Propuestas de Resolución del G.M. Unión por Leganés-ULEG. Debate del Estado del Municipio 2014.

A continuación detallamos las tres propuestas de resolución del grupo municipal Unión por Leganés-ULEG presentadas en el Debate del Estado del Municipio:


 


PROPUESTA DE RESOLUCIÓN DEL GRUPO MUNICIPAL DE UNIÓN POR LEGANÉS –ULEG, PARA DINAMIZAR LA ECONOMÍA LOCAL.

Uno de los objetivos para un gobierno, ya sea a nivel nacional, autonómico o local, debe ser dinamizar la economía para conseguir crecimiento y prosperidad. Sin embargo, en los últimos años, la gestión se ha basado en todo lo contrario, tomando medidas y decisiones de gestión basadas en la austeridad, el incremento de la presión fiscal y la falta de inversión puesto que esta se consideraba un gasto.

En Unión por Leganés – ULEG consideramos que la dinamización de la economía debe venir del apoyo al sector empresarial y el aumento de la inversión. Para ello, es necesario convertir nuestro municipio en un foco de atracción para empresas, industrias, comercios, etc. Así, y aunque los ayuntamientos no seamos administraciones competentes en materia de empleo, es cierto que podemos tomar medidas efectivas como aliviar la presión fiscal con el objetivo de facilitar la implantación de nuevas empresas y también para evitar la fuga de las que actualmente están instaladas en la localidad. Sin embargo, a lo largo de la presente legislatura en Leganés, los pasos han ido encaminados hacia todo lo contrario. Por ejemplo, la presión fiscal ha aumentado, como en el caso del IBI industrial o en el caso de nuestros polígonos industriales y zonas empresariales hemos observado su paulatino y generalizado deterioro, en lugar de conservarlos y potenciarlos.

En línea con lo anterior, y con el objetivo de dinamizar la economía, nuestro grupo municipal apuesta por realizar inversiones sin olvidar una vocación social. El modelo del “ladrillo” o de la “burbuja inmobiliaria”, responsables de la actual situación de crisis, está agotado y debemos intentar no caer en los mismos errores de construir por construir. Por eso, apostamos por no invertir en instalaciones o infraestructuras faraónicas y sí por mantener o conservar lo existente, renovando los barrios más antiguos para adaptarlos y modernizarlos a las necesidades del actual siglo XXI. Las viviendas, como las personas, han ido envejeciendo en barrios como La Fortuna, San Nicasio, Los Santos, Las Batallas, Las Vírgenes, Los Descubridores, Los Escritores, Las Vírgenes, etc., y con la situación económica actual es muy complicado que los vecinos o sus comunidades de propietarios se puedan plantear inversiones para renovar sus inmuebles. Por este motivo, hemos propuesto un plan de ayudas económicas que financiaran en un porcentaje y facilitara la inversión en instalación de ascensores, la eliminación de barreras arquitectónicas, la rehabilitación de fachadas y cubiertas o la adaptación de la vivienda para personas con movilidad reducida. Este proyecto, además de generar ingresos para las administraciones, entre ellas la local mediante el pago de tributos: IVA, ICIO, etc.; o el pago tasas por ocupación temporal o de utilización de vía pública, garantizaría desde un punto de vista social, beneficios evidentes para los ciudadanos que no tendrían que abandonar su hogar porque les garantizaría una razonable autonomía personal en sus viviendas y sus barrios de siempre. Por otro lado, estas viviendas serían atractivas para facilitar la llegada de nuevos vecinos que revitalizarían la vida de los barrios y evitaría las desigualdades entre distintas zonas de la ciudad.

Para ello desde UNIÓN POR LEGANÉS – ULEG, se propone las siguientes medidas:

 

– Ayudas y bonificaciones en la confección de las próximas tasas fiscales que amortigüen la subida del IBI de los locales comerciales y amortigüen la actual carga fiscal.

