llave de la ciudad, que iba a ser Unión Por Leganés, evidentemente entendiendo que el gobierno iba a ser del Partido Popular. Aunque en minoría, nosotros siempre hemos dicho que íbamos a apostar por nuestro propio candidato, en este caso yo, y creo que ésta ha sido una muestra de independencia que han valorado positivamente los ciudadanos.

A los señores del PSOE y de IU se les ocurrió, no contentos quizá con sus resultados, empezar a utilizar todo tipo de artimañas y triquiñuelas un poquito raras. Nunca de frente, porque a nosotros nunca nos llamó Rafael Gómez Montoya (PSOE) ni nos llamó IU para contarnos todas estas cosas. Todo fueron declaraciones a través de los medios y todo saltó como un suflé como bien sabéis.

Nosotros teníamos algo muy claro y era que no íbamos a ser el juguete de nadie ni a participar en maniobras extrañas. Dimos un golpe de mano y les dijimos que si querían hacernos alcaldes lo íbamos a hacer, que íbamos a estar cien días y que lo primero que íbamos a hacer era llamar a la Guardia Civil y limpiar todo lo que había en el ayuntamiento… hacer una auditoría, bueno, todo lo que contenían nuestros famosos 14 puntos. Esto lo que se produjo fue lo que llamamos el “efecto bifidus”, que produjo un efecto laxante en el PSOE e IU y se les quitaron las ganas de jugar con los vecinos y jugar con los votos. Porque al fin y al cabo nosotros consideramos que eso es tomar el pelo a los ciudadanos.

Nosotros siempre hemos tenido claro que queremos ser alcaldes de Leganés pero lo queremos ser cuando haya un respaldo mayoritario de los vecinos o porque haya un acuerdo programático franco y claro, sin cosas oscuras.

¿Habló el PP con vosotros? ¿Hay algún tipo de acuerdo de gobierno ahora?


No. Evidentemente nosotros mantenemos una relación con todos los grupos políticos. Los ciudadanos van al bar y no dejan de hablar con uno porque sea de un equipo o de otro, y nosotros hablamos con todas las fuerzas políticas. Lo que sí teníamos claro es que no queríamos formar parte de un gobierno. Entendíamos que los partidos pequeños e independientes, cuando forman parte del gobierno de uno grande, acaban siendo absorbidos por ellos. Y las cosas malas te las colocan a ti y las cosas buenas se las apropia el partido grande.

Decidimos así que la mejor forma de gobernar era pudiendo condicionar en cada pleno, con nuestros cuatro concejales, el signo de las votaciones, y por eso no hemos querido formar parte de ningún gobierno con el Partido Popular. Evidentemente hay elementos de nuestro programa que coinciden con el PP pero también coinciden con el PSOE o IU. En cada pleno se irá viendo la política, que no sea esto de bloques: por un lado unos y por otro otros y no ponerse de acuerdo. Creo que en Leganés ULEG ha sido capaz de romper con la política de bloques y llegar al fondo de las cuestiones. No tratándose de quién propone una iniciativa, sino qué es lo que dice esa iniciativa y hacia dónde se dirige, si es buena para los vecinos o no, y así apoyarla o no.

¿Conoce la deuda real del Ayuntamiento en estos momentos?


Sabemos que “oficialmente” hay 20 millones de déficit. Y una deuda reconocida de entorno a 50 millones de euros. Lamentablemente no tenemos datos de todas las facturas que van apareciendo. Se suponía que iban a hacer una auditoría en la que iban a aclarar toda esta situación. Pero la realidad a día de hoy es que no tenemos claro cuál es la deuda real del Ayuntamiento.

La situación no es buena, porque no es buena en ningún municipio de España, pero creo que tampoco es catastrófica como nos quieren vender los gobernantes del Partido Popular. Es una situación que no es positiva, pero que yo creo que es bastante mejor que la que tienen por ejemplo en Alcorcón o la que hay en Parla. En este sentido yo creo que todavía se pueden hacer cosas en Leganés y seguir apretándonos el cinturón, que es lo que están haciendo todas las familias de este país.

En estos primeros meses de legislatura ¿qué ha hecho el PP en Leganés?


Pues poco, por no decir nada. Yo creo que el Partido Popular no tiene claro que quiere hacer en la ciudad. Quizás estaban esperando a las elecciones del 20N para sacar sus verdaderas ideas y propuestas, no queriendo condicionar ahora el voto de cara a las generales. A día de hoy es bastante poco lo que han hecho, ni para bien ni para mal. Estamos hablando de una forma de actuar muy lenta, muy parsimoniosa, casi desesperante a la hora de actuar, y ya llevamos casi 6 meses de legislatura y los ciudadanos no han percibido ningún cambio. Se entiende que tras casi 32 años de gobierno socialista y de Izquierda Unida algo debería haber habido desde un punto de vista visual, desde un punto de vista mediático, algo que aquí hubiese permitido observar que realmente ha habido un cambio de gobierno.

¿No se han recortado salarios?


A día de hoy no. Lo que se ha hecho es seguir con lo que se estaba haciendo, con la inercia anterior. Ha habido algún movimiento en LEGACOM, en lo que sí que les hemos apoyado porque formaba parte de nuestro programa electoral, el hecho de reconducir la situación que había en la empresa. Era un despilfarro como funcionaba.

Poco más que eso han hecho, sólo declaraciones de cara a la galería como en la que comentó que sobraban 800 trabajadores, pero tampoco ha tomado ninguna actuación concreta. Parece que a día de hoy es un gobierno que se le va más la fuerza por la boca que por los sesos.

¿Ha habido contactos con sindicatos para despedir a gente?


