El acto contó con la colaboración de la Asociación de Vecinos de El Carrascal, la Federación de Asociaciones de Vecinos de Leganés y la Asociación de Usuarios de Banca (Ausbanc).

Son millares los leganenses afectados. El aforo de 300 espectadores del Centro Cultural Rigoberta Menchú se quedó pequeño en apenas 10 minutos, mientras cientos de vecinos hacían fila en el exterior.

Desde ULEG se comprometen a organizar los actos o asambleas que sean necesarios para seguir informando a los afectados.

 

 

“Un engaño de tamaño desproporcionado”. Esta es la conclusión que se pudo extraer del acto informativo organizado en el día de ayer, miércoles 19 de septiembre, por Unión por Leganés. Evento destinado a informar y asesorar a las personas afectadas por el asunto de las ‘Participaciones Preferentes’. En sólo 10 minutos las 300 butacas del Centro Cívico Rigoberta Menchú de Leganés fueron ocupadas mientras cientos de ciudadanos aguardaban en fila en la calle sin poder acceder al edificio municipal, unos ciudadanos a los que hay que agradecer que en todo momento, y a pesar de las circunstancias, supieron guardar las formas y fueron un ejemplo de educación y de paciencia. La profesionalidad del personal municipal y la rapidez de los colaboradores del partido vecinal permitieron recoger todos los datos de contacto de los centenares de asistentes a los que se instó a futuros actos informativos y asambleas que se organizarán desde ULEG, “las que sean necesarias para informar hasta al último de los afectados”.

 

Junto a Unión por Leganés-ULEG estuvieron también presentes en el acto informativo la Asociación de Vecinos de El Carrascal, la Federación Local de Asociaciones de Vecinos y la Asociación de Usuarios de Banca (Ausbanc) que, durante dos horas, se esforzaron por resolver las dudas a todos los allí presentes en un asunto tan complejo y delicado como el de las Participaciones Preferentes.

 

Carlos Delgado, portavoz de ULEG, se dirigió a los asistentes afirmando “que no se trata de un acto político y menos aún partidista. De hecho, en el teatro hay gente de toda ideología e incluso de Alcorcón, Getafe, Móstoles, Madrid o Toledo. Si Unión por Leganés-ULEG ha organizado este acto es por la desidia de las administraciones, como el Ayuntamiento que se lavó las manos dejando desamparados a miles y miles de leganenses. ¿Dónde están los del PPSOE cuando se les necesita? Cuando estos bancos y cajas vendían estos productos venenosos, ellos disfrutaban de sus jugosos sueldos y dietas en sus consejos de administración y asambleas generales“.


Desde Unión por Leganés-ULEG ahondaron en la idea de que son miles de personas los afectadas en Leganés, la mayoría gente mayor, jubilados, que actuaron con buena fe, que depositaron sus ahorros de toda su vida por su relación y confianza en su entidad bancaria, creyendo que su oficina es un aliado y no un enemigo, que su director jamás le engañaría. También insistieron en que hay que ir con la cabeza bien alta, no sentir vergüenza porque habían actuado con buena fe. “Los sinvergüenzas son los que les han engañado a todos ustedes y son los que los defienden y miran para otro lado ante esta estafa, ante este engaño masivo“. Por último, animaron a los asistentes a “unirse, manifestarse y tener conciencia del poder que tienen como consumidores”.

 

Para Delgado “este caso demuestra la catadura moral de las entidades bancarias y de los grandes partidos PSOE-PP que necesitan un ‘fuerte tirón de orejas’ por defender los intereses de los poderes financieros en lugar de defender los intereses del ciudadano”.

 

Movilizaciones y Plataforma de afectados.


Por último, desde Unión por Leganés-ULEG confirman que apoyarán e impulsarán movilizaciones entre los afectados y colaborará con las plataformas que se creen al efecto. De hecho, apuestan “para ganar esta guerra contra los abusos y los engaños de los poderosos” por afrontar este asunto desde una triple vía de acción: a través de movilizaciones, concentraciones y manifestaciones; con una mayor implicación de las administraciones y de los representantes políticos; y por último la acción judicial.