– Que la bonificación del 50% de la tasa de RSI para locales con actividades inocuas y menos de 50 m2 se aumente al menos hasta los 100m2.

– Supresión la tasa de la licencia de apertura.

-Aumentar la difusión de los programas de formación, estudiando cuales son las carencias formativas de los demandantes de empleo.

– Potenciar el Consejo Económico y Social como foro de encuentro diálogo y consenso del tejido social, empresarial, etc.

– Plan de rehabilitación de los polígonos industriales más deteriorados y gestión directa del mantenimiento por parte del ayuntamiento, reordenando la política actual centrada en las entidades de conservación.

– Plan municipal de ayudas económicas para la financiación de inversiones destinadas a la rehabilitación de fachadas, instalación de ascensores y eliminación de barreras arquitectónicas en edificios de más de 35 años de los barrios más antiguos de Leganés.



PROPUESTA DE RESOLUCIÓN DEL GRUPO MUNICIPAL DE UNIÓN POR LEGANÉS –ULEG, PARA IMPULSAR LA PARTICIPACIÓN CIUDADANA EN LEGANÉS Y LOS VECINOS SE SIENTAN PROTAGONISTAS EN LA ACCIÓN POLÍTICA DE SU AYUNTAMIENTO.

 

Hemos comprobado como en los últimos años las administraciones han ido retrocediendo cada vez más en sus prácticas de participación ciudadana. Así, cada vez nos encontramos con que los gestores políticos gobiernan de “espaldas al ciudadano”, esto es, sin escucharles, sin atender sus reivindicaciones, sus peticiones, sus necesidades o sus problemas y sin tomar decisiones sobre las mismas ni poner en valor el interés general por encima de otras cuestiones. Esta censurable manera de gobernar, donde la participación ciudadana se limita únicamente a acudir a las urnas cada cuatro años, ha contribuido a aumentar la distancia entre los ciudadanos y sus representantes políticos, generando desconfianza y críticas justificadas al sistema, a las instituciones o a las formaciones políticas.

 

En línea con lo anterior, los ayuntamientos continúan siendo los más cercanos al ciudadano, a pesar de los continuos ataques y recortes de competencias sufridos en la última reforma de la administración local, y por ello deberían tener como obligación el conocer, tomar determinaciones, defender, atender y cooperar con sus vecinos y las asociaciones ciudadanas, empresariales, culturales, juveniles, de familias, de salud, de inmigración, de discapacidad, de mujer…, las ONG’s, los centros educativos, los sindicatos, los clubes deportivos, y en general todas las entidades sociales del municipio. Porque los gobernantes no pueden ser un grupo cerrado, alejado de la realidad, aislado o inaccesible, sino que deben retroalimentarse de las sensibilidades y necesidades de los ciudadanos. Hay que generar una normalidad en la participación ciudadana para, por un lado, seguir creciendo y mejorando la ciudad y por otro, disfrutar sanamente de una ciudadanía reivindicativa, formada y comprometida con el futuro del municipio. Crear un sentimiento de pertenencia a la ciudad que solo se consigue cuando el vecino se siente copartícipe de la gestión diaria y se siente respaldado y comparte las decisiones que los gestores toman sobre su ciudad. Así, es como desde Unión por Leganés – ULEG creemos en la participación se proponen las siguientes líneas de actuación:

 

         Potenciar los mecanismos directos de consultas vecinales para la codecisión en actuaciones estratégicas para la ciudad. Por ejemplo en las inversiones económicas prioritarias o para la creación de nuevas infraestructuras o instalaciones municipales.

         Dotar de un contenido real, atractivo y participativo a las Juntas de Distrito, descentralizando la gestión y realizando una gestión “personalizada” en función de las necesidades de cada distrito.

         Convirtiendo los consejos sectoriales y al Consejo Económico y Social en verdaderos órganos donde debatir, reflexionar y convertirlos en fuentes autorizadas y legitimadas para la toma de decisiones o realización de informes para el gobierno municipal y cada una de sus áreas.

