El partido vecinal independiente presentará una propuesta para cambiar el rumbo de limagea ciudad y sacar de su zona de confort al gobierno y a los otros partidos de la Oposición. Reproducimos el artículo del concejal y portavoz de ULEG, Carlos Delgado Pulido, publicado hoy en uleg.blogspot.com

 

Leganés, 16 de mayo de 2016. Estamos en los albores del primer año de mandato del alcalde “socialista” Santiago Llorente y este es un breve resumen de su gestión:

-Sin ideas, rumbo ni proyecto. No ha aprobado las ordenanzas fiscales y no ha presentado siquiera un proyecto de presupuestos municipales.

-Tiene en completa parálisis las empresas municipales de LGMedios y EMSULE. También están empantanados y teñidos de sospecha proyectos como el PP4 o Legatec.

-Ha pisoteado su programa electoral. Ha multiplicado por dos el número de directores generales, en realidad cargos de confianza B, e insiste en incumplir la sentencia judicial que determinó su ilegalidad. De municipalizar servicios públicos ni hablemos. Está privatizándolos.

-Incapaz de llegar a acuerdos para garantizar una estabilidad real en la ciudad. Sólo el “pacto del pesebre” alcanzado con el PP en julio del año pasado para el alpiste bipartidista en forma de nóminas, liberaciones y cargos de confianza.

-Hipotecado interna y externamente. El oscurantismo es absoluto en la relaciones del ayuntamiento con las contratas municipales (no ha convocado ni una de las mesas aprobadas por el Pleno), con Parquesur o con La Cubierta.

-Los trabajadores municipales, hartos de su falta de palabra.
Llevan varios meses mostrando su malestar con el caos y la incompetencia existente en el área de Recursos Humanos. Incluso con sus protestas provocaron que el alcalde suspendiera el último Pleno.

-Las entidades vecinales han perdido la paciencia. La Federación criticó muy duramente el borrador de presupuestos planteado por el gobierno y la asociación de vecinos de San Nicasio se ha mostrado muy beligerante por la cerrazón del alcalde a todo lo relacionado con la piscina Solagua. Es más, también han protestado por la retirada de pancartas donde la asociación planteaba legítimas reivindicaciones.

-El Ayuntamiento de Leganés se ha convertido en un gran cortijo donde reina el favoritismo y el clientelismo. Ya sea en el acceso a cargos directivos, a jefaturas en la administración o incluso a cuestiones como la instalación de carpas en lugares como la Fuente Honda. Caso aparte la retahíla de familiares y miembros de PSIU que copan las empresas municipales o las comilonas y excursiones a costa del contribuyente.

-Se está protegiendo y amparando el transfuguismo. Con un vergonzoso trato privilegiado (lujoso despacho, prebendas y parabienes de todo tipo) a quien ha traicionado a los votantes y a la voluntad política emanada en las urnas, con el único objeto de atornillarse a la poltrona a cualquier coste y a toda costa.

-Tras una máscara de afabilidad, tono cordial y no romper un plato, el alcalde está instalado como un general Custer en la bandera del NO, salvo que sea para su tropa. Sin ir más lejos, en el último Pleno ya manifestó su inexistente sintonía con las propuestas de la Unión de Empresarios de Leganés (UNELE), ya fuera la creación de una empresa pública de promoción económica, la rehabilitación de polígonos industriales o la revisión del plan general.

– Leganés funciona por la inercia de 1500 trabajadores públicos y 190 millones de euros anuales de presupuesto. Sin gestión y sin liderazgo político se acumulan los problemas en el más básico mantenimiento de la ciudad, cada vez más sucia, con goteras en los pabellones deportivos…

Populismo, pan y circo.
En este escenario, el alcalde, al más puro estilo Pujol, ha encontrado en abrazarse a la bandera del Lega y al populismo más cañí (viaje a Benidorm para fotografiarse con los mayores o resucitar La Plaza), la fórmula de ir tirando: la nómina para él y los suyos le cae cada mes, está neutralizada una moción de censura mientras el tránsfuga siga con el acta, se garantiza la reelección como candidato porque en el PSOE no se hacen primarias donde hay alcalde…

¿Hay modelo de ciudad? No.

¿Hay liderazgo político? No.

¿Hay proyecto? No.

¿Hay intención de hacer política con mayúsculas? No.

¿Hay posibilidad de cambiar este estado de cosas? No.

Bueno, desde ULEG nos resistimos a que esto siga así hasta mayo de 2019. Porque como ULEG sí tiene modelo de ciudad, hay liderazgo político y cuenta con un proyecto sólido, honrado y eficaz, vamos a hacer todo lo que esté en nuestra mano para sacar al gobierno, pero también a los acomodados partidos de la oposición (PP y Leganemos) de su actual zona de confort.

Leganés no puede sufrir otros 4 años de parálisis, de intrigas palaciegas, de jugadores de chica de mus, de irresponsabilidad con lo público. Leganés lanzó un claro mensaje en las urnas el pasado 24 de mayo. Y quien quiera oírlo que lo oiga. ULEG moverá ficha.