El 7 de febrero hubo un consejo de Administración de EMSULE por el que se desistió del procedimiento para una obra de más de 8 millones de euros en la que precisamente el sr. Recuenco ocultó que el 29 de enero ya se había pronunciado el Tribunal Administrativo de la Contratación Pública en contra de los pliegos de esa convocatoria. “Si miente y oculta información tan sensible en algo que antes o después iba a saltar a la luz, qué no estará haciendo en todos los asuntos de Urbanismo, algunos tan turbios como los que lleva a pleno con los expedientes incompletos o con papeles que van apareciendo sobre la marcha. La Ley y el gobierno de Leganés están divorciados y brilla por su ausencia cualquier atisbo de transparencia”, afirman desde el partido independiente.

 

El partido vecinal insiste en que EMSULE se ha convertido en un turbio y clandestino chiringuito del PP, pero sobre todo del edil de Urbanismo, presidente de esta Empresa Municipal del Suelo. P.ej., se ha descubierto que  EMSULE se gastó 6000 euros de dinero público en comilonas en un solo restaurante o que se está regando con el dinero de todos a determinada prensa como el periódico Al Cabo de la Calle, propiedad de un constructor al que le gusta “aconsejar” a los alcaldes.

 

Desde EMSULE se llevan varios meses impidiendo a los consejeros de administración y ediles de ULEG Carlos Delgado y Ricardo López acceder a los libros de contabilidad, a las facturas y a diversa documentación a la que tienen derecho. “¿Qué ocultan? ¿Qué pasa en esa empresa? ¿Qué chanchullos habría?”


 

Leganés, 12 de febrero de 2014


Unión por Leganés-ULEG ha podido comprobar que con fecha 29 de enero de 2014 (y notificado a las partes un día después) el Tribunal Administrativo de la Contratación Pública de la Comunidad de Madrid acordó estimar el recurso presentado por el Colegio de Arquitectos de la Comunidad de Madrid por el que se pedía anular por ilegales los pliegos que EMSULE había aprobado en su consejo de Administración con los votos en contra de los consejeros de ULEG y PSOE y a favor del PP e IU, pliegos y convocatoria por la que se ponía en marcha una obra superior a 8 millones de euros. Este hecho tan trascendental fue dolosamente ocultado por el presidente de EMSULE y edil de Urbanismo, Miguel Ángel Recuenco, en la sesión del consejo de Administración de EMSULE celebrado el día 7 de febrero, donde precisamente el primer punto del orden del día era desistir del procedimiento para la redacción del proyecto y ejecución de tal obra.

 

Se da la circunstancia añadida de que en fechas anteriores muy recientes, en el 27 de enero de 2013, se celebró un Consejo de Administración por el que los consejeros del PP, gracias a la abstención de IU, rechazaban con prepotencia y sin ninguna argumentación el recurso de reposición presentado por los consejeros de ULEG y PSOE por el que se pedía la anulación de esos pliegos por, entre otras, idénticas razones a las esgrimidas por el Colegio de Arquitectos.


El presidente de EMSULE engaña al consejo de Administración de la empresa. Desde el partido vecinal critican el comportamiento del presidente de EMSULE. “No sólo es desleal, marrullero y bellaco con el Consejo de Administración, sino con todos los vecinos de Leganés a los que ha engañado, ocultado información básica y jugado con sus expectativas. Sabía que lo que hacía era ilegal, se le avisó lealmente, hizo de su capa un sayo y tuvo que venir un Tribunal administrativo a frenar su fechoría. Lo más bochornoso es que el sr. Recuenco en el consejo del 7 de febrero justificó la marcha atrás porque “habían hecho un ejercicio de reflexión en el gobierno y no querían judicializar la cuestión”, ocultando que ya se le había notificado a EMSULE que sus pliegos eran ilegales por resolución del Tribunal Administrativo de la Contratación Pública de la Comunidad de Madrid”.

 

Desde Unión por Leganés-ULEG se exige la inmediata dimisión del presidente de EMSULE o que el alcalde le cese de todos sus cargos y se anuncia que se iniciarán los trámites que sean oportunos para que se celebre una Junta General de Accionistas de EMSULE para exigir responsabilidades y que estos actos se pongan en conocimiento de la Justicia para que persiga unos hechos, como así lo piensan desde el partido vecinal, que podrían ser delictivos.


Facturas y libros de contabilidad ocultos. Desde el partido vecinal se volvió a recordar que EMSULE se ha convertido en un nido de opacidad, chapuzas, despilfarros, pagos de favores e irregularidades permanentes por obra y gracia de su presidente, a la sazón edil de Urbanismo y abogado (“ejerciente”) vinculado a los negocios del ladrillo, Miguel Ángel Recuenco. Esta empresa pública, perteneciente al 100 % al ayuntamiento de Leganés, cuyos consejeros son ediles, está manejándose como un cortijo. “Llevamos meses reclamando los libros de contabilidad, que nos muestren las facturas, qué se está contratando, a quién y por qué, y desde que descubrimos que sólo en un restaurante y en solo un año se habían gastado 6.000 euros en comilonas, se cerró todo viso de transparencia y todo lo que se hace en EMSULE tiene el tufo de lo clandestino, desde el pago de miles de euros en publicidad institucional a la prensa para silenciar los estropicios de la gestión, hasta los intentos de abonar a constructoras millones de euros para liquidar unas obras que se han disparado sospechosamente de lo presupuestado o el torpedear los consejos de Administración para evitar todo control y supervisión”, comentan desde ULEG, partido que cuenta con dos consejeros de administración a quienes se les niega continuamente la información, se les impide debatir asuntos en los consejos de Administración y que sufren los caprichos y veleidades del presidente, cuando tiene a bien convocar algún consejo.