Fotografía "El Iceberg"El periódico “El Iceberg” abre hoy en su página web (www.elicebergdemadrid.com) con una entrevista a Carlos Delgado, portavoz y concejal de Unión por Leganés-ULEG que empieza con el siguiente titular: ‘Han cambiado los políticos que nos gobiernan, pero no sus políticas”.

El portavoz y concejal de Unión por Leganés (ULEG), Carlos Delgado, ha hecho balance del primer año de legislatura en Leganés para EL ICEBERG. El independiente ha repasado los temas más polémicos del municipio y ha valorado la actividad de su partido, el primer año de gobierno de Jesús Gómez y al resto de grupos de la oposición.

Cuando va a cumplirse un año de la entrada del Partido Popular en el gobierno de Leganés ¿cuál es el principal cambio que destacaría ULEG en la vida municipal a lo largo de estos meses de gobierno de Jesús Gómez como alcalde?

Seguramente por pura aritmética parlamentaria, hay una mayor predisposición al diálogo y se aceptan de mejor grado las sugerencias. No obstante, se ha vaciado de contenido el Pleno del Ayuntamiento, al tratarse muchas de las cuestiones trascendentes en la Junta de Gobierno, donde la oposición no estamos representados. Quizá uno de nuestros mayores logros haya sido que el tijeretazo que el PP está llevando a cabo no haya sido tan agresivo en nuestro municipio en los servicios sociales esenciales para el ciudadano.

En cualquier caso, hay una sensación agridulce después de este año de gobierno del PP. El cambio que pregonaban realmente se ha quedado en un recambio de caras, concejalías y cargos, pero al final todo sigue más o menos igual. Han cambiado los políticos que nos gobiernan, pero no sus políticas. Es una muestra más de lo que denominamos el PPSOE. Una prueba más de cómo estos dos partidos montan un teatrillo cuando gobiernan y están en la oposición para terminar haciendo esencialmente lo mismo: favorecer a los poderosos como banqueros, terratenientes, multinacionales y apretar cada vez más al ciudadano de a pié.

Jesús Gómez prometía transparencia y acabar con los escándalos derivados de las cuentas municipales ¿ha cumplido su promesa, existe ahora total transparencia en las facturas del Ayuntamiento?

Si algo he aprendido en estos años de andadura política es que no se puede poner la mano en el fuego por nadie. La promesa de transparencia no estará cumplida hasta que no se haga una auditoría como el PP prometió en campaña y no se acabe de raíz con los mecanismos que impiden que al Ayuntamiento entre el mejor y no el mejor colocado o detalles como aprobar un registro público con los bienes de todos los concejales y personal de confianza. Aún así en esta legislatura quizás no haya tanta oscuridad como antaño y se cuidan más las formas.

¿Y en los nombramientos? Se ha criticado duramente desde el PSOE la contratación de 7 nuevos altos cargos directivos por medio millón de euros al año. ¿Cuál es la postura de ULEG?

Creemos que la figura del cargo de confianza debe ser excepcional y que con quien hay que contar es con esos 1.700 empleados que tiene el Ayuntamiento Leganés. En este caso, lo cierto, es que los 7 cargos directivos no son de nueva creación, puesto que estos cargos ya existían al comienzo de la legislatura. Lo que ha habido es una redefinición de puesto. Eso sí, no vamos a tolerar que esos “huecos libres” se cubran con nuevos cargos. En todo caso, no parece coherente que el PSOE critique a estos 7 cargos que ya estaban en el ayuntamiento, cuando PSOE e IU tenían el doble de cargos en la anterior legislatura. Bastante poco ético parece que además el PSOE quiera presentar a una persona acusada judicialmente por prevaricación y pendiente de juicio oral como cargo de confianza.

¿Se están haciendo recortes en donde es necesario o ULEG daría prioridad a otras partidas?

En primer lugar decir que recortar un gasto, recortando a su vez un servicio no es gestionar mejor, y eso es lo que se empeña en “vendernos” el Partido Popular. La crisis está siendo una coartada o excusa para imponer su ideario político. Desde ULEG, pensamos que la austeridad bien entendida y la buena gestión deben regir la vida política. El dinero que se gestiona no es nuestro, sino de los vecinos. Por eso se debe gestionar con mucha prudencia, aun en época de vacas gordas. Respecto a los recortes, ULEG está muy vigilante para que antes de recortar se intente gestionar mejor, y luego que los recortes sean en cosas superfluas. Desde luego no podemos aceptar que cuando peor lo están pasando los ciudadanos, y por lo tanto mayor demanda de servicios sociales hay, estos se recorten. Hay que tener mucho cuidado con las dietas-recortes agresivos, porque al final dejarán mucho peor al cuerpo, y hay “ingredientes” como la educación o la sanidad con los que no se debería jugar como se está haciendo.

