La estrategia del alcalde Jesús Gómez y de su gobierno del PP ha quedado al descubierto, ya que no tienen interés en ninguna inversión, sino sólo en querer intoxicar a la ciudadanía dando una falsa imagen de que la Oposición no le deja gobernar. La propia interventora municipal ha alertado de la ilegalidad de la propuesta del alcalde, puesto que no se ha absorbido el remanente negativo de tesorería, necesario para poder acometer este tipo de inversiones

 

 

Leganés, 24 de octubre de 2013


Unión por Leganés-ULEG, 4 ediles en el Ayuntamiento de Leganés, junto a los otros grupos de la Oposición (PSOE e IU) presentaron una propuesta constructiva y en positivo para que Leganés salga de la inacción y de la crispación a la que diariamente la conduce el alcalde del PP, Jesús Gómez. El alcalde, que ha enviado una carta a los vecinos sufragada con dinero público, por la que reclama a los leganenses que opinen y “presionen” a los grupos de la oposición para que le voten su programa electoral, ha hecho alarde, utilizando su propia terminología, de “cobardía política al no aceptar el reto de dar de verdad la voz a los vecinos para que decidan”.

 

Desde ULEG se ha defendido que las prioridades del Ayuntamiento no pasan por endeudarse en otros 22 millones de euros pidiendo un préstamo a la banca, ni pasa por más ladrillo, sino inversión social. “Con cerca de 20.000 desempleados, con familias que no llegan a fin de mes, con cifras alarmantes de desnutrición infantil, con el recorte en becas de comedor o la no financiación de varias vacunas infantiles, no es de recibo que el alcalde y el PP, sólo para cumplir su compromiso ante notario de dimitir si no se hacían unas obras antes del 31 de diciembre y para buscarse la coartada que justifique con victimismo su incapacidad de negociar, gestionar y dirigir Leganés, nos presente como solución pedir un préstamo de 22 millones para cuestiones no prioritarias. Esto es como si una familia que no tiene para comer, acude a una línea de crédito de dinero rápido para poder pagarse una televisión de plasma o un viaje al Caribe”.

 

No obstante, desde ULEG y el resto de la Oposición, para evitar la desquiciada estrategia del alcalde de querer presentarse como un mártir inocente ante los vecinos al que no se le quiere dejar hacer nada y es objeto de una persecución política, presentaron una propuesta de lo más razonable, ya que el propio alcalde la propuso hace algo más de un año para la determinación de su sueldo: que los vecinos, en consulta directa, decidan si creen conveniente pedir un préstamo a los bancos para inversiones y que los propios vecinos decidan sobre esas prioridades en la inversión. Ante esta propuesta en positivo, donde además por parte de ULEG se ha demostrado con los propios informes de la Intervención que es perfectamente legal pedir préstamos para atender necesidades sociales, se ha visto que el alcalde y el PP de Leganés han quedado fuera de juego y desorientados, porque les chafa toda su maniobra de intoxicación y desprestigio mediático que desde hace meses llevan haciendo y preparando.

 

“El alcalde y su equipo han hecho el ridículo, haciendo una vez más gala de su carácter despótico, caciquil y carente genéticamente de capacidad alguna para el diálogo. Hoy tenía una ocasión perfecta y, como tantas otras veces, como en el famoso episodio del pregón, de los encierros, en los plenos o en sus intervenciones en twitter, ha preferido la confrontación, la crispación y la tensión. Además, la interventora municipal ha alertado de la posible ilegalidad de la propuesta gubernamental, ya que para atender a este tipo de operaciones de crédito para acometer inversiones, con carácter previo hay que absorber el remanente negativo que tienen las cuentas del ayuntamiento”. Ante esta importante declaración de la funcionaria municipal y la denuncia de ULEG de que el alcalde sigue en su línea de inventarse cifras y datos económicos y por eso incumple la promesa de hacer una auditoría de las cuentas municipales, el sr. Jesús Gómez Ruiz hizo caso omiso e insistió en sus habituales prácticas dictatoriales, fuera de sí, y manchando la imagen de Leganés.

 

Se adjunta la propuesta presentada y que el concejal de Hacienda se ha negado aceptar y el alcalde ni siquiera ha querido que se debata:

 

Moción de los grupos municipales PSOE, ULEG e IU para la sesión extraordinaria del pleno del 24 de octubre de 2013.


