En la demanda presentada por el partido vecinal contra el Ayuntamiento de Leganés por vetar en el orden del día el debate y aprobación de dos mociones de ULEG por las que se pedía la creación de dos comisiones de investigación.

El alcalde usó a la policía municipal para expulsar del pleno a los ediles de ULEG por protestar  por esta decisión unilateral del alcalde de excluir estas mociones del debate.


 

En el recurso contencioso administrativo en protección de los derechos fundamentales presentado por Unión por Leganés-ULEG (4 ediles en el Ayuntamiento) contra la decisión del alcalde de Leganés de censurar del orden del día e impedir el debate y aprobación de dos mociones del grupo independiente por la que solicitaba poner en marcha dos comisiones de investigación que aclararan las presuntas irregularidades detectadas en los pliegos de los contratos relacionados con el mantenimiento de zonas verdes y de la vía pública del municipio, el Ministerio Fiscal, la Fiscalía Provincial, ha dejado patente su parecer en un escrito oficial remitido al juzgado Número 5. El Ministerio Fiscal da la razón a Unión por Leganés-ULEG y considera que se debe estimar su demanda por haberse vulnerado su derecho humano fundamental a la participación política recogido en el artículo 23 de la Constitución.

 

“Escrito fundamental”. Para ULEG, que el Ministerio Fiscal les dé la razón es clave, ya que es la posición jurídica de un órgano que tiene encomendada la defensa de los intereses generales y adelanta en buena medida lo que sentenciará el juez. “El Ministerio Fiscal ha hablado claro y deja en evidencia al alcalde, quien ya no sólo es un violador de derechos fundamentales para ULEG, sino también para un ente que precisamente no actúa a nuestro dictado, como es una Fiscalía Provincial. El alcalde Jesús Gómez pasará a la historia como el político que más ha pisoteado lo derechos humanos en este municipio, evidenciando sus mínimas condiciones para ejercer un cargo en una sociedad democrática. Que toda una Fiscalía reconozca que has violado derechos fundamentales debería ser motivo más que suficiente para que este alcalde coja las maletas y deje de hacer daño a la ciudad y a sus representantes”, afirmó Carlos Delgado, portavoz de ULEG, quien concluyó afirmando que “llevamos meses diciendo que este alcalde es un peligro público, hemos hecho todo lo posible para desalojarle democráticamente del poder y vamos a seguir trabajando para que Leganés se libere de un pirómano político de estas características y apelamos nuevamente al resto de los grupos de la oposición y al propio Partido Popular a que tomen cartas en el asunto, se dejen de intereses partidistas y terminen con esta farsa de alcalde que desde que aterrizó en Leganés tanto daño está haciendo a nuestro municipio”.