¿Qué ha ocurrido con el Plan de Ajuste en Leganés y con el Presupuesto de 2012?

El presupuesto del 2012 tuvo nuestra abstención por responsabilidad y como mal menor. Aunque no se aprobaron todas nuestras alegaciones sí se aceptaron gran número de las que recogíamos en nuestro programa electoral: recuperar la piscina Solagua, residencia municipal para nuestros mayores, centro de acogida para las personas que pasan una mala racha…. Siempre hemos denunciado que el problema de los presupuestos de la anterior legislatura venía principalmente por lo irreal de los ingresos. Este año, nuestras denuncias no han caído en saco roto, por lo que lo presupuestado en los ingresos es más real. Por otro lado, el Ayuntamiento de Leganés no se ha acogido al plan propuesto por el Gobierno porque entiende que su deuda es asumible y puede hacerse frente con sus propios instrumentos financieros.

¿Va a haber despidos próximamente entre el personal municipal? ¿Se sabe ya cuántos trabajadores hay a cargo del Ayuntamiento de Leganés?

En el Ayuntamiento, excluyendo trabajadores de las contratas, hay unos 1750 empleados públicos y en ningún caso nosotros apoyaremos que las soluciones pasen por los recortes en la plantilla municipal. De hecho, consideramos que la propia administración tendría capacidad suficiente como para asumir muchos de los servicios que están externalizados, por ejemplo la recaudación ejecutiva de los tributos. Por tanto, nos pareció una salida de tono el que casi sin aterrizar en el ayuntamiento el PP manifestara que se apañaría con ‘tantos’ trabajadores menos y que por otro lado esos servicios públicos fueran finalmente transferidos a empresas privadas. Si estos servicios los gestiona personal propio, los beneficios se reinvierten en el propio municipio. Lo importante no es el número de empleados públicos, sino que haya una gestión racional, equilibrada, eficaz y eficiente de los recursos humanos en beneficio de los intereses vecinales, y que se acabe de una vez con los casos de enchufismo, clientelismo y amiguismo que mandan a una esquina los principios constitucionales de mérito, capacidad e igualdad de oportunidades en el acceso a la función pública.

¿Qué va a suceder con los trabajadores del Centro de Día para Mayores de Leganés II?

Hemos respaldado a estos trabajadores con hechos concretos. El pasado 3 de mayo Concejales de ULEG estuvieron en las puertas del Centro de Día apoyando a los trabajadores, a los que la empresa les adeudaba 3 meses de salario y no podían recibir el subsidio por desempleo, puesto que la empresa no les había despedido. Ofrecimos a los trabajadores nuestro apoyo por escrito para que la empresa concesionaria no pudiera alegar que los trabajadores no se habían presentado a su puesto de trabajo, puesto que no se les permitió acceder las instalaciones del centro.

Esto es un toque de atención y reflexión que demuestra que ni toda la gestión privada es mejor que la pública, ni toda la gestión pública es peor que la privada. La administración pública no debe consentir que una empresa que gestiona un servicio público, tenga una deuda con la Seguridad Social y no pague a sus trabajadores. Desde ULEG apoyaremos que los usuarios del centro de día de Leganés vuelvan a disponer de estas instalaciones, que se les ofrezca un servicio de calidad y que estos empleados recuperen de nuevo su puesto de trabajo.

La concesión del colegio de Arroyo Culebro ha enfrentado al gobierno popular con todos los grupos de la oposición ¿cuál espera que sea el resultado? ¿Cree que lograrán algo por la vía judicial? ¿Le parece lógica la posición y la actuación del Partido Popular en este asunto?

La actuación del PP en este asunto ha sido muy criticada y con razón por parte de la práctica unanimidad del tejido político, social, vecinal y educativo de Leganés. No se puede gobernar a espaldas del sentir mayoritario de la población, y del propio pleno, y beneficiar a los intereses privados en una materia tan sensible como es la educación. Una educación que entendemos que para que garantice la igualdad de oportunidades ha de ser pública y de calidad. El colegio concertado en Arroyo Culebro lo hemos calificado de pelotazo educativo, porque es algo que sólo beneficiará a la empresa educativa a la que se le facilita descaradamente el lucro cuando se le “regala” una parcela pública de más de 26.000 m2 ya que sólo pagarán unos 2 euros el metro cuadrado al año como canon. La realidad es que hemos pasado del compromiso de construir el tercer colegio público en el barrio a tener un colegio privado-concertado que cuesta unos 350 € al mes, y lo peor de todo es que sigue haciendo falta con urgencia el colegio público.