Sí, bueno, se ha traslado informalmente a los medios de comunicación que “se podrían apañar con 800 trabajadores menos”, pero no ha habido ninguna propuesta formal. Realmente la única guerra concreta que hay es la situación de 180 funcionarios interinos, de los que se sacó un concurso-oposición justo unas semanas antes de las elecciones y ahí si que, el Partido Popular, no tiene muy claro el que haya que consolidar esos puestos de trabajo. Entienden que esos 180 puestos no son necesarios. Y yo creo que por ahí va a ir la batalla en los próximos meses.

¿Cuántos trabajadores tiene actualmente el Ayuntamiento?


Unos 1.800 trabajadores aproximadamente. No se sabe exactamente, porque hay diferentes regímenes de trabajadores públicos, pero rondan ese número.

Cuando llegue el 21 de noviembre ya veremos lo que pasa, ahora, previamente a las elecciones, hay que nadar y guardar la ropa. Lo que ocurre es que a diferencia de otros municipios, como el caso de Alcorcón, donde la mayoría del PP es absoluta, en Leganés no la tienen. Así que habrá de verse los pasos que van dando y yo entiendo que tendrán que informar al resto de formaciones políticas, y en especial a nosotros, de lo que vaya haciendo.

¿Cuál es el objetivo principal de ULEG para estos cuatro años?


Nosotros lo que hemos defendido siempre ha sido que se haga una política cercana, una política transparente, una política participativa, en la que los vecinos se sintieran protagonistas de lo que se hace en la ciudad, y ante todo una política de hechos. En la que más allá de los discursos la gente viera que hay un trabajo detrás.

Por ejemplo es fundamental que antes de que acabe la legislatura la Piscina Solagua esté en funcionamiento. Para nosotros es un icono, un símbolo de cómo lo hicieron los anteriores y cómo se tiene que demostrar que hay otra forma de hacer política.

Creemos que también hay que trabajar en dar una identidad de ciudad a Leganés, que nos sintamos orgullosos de nuestra propia ciudad. En este sentido hay iniciativas como el “carnet pepinero” que podemos promover. Aquí hay carnets de todo tipo, de jóvenes, del mayor, de deportista…. y no se da una idea de ciudad que podría ser ese carnet, que podría servir para mayores, para pequeños, para jóvenes, para todos. Y que diera identidad a los propios vecinos de Leganés.

Nos preocupan mucho las prestaciones sociales: que no se abandone a los más desfavorecidos. Nosotros defendemos que se haga un centro de acogida para las personas que pasan problemas, ya sea por una situación de desahucio, o el padre que se ha quedado divorciado y no tiene donde estar, las personas que viven en la calle,… Yo creo que una política social real también nos preocupa. Y luego queremos establecer unas líneas de trabajo en ámbitos tan importantes como la seguridad ciudadana, el empleo. Porque nosotros creemos que hay que apoyar a las empresas, pero no a las grandes empresas, sino al pequeño comercio, al autónomo que tiene una zapatería o un bar. Eso es lo que nosotros creemos que genera empleo y podrá volver otra vez a traer riqueza a la ciudad.

Sobre esas líneas, tan sencillas y normales, sin grandes fantasías como el Proyecto Gran Vía, ni grandes infraestructuras faraónicas, nosotros sólo buscamos ser sensatos y conseguir lo mejor para este municipio.

¿Ha conseguido algo importante ULEG?


Yo creo que sí. Quizá pueda sonar como algo arrogante o pretencioso, pero yo creo que Leganés es la punta de lanza de lo que puede suceder en otros municipios de España. Aquí se ha demostrado que no todo es PP o PSOE. Yo creo que la dinámica política que hay en Leganés ha cambiado gracias a nosotros. La gente ahora mira “oye ¿y qué dicen los de ULEG?” o “PP y PSOE sí, pero los de ULEG que están ahí con cuatro concejales y son llave ¿qué pasa?”. Es decir, se ha cambiado la imagen de que en la política había frentes, había trincheras y que aquí cada uno hacía lo suyo y no había nadie que pudiera dar un poco de sentido común o sentido de ciudad. Y luego nosotros creemos que, sobre todo en esta legislatura en la que tenemos la posibilidad de condicionar alguna política, ya hemos llevado desde la piscina Solagua, en la que ha habido un compromiso del equipo de gobierno para que en los próximos presupuestos se incluya una partida para ponerse ya en marcha. También una playa para aparcamiento de camiones, que se haga un estudio para que se sepa cuáles son las viviendas que hay vacías en el municipio y cuántos terrenos hay infrautilizados. Porque se ha hablado mucho de hacer no sé cuántos miles de viviendas pero ¿cuántas viviendas hay vacías en Leganés? ¿Cuántas viviendas no se están poniendo en alquiler por ‘x’ motivos?
También pretendemos que se haga un informe para que se averigüe cuántos servicios están privatizados y cuántos no. Y si se quiere privatizar algún servicio, que se sepa cómo y por qué. No se pueden tomar decisiones a la ligera.

La propia auditoría yo creo que también va a salir adelante, no sabemos si en condiciones o no, pero creemos que sí porque es algo en lo que hemos ‘machacado’ mucho. De eso hasta la política de transparencia. Somos el único partido que difunde los órdenes del día de los plenos, tenemos un blog permanente en el que los vecinos pueden contactar con nosotros directamente,… De esta forma hemos dado una política de transparencia que ha obligado al resto a que también se movieran en ese sentido o vayan perdiendo fuelle. Como anécdota, el único partido que tiene un puesto en las fiestas y que está con los vecinos, repartiendo refrescos y hablando de forma directa con los vecinos somos nosotros. Van allí a comerse un bocadillo y te ven a ti allí, no ven a un subcontratado. Estar con ellos también en un ambiente festivo, en un lugar de más relax, permite a la gente sentirse más cercana al partido.