El propio PP en un comunicado oficial cifró en 13.500 euros los que cada año donaría el alcalde de Leganés a Cáritas. Hasta la fecha, sólo hay constancia de un cheque de 1.500 euros correspondiente a 2012, con lo que, a final de este año, ya se adeudaría a Cáritas 25.500 euros (2012 y 2013). Se desconoce si ha entregado alguna otra cantidad en 2013, aunque en ningún caso sería de 25.500 euros, por lo que seguiría incumpliendo.

 

En el pleno celebrado se evidenció cómo el alcalde ha estado continuamente mintiendo a todos los ediles y a los vecinos, demostrando su fariseísmo político. Cuando se quedó sin excusas, terminó aludiendo de forma victimista a problemas económicos familiares, en un hombre que gana cerca de 100.000 €/año. ¿Qué podrían decir los 20.000 desempleados de Leganés, los que cobran 426 € de prestación, esa inmensa mayoría que no llega ni a mileurista o a los que se les está obligando a trabajar por 219€ para no perder la prestación del paro? Da vergüenza ajena”, señalan desde ULEG.

 

 

Leganés, 06 de noviembre de 2013

Unión por Leganés-ULEG, 4 ediles en el Ayuntamiento de Leganés, anima públicamente a todos los vecinos y a los medios de comunicación a que vean el pleno del Ayuntamiento de Leganés celebrado el jueves pasado, en concreto los minutos relacionados con la moción en la que se instaba al alcalde a que cumpliera su compromiso con Cáritas (13.500 euros para el año 2012 y otros 13.500 para 2013 y siguientes) para ver hasta qué punto puede llegar el cinismo de una persona, en este caso, el alcalde de Leganés. En el mismo, se puede corroborar que el alcalde ha faltado a sus compromisos con Cáritas, incumpliendo las cifras y los pagos. En 2012 el cheque entregado por el alcalde a Cáritas fue de 1.500 € y en 2013 se desconoce, aunque el sr. Gómez Ruiz dio a entender que algo ha dado, pero en ningún caso esos 13.500 o al menos no hasta la fecha del pleno. “Ojalá en próximas fechas nos reboce los pagos, quizá herido en su conciencia por los 25.500 euros de deuda (moral y política) acumulada, y demuestre que ha cumplido. No vale con cumplimientos parciales o sucedáneos de donaciones para salir del paso y de la vergüenza propia y ajena. Debe pagar 25.500, la suma de lo que debe del año pasado y lo de este”.


Para el partido vecinal, “oír como excusas de manera sucesiva que era una cuestión privada, luego que él había cumplido y que con su palabra bastaba y terminar diciendo, una vez desmontada una a una todas sus coartadas, que no había pagado a Cáritas por la muerte de un ser querido y de las dificultades económicas que sufre un hombre que gana cerca de 100.000 euros al año, sólo provocan desazón y pena. Pena por Leganés, por tener al frente a un representante público así, y desazón por ver a alguien tan absolutamente ajeno de la realidad y que tanto daño se está haciendo a sí mismo”.


Desde ULEG se recuerda que nadie puso un “puñal en el pecho” al alcalde para que en un pleno dijera y se comprometiera públicamente, para contrarrestar con un golpe de efecto las críticas por sus 4 remuneraciones-sueldos, que lo que cobraba en la Asamblea de Madrid, tres cuartas partes para ser exactos, lo iba a donar a Cáritas.


El portavoz de ULEG, Carlos Delgado, señala de forma irónica que “no se le vio al alcalde muy obligado ni molesto por la intromisión en su privacidad en sus paseos por todo tipo de platós, como en Telemadrid, y primeras planas de periódicos nacionales como La Razón o el ABC, contando su “generosa” iniciativa”. En la misma línea, desde el partido independiente se insiste, en que en que no se le notó a D. Jesús Gómez muy forzado ni enfadado por la vulneración de su intimidad en la imagen que el fotógrafo del ayuntamiento tomó del cheque que el alcalde entregaba a Cáritas un 28 de diciembre, horas antes de mandar al paro a 39 trabajadores municipales. Imagen y comentarios difundidos, suponemos que sin su consentimiento, por los medios municipales. Así, señalan ”no nos constan comunicados o notas de prensa ni del Ayuntamiento de Leganés ni del PP, reclamando y exigiendo a los medios que no publicaran la donación a Cáritas, apelando a que respetaran la “vida privada” del alcalde”.

En definitiva, concluyen desde la formación vecinal “es tanta la vergüenza ajena que vivimos en el pleno y que seguimos sufriendo que no vamos a hacer más leña del árbol caído, sólo poner encima de la mesa, una vez más y con pruebas concluyentes, que al faltar con su compromiso con Cáritas no solo mintió al pleno y a los vecinos, sino que demostró su fariseísmo integral, pisoteando los más elementales valores cristianos, si es que los tiene. ¿Qué esperar de un alcalde que miente en algo tan sensible como la ayuda a los más necesitados y que, ya sin salida, se tiene que excusar en plan victimista en problemas económicos y familiares para desviar su flagrante incumplimiento?: NADA”.