         En la misma línea, se potenciarán unos presupuestos participativos y consensuados y no por imposición de la mayoría puntual de un gobierno de turno. Para ello es necesario una mayor transparencia, el acceso a la información (cuenta general, estado de ingresos y gastos, liquidación presupuestaria…) sin manipulación ni medias verdades, así como la simplificación del modelo actual presupuestario para una mejor comprensión por parte del ciudadano.

         Mejorando los recursos tecnológicos y telemáticos. Por ejemplo, haciendo de la web institucional un canal de colaboración y participación ciudadana. Así, se publicarán todas las actas de Junta de Gobierno Local, el presupuesto vigente anual, las convocatorias, bases y resultados de las pruebas de las oposiciones públicas, el orden y listado de la bolsa de empleo del Ayuntamiento, los pliegos de condiciones de cada una de las concejalías y delegaciones, los contratos menores y forma de contratación, etc., (sin menoscabo del cumplimiento de la Ley Orgánica de Protección de Datos). Además, los ciudadanos y entidades sociales podrán comunicarse directamente a través de su ordenador con las distintas delegaciones municipales, con el objetivo de simplificar trámites burocráticos y estableciendo un canal de comunicación más rápido y directo para poder comunicar sus ideas, proyectos, quejas o necesidades. Un servicio que se unirá a otros que existen en la actualidad como el 010, el SAC Móvil, el Servicio de Atención al Ciudadano, al Consumidor o al Contribuyente, las consultas urbanísticas o de industrias, etc.

         Compromiso de respuesta rápida y efectiva desde la administración al ciudadano. Reduciendo los plazos y tiempos de espera, así como evitar casos o actuaciones derivadas del “silencio administrativo”.

         Desarrollando el Reglamento de Participación Ciudadana para regular los ruegos y las preguntas del público asistente en sesiones plenarias sobre temas concretos de interés municipal, para permitir la asistencia a las comisiones de los representantes de las asociaciones vecinales, regular los consejos sectoriales, las iniciativas populares, etc.

–     Colaborando estrechamente con las asociaciones vecinales en los barrios y con las comunidades de propietarios de las zonas afectadas para la toma de decisiones, elaboración de proyectos y realización de obras de renovación, mantenimiento o rehabilitación por parte del Ayuntamiento, EMSULE o las empresas contratadas por ambas para tales fines.

 


PROPUESTA DE RESOLUCIÓN DEL GRUPO MUNICIPAL DE UNIÓN POR LEGANÉS –ULEG, PARA PROTEGER A LA INFANCIA, MEDIANTE POLÍTICAS EDUCATIVAS Y DE APOYO A LAS FAMILIAS MÁS DESFAVORECIDAS DE NUESTRO MUNICIPIO.


El artículo 39 de nuestra Constitución comienza diciendo en su punto primero: “Los poderes públicos asegurarán la protección social, económica y jurídica de la familia” y finaliza en su punto tercero diciendo: “Los niños gozarán de la protección prevista en los acuerdos internacionales que velen por sus derechos”.

En la misma línea, la Declaración de Derechos del Niño de 1959, de Naciones Unidas, uno de los documentos más importantes de justicia social tras la Declaración de Derechos Humanos, proclama la dignidad de las personas y en su preámbulo comienza diciendo: “Considerando que la humanidad debe al niño lo mejor que pueda darle (…)”.

Nuestro país atraviesa tiempos de dificultades económicos. Tiempos en los que, al contrario de lo que se está haciendo en Europa y España o siguiendo recomendaciones de instituciones como el FMI, hay que trabajar más que nunca y hacer hincapié en evitar las desigualdades económicas y sociales y proteger especialmente a los sectores más desfavorecido e indefensos, como ocurre en el caso de la infancia.

Existen multitud de estudios, datos estadísticos o informes que alertan del aumento de pobreza extrema en nuestro país y muchos que detallan los problemas de alimentación de los niños en edad escolar.

