El partido vecinal, con 4 concejales en el Consistorio leganense, en cumplimiento del compromiso adquirido y el plazo máximo marcado por la Plataforma en Defensa de los Servicios Públicos y Contra los Recortes, presentó un programa de gobierno, la distribución de áreas y a Carlos Delgado como candidato. Tal propuesta está en la mesa de los otros dos partidos de la oposición y de las entidades sociales desde hace más de 15 días, sin que se haya presentado enmienda, matiz o alternativa

 

– Desde ULEG se remarca que en este proceso de “no-negociación” (por los obstáculos y evasivas de los otros grupos, en especial el PSOE) llevado a cabo desde el 29 de diciembre de 2012, la única condición sine qua non que se ha puesto encima de la mesa es la exigida por los propios vecinos en las urnas y en la calle y es que Gómez Montoya no volviera a ser alcalde de Leganés. Un Gómez Montoya que aparece finalmente como la propuesta del PSOE como candidato a alcalde 24 horas antes del fin del plazo acordado para la moción.

 

– El partido independiente destaca que una vez más han demostrado con hechos ser una formación “con palabra”, y como se comprometió ante notario no ha ido ni contra la voluntad de los vecinos, ni contra la voluntad de sus votantes.


 

Desde el 29 de diciembre, un día después de que el alcalde Jesús Gómez despidiera a los 39 empleados municipales sin motivos (o por motivos políticos) y que se desbordara el vaso por los atropellos democráticos del alcalde del PP de Leganés, el partido vecinal, con su portavoz y concejal Carlos Delgado como candidato, se ofreció a liderar una moción de censura que garantizara una gestión más eficiente de la ciudad, mejorar la participación y el diálogo con los ciudadanos, el respeto a los trabajadores municipales y la garantía de mantener los servicios públicos y la normalidad política. Este compromiso se ha mantenido hasta hoy, 15 de febrero de 2013, fecha que se fijó como día máximo para la propuesta en firme de moción desde la Plataforma en Defensa de los Servicios Públicos y Contra los Recortes, a la que pertenece el propio PSOE e IU.

 

Moción de censura inviable porque el PSOE nunca lo quiso. ULEG remarca que, “la moción de censura nunca ha sido una realidad, pese a las presiones y huelgas de los trabajadores, pese a masivas manifestaciones con más de 10.000 personas en la calle pidiéndola al unísono…, nunca PSOE e IU han demostrado el mismo compromiso, que ULEG”. El portavoz de ULEG, Carlos Delgado, añade, ¿esto es lo que significa ser de izquierdas? ¿Que cuando un alcalde de los que ellos denominan derecha extrema está actuando en Leganés como Nerón, ellos se lo permiten y miran para otro lado?”.

 

Según Ricardo López, portavoz-adjunto, “PSOE e IU han demostrado tener dos caras, una la que tenían al hablar con los ciudadanos y trabajadores afirmando que pondrían la moción de censura, y la otra, la que decían en sus asambleas donde decían que asociaciones de vecinos y sindicatos no representaban nada, a nadie y no les iban a imponer nada. Hablaban de programa y no les importaba. No quieren gobernar, porque ahora no hay Urbanismo que repartir. No hay compromiso, sólo cálculo partidista”.

 

Excusas y retrasos. Delgado y López señalan que mientras PSOE e IU hablaban de programa de “izquierdas y progresista” como lo más importante, ULEG elaboró ese programa, incluyendo además un organigrama del supuesto futuro gobierno, que en ningún caso tuvo respuesta ni afirmativa ni negativa por ambas formaciones. Han jugado al gato y al ratón. Mientras ULEG propuso a Carlos Delgado como candidato para alcaldía desde un principio, un requisito necesario según la legislación para presentar la moción de censura, PSOE se dedicó a dejar pasar el tiempo y dilatar las negociaciones y su propuesta de candidato, que confirmó hace poco más de un día, sin contar siquiera con el apoyo de todos sus concejales, al tratarse del ex alcalde Rafael Gómez Montoya, al que los ciudadanos castigaron duramente en las elecciones de 2011, perdiendo más de 10.000 votos y tres ediles, hasta los ocho actuales. De hecho, ayer mismo, entre otros, el edil socialista Óscar Oliveira, miembro de la ejecutiva, desveló la guerra interna y desmintió que se hubiera decidido que Montoya fuera candidato.

 

En ULEG se fue transparente desde el principio, haciendo partícipes y protagonistas a las entidades sociales y vecinales. Sí o sí, no podía seguir Jesús Gómez al frente de la alcaldía. El partido independiente cumplió al presentar la moción de censura el día 15 de febrero, pero una vez más los intereses personales y privados, muchos de ellos inconfesables, entre los que mueven el cotarro en el PSOE de Leganés, y la animadversión personal contra Carlos Delgado no ha permitido que se produzca el verdadero cambio político en la ciudad. Ahora, Santiago Llorente (secretario general del PSOE) y Rafael Gómez Montoya (portavoz del grupo socialista) tendrán que dar sus explicaciones de por qué van a permitir que Jesús Gómez siga gobernando esta ciudad pese a los continuos desvaríos, formas autoritarias y despóticas y atentados democráticos hacía los vecinos y hacia la ciudad. “Los trabajadores y los ciudadanos no se merecían que esto se dilatara más en el tiempo y generarles falsas ilusiones y expectativas como hacían desde PSOE e IU. Ahora ha quedado retratado todo el mundo. El tiempo y los ciudadanos juzgarán, ULEG ha cumplido, las asociaciones de vecinos, CC.OO, UGT, los propios trabajadores del ayuntamiento…, saben quién luchó por la moción y quién mareó la perdiz. Ahora toca trabajar, como siempre, con el convencimiento de que los vecinos han tomado nota y que en 2015 ULEG podrá llevar a cabo ese cambio de gobierno real que nos saque del círculo vicioso del PPSOE”, señalan desde ULEG.

 

PSOE quiso hacer alcalde a Carlos Delgado en mayo 2011. ULEG recalca por último que “nunca acudió a ninguna reunión de trabajo ni el secretario general del PSOE ni su portavoz, tampoco fueron a las manifestaciones por el cambio de gobierno, pero a un toque de silbato del alcalde, el “candidato” Gómez Montoya se presentó en los aposentos del alcalde del PP el 5 de febrero para negociar los presupuestos en pleno proceso de negociación de la moción. ¿A quién quieren engañar estos señores? ¿Creen que los vecinos van a perdonar este pacto para taparse sus vergüenzas entre el alcalde y el ex alcalde? Precisamente estos 45 días de “no-negociación” lo que han demostrado es que ni con 15 años, en el sector que controla el PSOE se apoyaría la moción. Tampoco se entiende que el PSOE quisiera hacer alcalde a Carlos Delgado después del 22 de mayo de 2011 y ahora diga que no y prefieran al PP, sin presentar alternativa, ni propuesta alguna, con un acuerdo de gobierno muy generoso encima de la mesa para la formación socialista, que dirigiría 20 áreas de las 27 posibles y tendría garantizado que ningún acuerdo del Ayuntamiento se aprobara sin su consentimiento. Es evidente el pacto nefando de alcalde-ex alcalde contra Leganés. También el sector que tiene secuestrada a la militancia del PSOE de Leganés tendrá que explicar por qué no hay moción. Porque proponer al ex alcalde es reventarla”.