Asunto:

Los vecinos de Leganés decidirán por referéndum vinculante si es necesario solicitar un préstamo bancario de 21.056.810 de euros para acometer inversiones en la ciudad y decidirán el orden de prioridad de esas inversiones

Al amparo del artículo 71.5 en relación con el artículo 74.2 del Reglamento Orgánico Municipal en donde se recoge la fórmula de la inclusión de mociones y puntos en el orden del día en las sesiones extraordinarias por motivo de urgencia, y dado que ha surgido un hecho sobrevenido del que hemos tenido conocimiento en las últimas 24 horas como es la remisión de una carta por parte del alcalde a todos los vecinos de Leganés donde se afirma que “se ha creado una mesa de negociación para llegar a un acuerdo con el resto de Grupos políticos acerca de las inversiones que necesita la ciudad”, y en la que se recoge declaraciones como “me atrevo (vecino) a solicitar tu opinión y, si tienes a bien, tu apoyo a esta propuesta. Y, a tal efecto, te facilito los correos electrónicos y las cuentas de Twitter de Alcaldía y de los cuatros grupos municipales”, los grupos municipales Socialista, Unión por Leganés-ULEG e Izquierda Unida-Los Verdes, someten a la consideración del pleno la siguiente iniciativa:

Saber responder a las verdaderas necesidades y preocupaciones de los ciudadanos supone seguramente la tarea más importante que ha de desempeñar un representante político en una democracia. Y qué mejor manera para saber esas necesidades y preocupaciones que consultar directamente a los ciudadanos cuáles son. En este sentido, la carta del alcalde de Leganés dirigida a los vecinos de Leganés en la que les reclama su opinión y apoyo a una serie de propuestas de inversiones.

Las inversiones propuestas por él, son el “programa de gobierno” del PP que, además, requiere que el ayuntamiento se endeude con los bancos en más de 21 millones de euros (3.500 millones de las antiguas pesetas).

Los grupos políticos que suscribimos esta iniciativa también recogemos en nuestros respectivos programas electorales inversiones en su sentido más amplio, tanto las denominadas “sociales”, como infraestructuras, “obras y edificios”.

Por ello estimamos que es fundamental que los ciudadanos se pronuncien sobre cuestiones tan vitales para la ciudad como la necesidad o no de embarcarse en un nuevo crédito de más de 21 millones de euros o que, si hay un sentir mayoritario a favor de ese préstamo, a qué ha de ser destinado para un mejor beneficio de los vecinos y vecinas.

La situación política del ayuntamiento de Leganés, donde los ciudadanos quisieron que no hubiera ninguna fuerza política hegemónica y que los diferentes partidos se esforzaran en sacar adelante la ciudad llegando a acuerdos y consensos, hace que los grupos políticos que suscribimos este documento mostremos una vez más responsabilidad y no queramos llegar a situaciones límite donde sólo la incapacidad de negociación de alguna de las partes o la imposibilidad de conciliar legítimos intereses ha hecho muy difícil el acuerdo.

 

Por todo ello, y teniendo presente que los intereses de Leganés y de sus vecinos están siempre por encima de los intereses de los partidos políticos y de los gobernantes por muy legítimos y bienintencionados que estos sean, presentamos al pleno los siguientes  

 Acuerdos:

El ayuntamiento de Leganés elevará al Consejo de Ministros la propuesta de que se celebre en Leganés un referéndum vinculante con todas las garantías legales por el que los vecinos, una vez tengan conocimiento a través de un certificado oficial de la Intervención Municipal que acredite y/o compare la deuda existente a junio de 2011 con la existente hasta la fecha y con la información que en igualdad de condiciones a la disfrutada por la alcaldía puedan aportar los 4 grupos políticos del pleno para manifestar su posicionamiento, decidirán directamente dos asuntos de capital importancia:

1.- Si el pueblo de Leganés considera que es necesario solicitar un préstamo bancario de 21.056.810 de euros para acometer inversiones en la ciudad.

2.- En caso de que el pueblo de Leganés decida mayoritariamente a favor de pedir ese crédito, las inversiones se priorizarían igualmente en función del número de votos obtenido para cada inversión, que quedaría detallada de manera específica tanto en la descripción de la misma, como del importe que aproximadamente supondría. El listado de posibles inversiones no sería inferior a 20 ni superior a 50, pudiendo cada uno de los 4 grupos políticos proponer 10 y 10 el propio gobierno municipal.