17 polica

Convertir Leganés en una ciudad más segura para vivir es el objeto de la decimoséptima propuesta del partido vecinal Unión por Leganés-ULEG. Algo que pasa en primer lugar por normalizar la situación actual y poner fin al caos que el actual gobierno ha implantado en los servicios de policía local, bomberos y protección civil de Leganés. Vicente Gordillo encabeza esta propuesta semanal dentro de la campaña “Ilusiónate con un nuevo Leganés” donde destaca la creación de una policía urbanística, un cuerpo de “serenos”, una brigada verde contra los comportamientos incívicos y la potenciación de la prevención y de políticas de concienciación e integración.

 


Leganés, 11 de marzo de 2015

 

Poco más de 10 semanas para las elecciones municipales y ULEG continúa marcando la diferencia respecto a otras formaciones con discursos biensonantes pero vacíos de contenido ofreciendo una alternativa sólida basada en propuestas realistas, concretas y realizables. Esta semana la propuesta 17ª se centra en la seguridad ciudadana.

 

“La seguridad ciudadana es una de las cuestiones que más preocupa en Leganés. No se reduce únicamente a la subjetividad de sentirse o no seguros, a la tranquilidad de ser o no víctimas de hechos criminales o delictivos, sino a temas como regular la convivencia, el medio ambiente, el uso de espacios públicos, la seguridad vial…, donde la coordinación de los cuerpos de seguridad, la implicación y participación del ciudadano, la prevención y la previsión jugarán un papel esencial en una buena gestión municipal”.

 

          Policía de barrio, más cerca y más cercana: nuestra policía local ha de integrarse y ser “uno más”, estar a pie de calle, conocer a los vecinos, a los comerciantes, a los hosteleros, a personas en situaciones desfavorecidas especiales (violencia de género, ancianos que viven solos, menores en riesgo, absentismo escolar, acoso escolar etc.), visitar colegios, vigilar el cumplimiento de la normativa vigente sobre horarios comerciales, de eliminación residuos, respeto al medio ambiente o las infracciones o abusos urbanísiticos. Además, muchos de los problemas pueden resolverse a nivel de barrio, contando con la colaboración del tejido social y vecinal.

 

          Una ordenanza de terrazas que facilite la convivencia ciudadana. La actual ordenanza no satisface a nadie y crea malestar. Se modificará con el mayor consenso posible entre vecinos y hosteleros para garantizar la libertad de negocio y pero también evitar molestias a los ciudadanos.

 

          Patrullas en barrios las 24 horas y vigilancia nocturna. La policía deben situarse en los puntos conflictivos de la ciudad e incidir especialmente en las zonas de ocio y copas, acontecimientos de gran afluencia de público o durante las fiestas populares. A veces no es cuestión de más efectivos sino de ubicarlos en el lugar apropiado. Asimismo, se estudiará la puesta en marcha de un cuerpo municipal que actualice al siglo XXI la figura del sereno para colaborar en la vigilancia nocturna.

 

          La prevención para no reaccionar tan sólo “a posteriori”: Potenciaremos programas contra toxicomanías y alcoholismo para los más jóvenes en colaboración con entidades, organismos y asociaciones de la ciudad. Asimismo se realizarán campañas de integración social y de concienciación en los colegios e institutos con el objetivo de enseñar a los niños a no discriminar por razones de sexo, raza, religión, de orientación o identidad sexual o de nacionalidad. Para dichas campañas se creará un equipo de trabajo permanente formado por un psicólogo, un agente especializado en violencia domestica e intervención de menores y un asistente social.

 

          Lucha contra el tráfico de drogas y los pequeños hurtos. ULEG ha sido especialmente tajante con los locales y bares “tapadera” de nuestro municipio donde se trapichea con droga. Controlaremos especialmente el consumo y venta de estupefacientes en nuestras calles y plazas o en las cercanías a los centros educativos del municipio.

 

          Por unos cuerpos de seguridad dignos. Dotaremos a nuestra policía local, bomberos y protección civil de los recursos humanos y materiales necesarios para un óptimo servicio público. Episodios como la carencia de vehículos (motos y coches) para patrullar la ciudad no pueden volver a repetirse. También reclamaremos al Ministerio de Interior más efectivos de Policía Nacional para Leganés.

 

          Reordenaremos el servicio de extinción de incendios de Leganés y la cadena de mandos de nuestros bomberos. Reabriremos su aula didáctica para la realización de talleres y conferencias dirigidas a escolares y otras entidades sobre prevención y actuación en caso de incendio.

 

          Reestructurar y un plan de formación de voluntarios de Protección Civil. Impulsaremos la creación de un puesto permanente en el Parque Polvoranca los fines de semana. La sección de bicicletas vigilará nuestros carriles-bici y apoyará a la brigada verde los parques y zonas verdes de la ciudad.

 

          Crearemos una Brigada Verde. Incluida dentro de la policía local encargada de velar y salvaguardar nuestra ciudad y su entorno natural y sancionar comportamientos incívicos o contrarios a la conservación medioambiental de Leganés.

 

          Un foro de seguridad que funcione de verdad. Una herramienta de trabajo para coordinar entre sí todos los organismos y cuerpos de seguridad de la ciudad. En línea con lo anterior, desarrollaremos un nuevo plan de contingencias y situaciones de emergencia con un protocolo de actuación para casos como accidentes de tráfico, ferroviarios, explosiones, fuegos, inundaciones, etc.

 

          Una comisión de tráfico abierta a la participación. Entidades y cualquier persona podrán explicar y tomar decisiones junto a los técnicos municipales sobre propuestas o críticas en temas de seguridad vial, ordenación del tráfico, etc,

 

          Dignificar el servicio integral de atención a la violencia de género. En ULEG nos preocupa que durante meses se haya eliminado de la cartera de servicios el apoyo y asesoramiento a las víctimas de violencia de género, que no se les atienda correctamente o no puedan tramitar su denuncia. Queremos un servicio que se preste tal y como establece el propio convenio con la Comunidad de Madrid, que señala que para atender a las personas maltratadas deben existir de forma permanente tres profesionales: psicólogo, trabajador social y abogado. Además, incluiremos la figura del policía especializado en protocolos de atención y asesoramiento a las víctimas de género.