Los consejeros del partido independiente de Unión por Leganés-ULEG ultiman una denuncia penal por presunto delito societario (administración desleal) contra los consejeros del PP y los del PSOE (salvo los que no fueron) que aprobaron sendos pliegos de condiciones en el consejo de administración de la Empresa Municipal del Suelo (EMSULE) celebrado la semana pasada.

”Resulta escandaloso además de irresponsable que se dilapide este dinero público a dos meses de las elecciones, hipotecando al próximo gobierno municipal, cuando ni siquiera el suelo donde se construirían esos pisos es de EMSULE, cuando aún hay 50 pisos sin vender de la empresa pública de anteriores promociones, no existe ningún estudio que justifique la necesidad y tipología de construcción de vivienda pública y hay centenares de pisos vacíos en manos de los bancos de la localidad. ¿Por qué estas prisas para tirar el dinero de los vecinos? ¿Por qué ahora? ¿Por qué consejeros del PSOE se ausentaron del Consejo y los otros votaron lo contrario a lo hecho hasta que el sr. Gómez Montoya perdió las primarias? ¿Tiene relación con Legatec y el caso Facturas este pacto contra natura únicamente con el ladrillo de por medio?”, denuncian los consejeros y ediles de ULEG, Carlos Delgado y Ricardo López.

Al igual que se han hecho famosos los aeropuertos sin aviones o las autopistas de peaje sin vehículos que las transiten, Leganés será famoso por aprobar a través de EMSULE, donde el ayuntamiento es el único accionista y los consejeros son concejales, sendos pliegos de condiciones para la redacción de proyectos para la construcción de dos edificios en el PP6 de Solagua, en un suelo que ni siquiera es de EMSULE. Cada uno de los proyectos tiene un precio de licitación de 72.479 euros, con los que se tiene previsto construir 80 viviendas en la parcela 18.1 y 60 pisos en la parcela 18.2, junto a locales, trasteros y garajes. Se da la rara circunstancia de que estamos a dos meses de las elecciones municipales, por lo que se hipoteca deprisa y corriendo y a “golpe de dibujos” a la próxima corporación, cuando hay cerca de 50 pisos públicos de la propia EMSULE que siguen sin venderse después de 2 años a la venta y a pesar de reiteradas campañas de publicidad, cuando hay centenares de pisos vacíos en manos de los bancos de la localidad, se carece de todo estudio que justifique la necesidad de este tipo de vivienda y cuando ni siquiera el suelo está a disposición de la empresa pública.

Presunto delito de administración desleal. Los consejeros de ULEG ya advirtieron en el Consejo de Administración celebrado la semana pasada que “estábamos ante una auténtica irresponsabilidad y que se estaba derrochando dinero de todos los vecinos para fines más que inexplicables, turbios, cuando además surge de un pacto entre PP y PSOE donde el ladrillo es la única razón y que ha roto por la mitad a los socialistas, donde la mitad de sus consejeros ni acudieron al Consejo. ¿Qué sucios intereses están detrás de todo esto? ¿Por qué se quiere hipotecar de manera tan burda el futuro del ayuntamiento? ¿Por qué siempre aparece en estas jugadas el sr. Recuenco, edil de Urbanismo, presidente de EMSULE y aspirante a candidato del PP de Leganés? ”.