Hemos acudido a la Justicia. Confiamos en que paralice esta maniobra, pero lamentablemente los ritmos de los tribunales no se suelen ajustar a los tiempos reales, ni a las necesidades vecinales. Demos tiempo al tiempo.

¿Escucha el equipo de gobierno popular las propuestas de la oposición o está gobernando como si tuviese mayoría en el pleno? ¿Existe malestar en la oposición con el gobierno de Jesús Gómez? ¿Se ha planteado en algún momento, por parte de algún grupo, la posibilidad de llevar a cabo una moción de censura?

El Partido Popular gobierna en minoría, pero no en solitario. Esto en algunas ocasiones se le ha olvidado y han tenido que ser tirados de las orejas por parte de los otros grupos del ayuntamiento, en especial por parte de ULEG. Tampoco ayuda el que Leganés tenga el régimen jurídico especial como Gran Ciudad en el sentido de que muchas de las competencias que antes asumía el pleno, ahora son responsabilidad de la Junta de Gobierno, donde no hay representantes que no sean del PP, lo que dificulta el control por parte del conjunto de la Corporación.

En ULEG creemos que a los gobiernos se les censura en las urnas y confiamos que en 2015 las urnas respalden que el próximo alcalde sea de ULEG. La moción de censura es un instrumento legal para cambiar gobiernos sin pasar por las urnas, pero a nuestro juicio, para llevarla a cabo tienen que darse también unas condiciones que hagan que sea una medida legítima, como que la gestión de un gobierno genere un rechazo social evidente y mayoritario. Si esto sucediera, a ULEG no le temblaría el pulso y actuaría como fuera preciso por el bien de la ciudad. No obstante, preferimos que sean las urnas y los votos los que decidan.

¿Qué opina de la labor del resto de grupos de la oposición?

Preferimos poner en valor el trabajo que ULEG hace dentro del ayuntamiento de Leganés sin tener que enjuiciar a los demás, pero no cabe duda de que es muy difícil para PSOE e IU hacer oposición cuando han estado gobernando esta ciudad más de 32 años y prácticamente sus concejales son los mismos de la pasada legislatura. Muchos de sus planteamientos o propuestas no encuentran credibilidad, ya que no pueden responder a una pregunta tan sencilla como ¿Y por qué no lo hicieron ustedes durante estos más de 30 años que mandaban?

Lo importante y lo que nos preocupa es cómo valoran los vecinos nuestra labor como oposición. Por ese motivo nos gusta escuchar a los ciudadanos, conocer sus inquietudes y sus problemas cotidianos. Todos los días nos preguntamos qué podemos hacer por el ciudadano y cómo podemos mejorar su calidad de vida.

En estos momentos ¿Cuál es, a juicio de ULEG, el problema más acuciante de Leganés? ¿Qué medidas adoptarían al respecto?

Sin duda el problema más acuciante para Leganés es, como para el resto de ciudades, el paro. El corazón se te encoje cuando se acercan vecinos a contarte el drama familiar que están viviendo y no puedes ayudarles. Las medidas a adoptar no son nada fáciles y concretas, ya que si así fuera ya las habrían adoptado en otros sitios. Lo que sí defendemos es que se potencie al pequeño comercio, frente a las grandes superficies, se cuide y se invierta en los polígonos industriales que tenemos en la ciudad, que no se ahogue a los que siguen adelante con sus negocios ni a los emprendedores con trabas o impuestos… Pero por desgracia no hay varitas mágicas, si bien, el hacer más simple y agilizar y no entorpecer por parte de la administración la puesta en marcha de las ideas emprendedoras, ayudaría a generar empleo.

Finalmente ¿qué esperan de lo que resta de 2012?

Confiemos en que al final del 2012 se vea la luz al final de túnel y que el número de parados empiece a descender, que se creen industrias, empresas y nuevos negocios y los bancos “inyecten” liquidez y que la situación acuciante de muchas familias no sea tan dramática.

¿Y qué perspectivas tiene de aquí al final de la legislatura?

Nuestras perspectivas a largo plazo son las de seguir creciendo como partido porque el vecino se siga identificando con nosotros y nos vean como a uno de los “suyos”, porque sentimos y nos duele esta ciudad y hacemos del ejemplo y de los hechos concretos nuestro mejor discurso. Desde hace 9 años, nuestro compromiso sigue siendo estar al 100% con el vecino y eso es lo que nos ha granjeado el apoyo y simpatía de muchos ciudadanos. Estamos seguros de que con esta línea alguien de ULEG será alcalde o alcaldesa de Leganés.