El partido Unión por Leganés – ULEG, y sus cuatro concejales, apuestan porque Leganés sea un un foco de atracción de empleo de calidad, prosperidad socioeconómica e iniciativas empresariales responsables, sostenibles y respetuosas con un Estado Social y Democrático de Derecho. Por eso rechaza que nuestra ciudad albergue el proyecto “Eurovegas” porque sus descabelladas “condiciones” apuestan precisamente por todo lo contrario.

Unión por Leganés llevará al próximo pleno la siguiente moción para desautorizar en este asunto al alcalde para que no ofrezca nuestra ciudad como posible enclave de este proyecto:

Moción de ULEG para que Leganés sea un foco de atracción de empleo de calidad, prosperidad socioeconómica e iniciativas empresariales responsables, sostenibles y respetuosas con un Estado Social y Democrático de Derecho, y rechace el proyecto Eurovegas por representar todo lo contrario.

En Unión por Leganés-ULEG defendemos que Leganés sea un foco de atracción de empleo, prosperidad económica e iniciativas empresariales responsables y sostenibles. Cuando en nuestra ciudad hay cerca de 18.000 desempleados y una situación económica en toda España que se acerca a lo desesperado se puede correr el riesgo de que las administraciones caigan en el voluntarismo y sean especialmente crédulos ante proyectos con tintes milagrosos que prometen empleos a diestro y siniestro y “El Dorado” del siglo XVI, pero en el siglo XXI.

Es quizás la principal virtud del político el de la prudencia, virtud que no se posee por mucho que se hable de ella, ya que donde se ha de manifestar es en los hechos que se llevan a cabo. En este sentido, carece totalmente de prudencia la postura que en nombre de toda la ciudad está defendiendo el alcalde de Leganés, D. Jesús Gómez Ruiz, quien ha manifestado públicamente su adhesión al proyecto denominado como Eurovegas, una especie de reproducción o recreación de Las Vegas (EE.UU) en Europa, para que este negocio que supuestamente generaría cerca de 200.000 empleos se instale en nuestra ciudad, en concreto en La Fortuna.

El caso de los Monegros (Gran Scala)  en Aragón, el Reino de Don Quijote en Ciudad Real y su famoso aeropuerto, el parque temático de Terra Mítica o el fracaso del Parque Warner, por citar sólo alguno, son episodios tan evidentes y ejemplarizantes de la diferencia entre las ensoñaciones y la realidad que causa vergüenza ajena que a día de hoy unos políticos, presuntamente responsables, aún se crean que se dan duros a pesetas y que se pueden crear miles de puestos de trabajo y riqueza a través de una iniciativa megalómana que tiene todo los visos de ser un remake o segunda versión del ladrillazo, del tocomocho o de fórmulas económicas especulativas cuyas nefastas consecuencias sufre todo el mundo menos los que las propiciaron y potenciaron.

Si dice el refrán que en el detalle se ve al diablo, no cabe duda que los detalles conocidos de las Eurovegas dan pié a pensar que estamos ante todo lo contrario al paraíso celestial. Sólo unos ejemplos de lo que pretende el magnate Sheldon Adelson, empresario e impulsor del proyecto tal y como publicó el diario El País y que reproduce el documento entregado a la Comunidad de Madrid el pasado 26 de julio:

  1. Que se modifique el Estatuto de los Trabajadores y la Ley de Procedimiento Laboral para descolgarse de los convenios colectivos.
  2. Que se cambie la Ley de Extranjería y un régimen especial que acelere el proceso de concesión del permiso de trabajo y residencia a empleados foráneos. Exige además al Gobierno “trato preferente” para su empresa en la concesión de visados de trabajo, y cambios en el requisito de certificado de penales.
  3. Dos años de exención en el abono de la seguridad social, seguido de una reducción del 50% en los siguientes tres años”. Además, pide que sus trabajadores puedan mantener la Seguridad Social de su país de origen en lugar de la española más allá de los cinco años marcados por la ley vigente.
  4. Cambiar la ley comunitaria que rige las ayudas estatales a empresas, para que el Gobierno pueda “apoyar la solicitud de financiación por un importe superior a los 25 millones de euros” al Banco Europeo de Inversiones (el organismo financiero de la UE). En esencia, lo que desea es que no se le pidan garantías para obtener esa financiación, y si eso no es posible, que el Estado español actúe como garante.
  5. Pide la financiación de hasta el 60% de los gastos de formación a empleados; y del 100% de sus inversiones en mejora medioambiental durante cinco años. Además, pretende recibir subvenciones al empleo también por los puestos indirectos calculados durante la construcción del complejo.
  6. Que se construya una nueva estación de metro de tarifa urbana en el complejo, que la red de Cercanías llegue hasta los casinos y hasta Barajas; que haya conexión con el AVE; que se construya un nuevo intercambiador; que se enlace mediante nuevas líneas de autobús con el centro de la ciudad, aeropuertos, estaciones, etc.; que se construyan nuevos accesos desde las carreteras cercanas (M-45, M-50, M-31 y A-3) y se mejoren las carreteras “para evitar atascos”; y que se permitan los vuelos en helicóptero al complejo desde Barajas y Cuatro Vientos, mejorando las infraestructuras para terminales privadas en estos aeropuertos y permitiendo construir un helipuerto dentro del complejo (“si es necesario, en el tejado de cada hotel”).
  7. Pide al Gobierno regional y al Ayuntamiento que le ceda todo el suelo público que posee en la zona, y que “ubique las viviendas protegidas en otros emplazamientos”. Plantea que se expropie el suelo que ya está en manos privadas “cuando no sea posible una solución negociada”; y que se acorten o eliminen los plazos y requisitos urbanísticos para construir el complejo, aportando incluso los criterios de edificabilidad que deben aprobarse (y que multiplican por tres los vigentes).
  8. Pide al Gobierno regional una ley específica con una vigencia de 30 años que declare el proyecto como de interés autonómico, le otorgue un periodo de exclusividad de 10 años (con una cláusula de no competencia), autorice licencias sin concurso y cree un régimen de juego y comercial excepcional. Quiere además que se eliminen las limitaciones a la inversión extranjera en casinos y la necesidad de autorización previa si cambia de manos más de un 5% del capital social.
  9. Que se permita la entrada a los casinos a los menores de edad, las personas incapacitadas legalmente y a aquellos apuntados voluntariamente en un registro precisamente para que no se les deje acceder a estos establecimientos.
  10. Cambiar la ley de prevención de blanqueo de capitales para que solo se obligue a identificar al cliente a la entrada del casino y cuando quiera comprar o cambiar fichas por valor superior a 2.000 euros (un umbral que así mismo desea rebajar). Eso eliminaría el requisito de hacerlo también cuando el jugador transfiere al casino fondos para poder apostar, el modo habitual de aquellos que juegan cantidades muy elevadas.
  11. Que los casinos puedan suministrar crédito a los jugadores, eliminar la prohibición de publicidad e incentivos en el complejo, y cambiar la Ley de Enjuiciamiento Civil en lo que afecta a la ejecución por vía legal de las deudas de juego. Además, pretende legalizar el sistema de intermediarios y apuestas VIP que emplea en Asia.
  12. Pide a la Comunidad que homologue automáticamente los juegos que ya hayan sido probados en otros países de la UE o en EE UU; que permita los juegos wireless; y que responda de forma “inmediata” a sus peticiones de nuevos sistemas de apuestas. Además, pretende arrogarse la “facultad para aprobar nuevos juegos y demás cuestiones administrativas”.
  13. Quiere crear una comisión del juego, como la que vigila estas actividades en EE UU, formada por miembros del Gobierno regional y “expertos independientes”.
  14. Que se permita fumar en espacios cerrados dentro del complejo, así como libertad de horarios comerciales para todos sus negocios
  15. La devolución del IVA a las empresas del complejo (con periodicidad mensual); y que éste sea una “zona franca” para que los clientes no comunitarios queden exentos de pagar ese impuesto.
  16. Que se eliminen los aranceles para la importación de productos y se simplifiquen los trámites aduaneros (entre otras cosas, “reduciendo” la obligación de prestar garantía ante las autoridades fiscales).
  17. Que se cambie la Ley del Impuesto sobre Sociedades (amortización, deducciones, etc.), la Ley del Impuesto sobre la Renta de no Residentes (para que los premios ganados en España tributen en el país de residencia del jugador) y la Ley del IRPF (para los impatriados).
  18. Diez años de ‘vacaciones fiscales’ a la Comunidad  en lo que se refiere a la tasa fiscal sobre el juego, incluyendo las máquinas recreativas; y que el tipo se reduzca luego al mínimo (3%) si se mantiene el empleo.
  19. Una bonificación del 95% del impuesto sobre transmisiones patrimoniales (“porque necesitará adquirir gran cantidad de terreno”) y del impuesto municipal sobre construcciones, instalaciones y obras.
  20. Diez años de exención del IBI y una bonificación posterior del 95%, así como otra en igual porcentaje del de plusvalía (IVTN).
  21. Bonificación de 50% del IAE.
  22. Y, por último, exige a las tres administraciones que “negocien previamente” con la empresa “la aplicabilidad de nuevos tributos o cargas con impacto en el complejo”.

La posición servil, genuflexa, sin ningún atisbo de crítica y de brazos abiertos que por parte de la presidenta regional y de algunos de los alcaldes del Partido Popular que más mérito quieren hacer ante ella han manifestado ante este “proyecto” y estas peticiones descabelladas nos inquieta sobremanera y nos confirma una vez más que sólo el hombre es capaz de tropezar dos veces en la misma piedra. Es precisamente esta forma de administrar irresponsable la que nos ha conducido a donde estamos y que ahora en vez de arcilla cocida en forma de edificio, viene camuflado en forma de ruleta, naipe y luces de neón.ç

Resulta especialmente censurable que sea el alcalde de Leganés, arropado únicamente por 12 de los 27 concejales del pleno que representa la soberanía de los ciudadanos de Leganés, quien de motu propio, sin contar con nadie y de manera sorpresiva se apunte a la carrera del municipio madrileño que quiere albergar este Megacasino e incluso se permita el lujo de hablar de terrenos municipales y enclaves donde poder alojar este oscurísimo proyecto. Esta forma de actuar nos parece irresponsable e impropia de quien debería ser el alcalde de todos los leganenses. Unos vecinos que están representados en este pleno por cuatro grupos políticos y no por la mera voluntad de su alcalde-presidente.

Por todo ello, presentamos para su aprobación en el pleno la siguiente.

 

Moción

 

  1. El ayuntamiento dedicará sus esfuerzos para que la ciudad sea un foco de atracción de empleo de calidad, prosperidad socioeconómica e iniciativas empresariales responsables, sostenibles y respetuosas con el Estado Social y Democrático de Derecho que propugna nuestra Constitución, y rechaza el proyecto EuroVegas por representar todo lo contrario.
  2. El pleno del ayuntamiento de Leganés desautoriza al alcalde en lo relacionado al polémico asunto de EuroVegas y le insta a que traslade con transparencia al conjunto de los grupos políticos y no a golpe de titulares de prensa cualquier proyecto de esta envergadura.
  3. Del contenido íntegro de esta moción se dará traslado y conocimiento oficial al Presidente del Gobierno, a la Presidenta regional y a la Asamblea de la Comunidad y a los diferentes grupos políticos allí representados