En el acta notarial aportada por Unión por Leganés-ULEG se anticipa que la empresa “Iluminaciones Ximénez” se iba a quedar con un determinado contrato. El acta notarial es de fecha 9 de octubre de 2013, cuando ni siquiera se había iniciado por la edil de Obras el procedimiento (que fue el 17 de octubre) ni existían los pliegos de condiciones y demás documentos necesarios, que fueron llevados a la comisión plenaria de contratación el 11 de noviembre. La adjudicación definitiva se aprobó el 10 de diciembre en una sesión de la Junta de Gobierno extraordinaria y urgente.


Todo el proceso de este expediente 138/2013 está plagado de irregularidades encaminadas a cambalachear y teledirigir el resultado. A pesar de las advertencias realizadas por ULEG y de que la propia comisión de contratación informó desfavorablemente, el gobierno del PP se empeñó en llevarlo adelante.


Carlos Delgado: “Si quiere el PP que vayamos a los juzgados a denunciar los presuntos delitos, iremos encantados con el acta notarial debajo del brazo, aunque antes lo que ha de hacer de inmediato es cesar a la edil de Obras”.




Leganés, 16 de diciembre de 2013

 

El presidente y portavoz de Unión por Leganés-ULEG, 4 ediles en el Ayuntamiento de Leganés, Carlos Delgado, ha ofrecido esta mañana una rueda de prensa para explicar con detalle y con un amplio dossier el amaño producido en el “Alquiler y montaje del alumbrado decorativo navideño 2013 en el municipio de Leganés”. La prueba evidente de la corruptela se acredita en un documento público, en un acta notarial, de fecha 9 de octubre, donde el portavoz de ULEG anticipó el ganador de un concurso aún por celebrar y del que ni siquiera había pliego de condiciones. Se adivinó que “Iluminaciones Ximénez” sería la triunfadora y beneficiaria del dinero público (unos 72.000 euros) destinado al alquiler y montaje de las luces de navidad”.

 

“No soy Rappel, ni tengo dotes para conocer el futuro. La probabilidad de acertar quién va a ganar un concurso cuando ni siquiera hay pliegos ni se ha puesto en marcha ningún procedimiento es de una contra 100.000 trillones. La probabilidad de acertar un pleno al 15 en la quiniela es de una contra 14 millones. Si sabíamos a quién le iban a dar este contrato es porque era vox populi y un secreto a voces dentro de la empresa y del ayuntamiento que las instrucciones políticas se daban para que no hubiera ninguna duda: ha de ganar “Ximenez” y cuando salga el concurso será para ellos”, explica Carlos Delgado. Precisamente para asegurar el resultado prepararon todo un escenario e hicieron todas las maquinaciones posibles para que no hubiera sorpresas, empezando por llevarse este contrato de Festejos a Obras, fraccionando el mismo para que fuera “controlado” por la secretaria general del PP, Beatriz Tejero. Tanto es así, que pese a invitarse a 10 empresas (curiosamente la mayoría de Puente Genil), al final sólo se presentara una, la ganadora. Otro episodio esperpéntico fue ver al apoderado de la empresa dirigirse a los miembros de la mesa y comisión de contratación exigir a los presentes que “cuándo iba a firmar lo suyo y con quién más había que hablar”, cuando aún no había terminado el proceso.

 

A esta monumental estafa a la confianza de los ciudadanos y crimen hasta para los defensores de la más laxa ética política, se suman más chapuzas y comportamientos garbanceros, como que una calle no incluida en el pliego para ser iluminada (la calle Butarque) termine siéndolo por indicación o “amigotazo” de un famoso afiliado del PP o que se hayan instalado las luces antes de firmar el contrato, sin permiso de la policía ni de los propietarios de los inmuebles/fachadas/balcones/tuberías a donde van enganchadas o que, poniendo en riesgo la seguridad de todos, se desconozca si hay certificados de instalación o de inspección o trámites realizados ante la Dirección General de Industria…

 

Delgado se pregunta “¿si esta edil de Obras y este Gobierno son capaces de salpicarse de este modo tan grave por un contrato de 72.000 euros, qué no estarán siendo capaces en contratos como el de mantenimiento de vía pública o el de zonas verdes o la megaobra de 8 millones de euros de Emsule? Toda la gestión del PP de Leganés está teñida de sospecha, muchas de las contrataciones ya están o paralizadas por los propios técnicos que las frenaron ante las denuncias de ULEG o ya están siendo investigadas judicialmente. Es más, este propio expediente fue informado desfavorablemente por la comisión plenaria de contratación y el portavoz de ULEG advirtió en reiteradas ocasiones del tufo a proceso teledirigido y corruptela que tenía.

 

Respecto a este mayúsculo escándalo, desde el partido vecinal únicamente piden al PP y al alcalde Jesús Gómez que apliquen la misma vara de medir que utilizaban cuando, con toda justicia, pillaron en idéntico renuncio a los anteriores gobernantes. En aquella ocasión, octubre de 2009, reclamaron “la dimisión de la edil responsable, de los cargos de confianza de la edil y del alcalde si se empeñaba en mantenerlos en sus puestos”, y tacharon todo el proceso como “farsa, trajes a medida, tomadura de pelo, pantomima, y que la administración no estaba para amañar procesos y colocar y favorecer a amigos y clientes”.

 

Desde ULEG concluyeron: “ahora querrán matar al mensajero y tapar como sea este escándalo, porque nos tememos que el sr. Jesús Gómez Ruiz sufrió una radical metamorfosis en cuanto cogió el bastón, ya que lo que antes eran amaños, cuchipandas, fraudes, estafas, mamandurrias y sinvergonzadas del PSOE-IU, han dejado automáticamente de serlo por la divina obra y gracia de que quienes ahora cometen todo eso son él y los suyos: el PP”.