En los juzgados de instrucción de Leganés ya ha sido presentada la denuncia por la actuación del edil Luis Martín de la Sierra (PSOE) en la contratación de la Ópera Carmen celebrada en La Cubierta el 12 de diciembre de 2015 y que supuso a las arcas municipales un desembolso no inferior a 38.000 euros: una factura de 20.000 € cargada a Festejos y otra de 18.000 € a Cultura.

Denuncia-LMSLeganés, 29 de marzo de 2016. Los seis ediles de ULEG han registrado un documento escrito donde denuncian y ponen en conocimiento del juez tanto la facturación doble (posible fraccionamiento para sortear la Ley de Contratos) por la que se financió con dinero público un evento privado donde se pusieron a la venta en edificios municipales entradas de hasta 50€ por parte de la promotora Guadaleventos, como el que se abonaran 18.000 euros a La Cubierta, recinto donde se celebró la ópera, cuando según el pleito de condiciones que rige la concesión administrativa del coso el ayuntamiento tiene derecho a un uso gratuito del mismo 14 veces al año. Unos hechos que podrían incardinarse en los tipos penales de prevaricación y/o malversación y que ya han supuesto que el Pleno del ayuntamiento reprobara al edil e instara al alcalde a su cese.

Factura de La Cubierta, el colmo de la chapuza. Desde ULEG se traslada al juez un modus operandi que también se habría repetido en los últimos Carnavales (otros 13.300€): mediante un supuesto camuflaje de las facturas, donde ni siquiera se hace el esfuerzo de cuantificar los diferentes conceptos, se termina pagando Facturaal concesionario lo que no debería suponer coste alguno para el ayuntamiento. “Gratis es gratis”, señala el edil y portavoz de ULEG, Carlos Delgado, quien añade “ya estamos hartos de los enjuagues y tiras y aflojas entre La Cubierta y el PP-PSOE, muñidores de la construcción de esta instalación. Es hora de acabar con ese sinsentido de que un derecho a usar la plaza gratuitamente 14 días al año suponga en la práctica pagar al dueño de La Cubierta cerca de 300.000€ año por una “letra pequeña” nada transparente”.

Una vez más, ULEG demuestra que llega hasta el fondo de los asuntos, se enfrenta de verdad a las corruptelas y no se limita “al toreo de salón, de Plenos en este caso”, siendo el único partido, como sucedió con el pleito por los ilegales directores generales o en otras ocasiones por la injusta tasa de basura o por pelotazos urbanísticos, que en defensa de los intereses vecinales y del patrimonio público acude si es preciso a la Justicia. “Es la diferencia entre hacer una oposición de verdad, seria y experimentada que gana apoyos en cada cita con las urnas y una oposición de opereta al estilo Carmen”.