A pesar de la abstención del PP, salió adelante en el pleno por el voto favorable del resto de grupos del pleno muncipal, la propuesta de Unión por Leganés-ULEG. La iniciativa, defendida por el edil de ULEG, Antonio Almagro, remarcó que “los problemas de carácter social no deben ser “delegados” al buen hacer de ONG’s u otras entidades que con su mejor voluntad intente aportar ciertas soluciones. Al contrario, debería ser prácticamente una obligación una mayor implicación del Ayuntamiento y poner sus recursos humanos, económicos y conocimientos técnicos de los servicios sociales en marcha, así como una mejor coordinación con estas asociaciones colaboradoras”

 

 


Leganés, 04 de noviembre de 2013


Unión por Leganés-ULEG, 4 ediles en el Ayuntamiento de Leganés, sacó adelante en el último pleno su propuesta para que el municipio pusiera en marcha un Fondo Municipal de ayuda a personas y familias de Leganés. Desde el partido vecinal se hizo hincapié una vez más en que las prioridades del Ayuntamiento no pasan por endeudarse en otros 22 millones de euros pidiendo un préstamo a la banca, ni pasa por más ladrillo, sino por inversión social. “Con cerca de 20.000 parados, con familias en graves apuros, con la brutal subida que el PP va a imponer en Leganés en las escuelas infantiles y en casa de niños…, es inaceptable que el alcalde, sólo por los caprichos notariales del alcalde de dimitir si no se hacían unas obras faraónicas antes del 31 de diciembre y para buscarse la coartada que justifique con victimismo su incapacidad para dirigir Leganés, nos presente como solución pedir un préstamo de 22 millones para lo no prioritario y, en cambio, se abstenga y busque excusas para no sumarse a la propuesta de ULEG de crear un fondo de ayuda a los leganenses más necesitados”.

 

Se adjunta el contenido íntegro de la moción.

 

España tiene, hoy por hoy, una economía muy vulnerable. El modelo de falso crecimiento de los últimos años sustentado en el consumo y en la construcción ilimitada está totalmente agotado, a lo que hay que sumarle décadas de destrucción paulatina de nuestra industria, de nuestra agricultura, de la ganadería y de la pesca, e incluso el hecho de haber renunciado a nuestra independencia energética, aumentando la dependencia del petróleo, hacen que nuestra nación esté sumergida en una profunda y continuada crisis de la que será complicado salir, al menos a corto plazo.

 

Por otro lado, la presente crisis económica ha sido también la causa de que muchas personas pierdan su empleo y, por tanto, el modo de sustentar a sus familias. Leganés es igualmente una ciudad donde la crisis ha golpeado con fuerza y las consecuencias son evidentes: más de 19.000 desempleados, familias en riesgo de exclusión social, embargos de inmuebles por no poder hacer frente a las deudas, familias incapaces de hacer frente al pago de escuelas infantiles, comedores escolares, matrículas universitarias, vacunación de bebés, y así un largo etcétera ante los continuos recortes y subidas de precios propuestas por el Gobierno de la Nación y de la Comunidad de Madrid. Una situación que debería obligar a nuestro ayuntamiento a replantearse y reconvertir su función como administración para ofrecer un servicio al ciudadano acorde a la situación económica y social actual. Hoy, más que nunca, el papel de los servicios sociales es fundamental. Sin embargo, los problemas de carácter social no deben ser “delegados” al buen hacer de ONG’s u otras entidades que con su mejor voluntad intente aportar ciertas soluciones. Al contrario, debería ser prácticamente una obligación una mayor implicación del Ayuntamiento y poner sus recursos humanos, económicos y conocimientos técnicos de los servicios sociales en marcha, así como una mejor coordinación con estas asociaciones colaboradoras.

 

Para Unión por Leganés-ULEG la situación es crítica, hasta tal punto de que en un país desarrollado como España, y en pleno siglo XXI, existe un importante número de la población a la que no se puede garantizar y tener cubiertas necesidades básicas y primarias como la alimentación, medicamentos, educación, vestimenta, un techo donde vivir, asearse o descansar. Por este motivo, siempre hemos considerado que el Ayuntamiento de Leganés “invirtiera” en dar solución o ayudar a paliar estos problemas, y más cuando nos consta que en la actualidad desde la delegación de Asuntos Sociales existe una partida destinada a ayuda de emergencia, pero que, por diversos motivos, normalmente de naturaleza “burocrática” nunca ha llegado a agotarse. No es la primera ocasión que desde nuestro grupo hacemos hincapié en este delicado tema, solicitando la creación de un “Fondo Municipal de Ayuda a personas y familias de Leganés más desfavorecidas o en riesgo de exclusión”, así como destinar una partida presupuestaria destinada a ayudas directas económicas para hacer frente al coste de la vivienda, ya sea como pago de parte del alquiler o de la hipoteca, la financiación de medicamentos, vacunas y gastos farmacéuticos, libros de texto, comedores y material escolar o el aprobado proyecto de crear un banco de alimentos, tal y como también han propuesto otros grupos políticos de la Corporación.

 

En Unión por Leganés-ULEG consideramos que el Ayuntamiento de Leganés debe dar respuesta a los ciudadanos y que cuestiones tan importantes como los temas sociales no pueden “delegarse” en la práctica únicamente en ONG’s o entidades similares. Queremos además dejar claro que en ningún caso estaríamos hablando de beneficencia o caridad gratuita sino todo lo contrario, de dignificar y dar solución a los problemas reales durante los 365 días del año. Igualmente, consideramos que es necesario dignificar este tipo de servicios, realizar campañas de concienciación, colaboración e implicación dirigidas a la población de Leganés.

Por lo anteriormente expuesto, el Grupo Municipal Unión por Leganés-ULEG presenta al pleno la siguiente moción:

 

El Ayuntamiento de Leganés pondrá en marcha un “Fondo Municipal de Ayuda a Personas y Familias de Leganés desfavorecidas”:

 

– Comprometiéndose a eliminar trabas burocráticas, unificar los criterios técnicos y tomar las medidas necesarias para agilizar la gestión y que las ayudas de emergencia lleguen al mayor número de personas, para así dar una rápida y efectiva respuesta a las situaciones de necesidad que puedan presentarse.

– Creando una partida presupuestaria específica para la puesta en marcha de esta iniciativa e involucrando a todas las concejalías y otras asociaciones del municipio para su desarrollo efectivo.

– Realizando una campaña de concienciación y colaboración, implicando a la población, a las asociaciones empresariales y comerciales, pymes, pequeños comercios y grandes superficies y/o centros educativos, entre otros.