Es triste convivir con imágenes de personas que buscan en la basura, que únicamente pueden ofrecer a sus familias una única comida al día, que acuden a comedores sociales para poder garantizarse una alimentación, etc. Igualmente, en el caso de los niños, nos encontramos con casos de familias que no pueden permitirse el alto coste de una vacuna por no “financiarse por la Seguridad Social”, que han sufrido los recortes en las ayudas al comedor, casos de malnutrición infantil, familias que no pueden hacer frente al pago de libros de texto u otros donde no pueden permitirse matricular a sus hijos en una escuela infantil de primer ciclo por el alto coste de estas.

    Leganés no es ajeno a esta situación, las injusticias y las diferencias sociales y económicas han aumentado, y mucho. Sirva como ejemplo los casos concretos referidos a infancia y educación. Así, mientras las familias con niños en educación infantil privada-concertada reciben una ayuda económica de la administración regional, el “cheque-guardería”, en cambio en el caso de las escuelas infantiles públicas nos encontramos con una disparatada subida de precios, o que se ha recortado la oferta de los ciclos de los centros más demandados en Leganés. ¿Alguien cree que existe libertad de elección en la educación cuando se favorece y se empuja a los padres hacia el sector privado en detrimento del público?

Las administraciones estatal, regional o local y sus respectivos gobiernos han fomentado la desigualdad social en función capacidad económica de las familias. La realidad es innegable, y el fracaso absoluto. Tenemos una obligación como ayuntamiento de colaborar para revocar esta situación y terminar con las desigualdades sociales y económicas, así como paliar el sufrimiento de las familias más desfavorecidas. Esa es la línea de trabajo que proponemos en Unión por Leganés – ULEG, que queremos centrar en especial en la protección de la infancia y su educación con medidas como:

         Las tasas municipales no pueden provocar una discriminación para coartar el derecho a elegir la educación infantil pública ni el acceso a esta. Por eso, es necesario que las familias que eligen la educación infantil pública tengan becas como las tienen los que eligen de la privada (cheque-guardería). Por lo que es necesario que el Ayuntamiento de Leganés provea un sistema de becas para la educación infantil mientras la administración regional no equipare la educación infantil pública y la privada-concertada respecto a la concesión de ayudas económicas.

         Las escuelas infantiles públicas con más demanda y con el modelo educativo de 0-6, no pueden reducir su oferta en los niveles más demandados de tal modo que haga peligrar su viabilidad. Los padres tienen derecho a elegir el modelo educativo y el centro al que van a ir sus hijos respetando las opciones de preferencia que estos manifiesten en su solicitud.

         Se debe luchar contra la malnutrición infantil y garantizar el derecho a una alimentación suficiente de nuestros niños. En periodo estival, los comedores escolares deben seguir funcionando para dar servicio a aquellos menores que así lo requieran. La potenciación de campamentos infantiles en algún centro de educación infantil, daría no solo respuesta a esta necesidad básica, sino que también lo haría en un ambiente lúdico y educativo para el niño.

         Los impuestos municipales no pueden ser un lastre para aquellas familias que no disponen de recursos suficientes para cubrir sus necesidades básicas. No es suficiente con que esas familias puedan aplazar el pago de los impuestos, ya que esto puede ser un mayor lastre. La administración debe bonificar, incluso con el 100% los impuestos municipales, como lo están haciendo otros municipios cercanos, para las familias económicamente más desfavorecidas.

         Desde las delegaciones de Asuntos Sociales y Educación se debe trabajar aún más para garantizar la protección y ayudas a los niños más desfavorecidos y a sus familias, garantizando sus necesidades básicas y sanitarias (medicinas, vacunación…) así como el acceso a una educación desde sus primeros años de vida, por citar algún ejemplo.

By |julio 2nd, 2014|Categories: Últimas noticias|0 Comments