El fallo, que es firme y ante el que no cabe recurso, da la razón íntegramente al partido vecinal y a su portavoz, Carlos Delgado, declarando expresamente que se vulneró el derecho fundamental de participación política de ULEG al vetarle de manera arbitraria y discriminatoria dos iniciativas.

 

Esta sentencia confirma todas las denuncias del partido vecinal contra el autoritarismo y las ilegalidades permanentes del alcalde, se reclama al PP Nacional y al Regional para que liberen a Leganés de este dictador, quien con sus continuos y graves escándalos está poniendo en riesgo la convivencia democrática en Leganés, como sucedió en el pleno pasado, donde el alcalde, en un comportamiento más propio del nazismo, desalojó por la fuerza, una vez más, a los ediles de ULEG que cumplían con su legítima labor de Oposición al destapar la enésima fechoría del Sr. Gómez Ruiz.


Leganés, 3 de junio de 2014

 

Las barbaridades e ilegalidades cotidianas del alcalde han sido condenadas con un duro varapalo por la Justicia. En una sentencia notificada ayer, el Tribunal Superior de Justicia de Madrid dictamina por unanimidad que el alcalde de Leganés conculcó el derecho fundamental a la participación política de los concejales de Unión por Leganés al vetar e impedirles arbitrariamente el defender en un pleno municipal dos mociones por las que se pedía la creación de sendas comisiones de investigación para aclarar las irregularidades en los pliegos del mantenimiento de las zonas verdes y de la vía pública. Contratos millonarios teñidos de todo tipo de sospecha como así se ha confirmado, ya que un año después ninguno de los dos contratos tiene aún adjudicatario.

 

Imprescindible y necesaria dimisión del alcalde.

Exigimos la inmediata dimisión del alcalde Jesús Gómez, un violador de derechos fundamentales, un dictador que actúa arbitrariamente, abusa de su poder y que persigue hasta un grado enfermizo a nuestro portavoz, Carlos Delgado, quien en todos los plenos municipales termina expulsado de los plenos y maltratado en sus derechos por destapar las corruptelas, irregularidades y tropelías de un alcalde que sólo debería serlo en un ayuntamiento de algún régimen totalitario donde se violan sistemáticamente derechos humanos, es decir, donde se encuentre con personas que, como él, defiendan el trabajo infantil, que la educación no es un derecho, que la seguridad social es una reliquia del colectivismo a extinguir, que sugiere la visita de cabezas rapadas a las casetas de fiestas de los partidos de la Oposición o donde se denigre, machaque y persiga a todo el que proteste frente al régimen de terror, despotismo y arbitrariedad“, explican desde el partido vecinal Unión por Leganés-ULEG, que cuenta con 4 ediles en el Ayuntamiento y quienes son víctimas y sufren todo tipo de actuaciones del alcalde, Jesús Gómez, más propias de sistemas nazis o estalinistas que de una democracia: expulsiones de los plenos usando a la policía municipal en claro abuso de poder, censura de iniciativas, retirada del micro en las intervenciones, difamaciones…

 

Victoria de gran valor simbólico.

“Nos sentimos muy satisfechos de la sentencia porque confirma lo que denunciamos desde hace meses: el alcalde es un cobarde dictador acostumbrado a saltarse la ley, a machacar a los demás y a abusar de su poder, como todo político acomplejado e incompetente. Supone toda una victoria personal porque, mientras el alcalde se sirve del dinero público y de los abogados del ayuntamiento para defender sus despotismos y sus gamberradas políticas, ULEG acude a los juzgados a defender a los leganenses con nuestro portavoz Carlos Delgado como abogado, quien ha dado una severa lección de humildad, profesionalidad y rigor jurídico, derrotando una vez más al alcalde Jesús Gómez y a todo su “equipo”, ya sea en el ámbito político, como en el judicial.

 

Todo el PP es responsable de mantener a un violador de derechos.

Ya que ni PSOE ni IU quieren llevar a cabo la moción de censura contra este alcalde deslegitimado por su nefasta gestión, se apela al PP Nacional o Regional para que pongan coto al sr. Jesús Gómez y liberen a Leganés de la pesadilla que representa un ser enfermo de odio, de paranoias políticas, inepto gestor y sistemático violador de la Ley y de los derechos fundamentales. Por otra parte, se hace también responsable a todos y cada uno de los ediles del PP de Leganés y a sus cargos de confianza de todas las fechorías políticas que perpetra el alcalde, ya que por acción u omisión impulsan o permiten que un tirano de este calibre, ya condenado por sentencia firme como violador de derechos, siga al frente del Ayuntamiento destrozando a diario la imagen de la institución y poniendo en serio peligro la convivencia en la ciudad fomentando un clima permanente de crispación engendrador de violencia.

 

Un alcalde bajo continua sospecha y escándalo.

ULEG también recuerda que a esta violación de los derechos constitucionales, se suman muchas otras acciones inaceptables y tiránicas del sr. Gómez Ruiz, como dedicar peinetas a los vecinos, grabar desde el balcón consistorial, inventarse escraches como Bartolín se inventó un secuestro de ETA, insultar y arremeter contra todo el mundo por las redes sociales, perseguir a quien le haga frente aireando todo tipo de infundios y ensoñaciones que solo están en su imaginación, montar cazas de brujas contra los cuerpos policiales y funcionarios, pagar ilegalmente su campaña electoral, boicotear y no convocar comisiones de investigación aprobadas hace dos años, chantajear a la prensa crítica con la publicidad institucional… Por no mencionar la espada de Damocles que se cierne sobre su cabeza por el “caso Nóminas”, donde el Juzgado de Instrucción nº 5 investiga la presunta comisión de los delitos de prevaricación y malversación del alcalde por abonar durante meses, a pesar de los reparos suspensivos efectuados por la Intervención, las millonarias nóminas de unos directores generales.