El propio gobierno del PP de Leganés es el responsable de la tala de los árboles de la expiscina Solagua y lo ha ocultado a los vecinos

 

El partido vecinal Unión por Leganés-ULEG, tras innumerables trabas, ha accedido al expediente y ha comprobado que fue la dirección de la Obra, es decir, el propio gobierno municipal quien marcó con spray los árboles a talar. Muchos de ellos estaban sanos. La empresa se limitó a cumplir órdenes y por eso no se la puede castigar. Quien merece castigo es el gobierno y se quiere ir de rositas

.

El alcalde está metido en el escándalo hasta la médula. Ha querido tapar con una farsa de proceso sancionador premeditadamente mal planteado y cerrado en falso y a escondidas el 29 de abril de 2013 que fue una nueva actuación chapucera (si queremos interpretarlo de la manera más favorable) de la concejalía de Obras la que provocó la muerte de estos árboles. Ante el hecho objetivo de que el 12 de noviembre de 2012 se acabó con más de 20 árboles sanos, nos encontramos con la desvergüenza de que a 11 de febrero de 2014 nadie es responsable de lo que pasó.



Leganés, 11 de febrero de 2014


El gobierno (PP) del Ayuntamiento de Leganés es el único responsable de la tala el 12 de noviembre de 2012 de más de una veintena de árboles sanos en el entorno de la expiscina Solagua y así se deduce del expediente al que después de innumerables obstáculos ha tenido acceso ULEG. Este es el único y exclusivo motivo por el que, desde que se produjo el atentado ecológico, el alcalde, la edil de Obras y todo el equipo de Gobierno hayan estado dando largas, escondiendo el expediente, mintiendo a los vecinos públicamente y falseando la realidad en cada pleno municipal en el que el partido independiente les requería información.

 

El expediente deja claro varias cosas:

 

1) La dirección de la obra ordenó que se procediera a talar los árboles, que el propio ayuntamiento había marcado con spray para identificar los “talables” de los árboles sanos. Durante meses, muchos árboles sanos seguían pintados.

 

2) Que se comenzó a talar los árboles (12 de noviembre de 2012) antes del inicio oficial de la obra (15 de noviembre). Se paró la tala el 13 de noviembre después de “recibir un correo electrónico”.

 

3) Que el alcalde inicia el expediente sancionador esgrimiendo una Ley no aplicable al caso, la Ley 8/2005 de Protección y Fomento del arbolado Urbano. Y no es aplicable porque los árboles están ubicados en suelo no urbano.

 

4) Que desde el 29 de abril de 2013, fecha en la que se decreta por el alcalde el archivo y sobreseimiento de esta tala, el sr. Jesús Gómez Ruiz no sólo ocultó esta decisión, sino que no ha movido ni un solo papel para perseguir y castigar este hecho objetivamente punible por las múltiples normas que sí son aplicables, como reconoce la propia instructora del expediente, como la Ordenanza de Medio Ambiente o la Ordenanza por el Civismo. Por no citar los artículos 1902 o 1903 del Código Civil.

 

5) Desde abril de 2013 se ocultó a ULEG y a los vecinos qué pasaba con el expediente y qué se estaba haciendo. Lo único que se descubrió, y fue por una investigación del propio partido vecinal, es que en verano de 2013 se le había pagado a la empresa, y con “propina” por sus servicios.

 

“Los documentos y los hechos hablan por sí solos: el alcalde y su mano derecha y autora de la mayoría de actuaciones chapuceras o irregulares de este ayuntamiento, la edil de Obras y secretaria general del PP de Leganés, Beatriz Tejero, han mentido reiteradamente a los vecinos. Ni se podía, ni se quería castigar a la empresa porque en realidad no tenía verdadera culpa, toda la culpa es de los responsables políticos del PP de Leganés, quienes han urdido toda una chapuza de expediente y una red de mentiras y obstáculos para que los vecinos no supieran la verdad, tapar el escándalo y no salgan a la luz los verdaderos culpables. Se han salvado los muebles a la empresa porque intuimos que se quieren salvar los muebles a la edil Tejero o a algún cargo de confianza, en un proceso donde todo huele fatal”, denuncian desde ULEG.

 

 

“Los intereses económicos de este gobierno, su impericia, su torpeza, sus mentiras, negligencias…, están saliendo muy caras a Leganés. A eso se suma su absoluta desfachatez, como cuando en el último pleno la propia edil de Obras confesaba que “díganme una empresa y lo les daré obras” o cuando desde el gobierno se justificaron diciendo que no se podía castigar a la empresa y reconocían que había barra libre para acabar con los árboles ubicados en suelo no urbano porque “había un vacío legal”. Vacío legal no, lo que está este PP de Leganés es vacío de vergüenza, de ética y de respeto a las normas, y lleno de ineptitud e incompetencia” finalizan desde ULEG, quienes anticipan que llevarán una iniciativa al pleno de febrero para que se depuren responsabilidades y se ponga todo el expediente en conocimiento de la Justicia.

By |febrero 11th, 2014|Categories: Últimas noticias|0 Comments