imageSe trata de un evento con ánimo de lucro y “amparado” por el Ayuntamiento de Leganés. La empresa organizadora cobrará entrada, venderá bebidas, cortará calles, ocupará suelo público y se servirá de los servicios públicos totalmente gratis.

 

El concejal de Cultura y Festejos,  Luis Martín de la Sierra suscribió un contrato con la empresa organizadora sin la firma de ningún funcionario, dio la autorización al evento que se celebrará este sábado 18 a una empresa con solvencia económica “dudosa” y que no ha presentado el seguro de responsabilidad civil para dicho evento.

 

Leganés, 16 de junio de 2016. Llueve sobre mojado en la siempre polémica y chapucera gestión del edil del Cultura y Festejos, Luis Martín de la Sierra, ya implicado en el “Caso Carmen” denunciado en los juzgados. En esta ocasión, Unión por Leganés-ULEG pone en duda la seguridad del evento denominado “Holifun” cuya celebración se trasladó del 4 de junio a este 18 de junio.

 

Una irregularidad tras otra. El Concejal de Festejos junto con el director de la empresa organizadora, Factoría Siete SL, presentó este evento el pasado 18 de mayo, sin embargo, el primer documento que consta en el propio ayuntamiento sobre este acto es del 23 de mayo, ¡cinco días después de la presentación oficial a los medios!

 

Existen muchas las lagunas alrededor de este evento,  una “fiesta” que comenzará a las 19 horas y constará de una carrera de 4 km, en la que se arrojarán polvos de colores y posteriormente habrá actuaciones de Dj´s, hasta la 1 de la madrugada. Es curioso la ligereza con la que se actúa respecto al número de máximo de participantes y el aforo del recinto del concierto (hasta 8.000 personas). En palabras del Concejal de Unión por Leganés – ULEG, Carlos Aranzana: “es uno de los expedientes más pobres que jamás he visto en la administración, algo que me pone el vello de punta considerando la gran afluencia de público que se espera. Sorprende cómo los documentos que supuestamente la empresa ha entregado no tienen si quiera registro de entrada”.

 

Ni seguro ni plan de autoprotección con el visto bueno. El plan de autoprotección es tan exiguo y tan general que no indica ni el aforo, ni el número de miembros encargados de la seguridad, ni el número de personal sanitario, reduce los vehículos sanitarios a una única ambulancia y ni siquiera el plan de autoprotección está aprobado por técnicos municipales. ¿Cómo puede el concejal Martín de la Sierra autorizar un evento como este sin la cobertura de un seguro de la empresa? Esto va más allá de la temeridad, es una pura irresponsabilidad. La empresa organizadora sólo ha aportado un certificado que indica que la póliza de responsabilidad civil de la empresa se encuentra en proceso de emisión, la aseguradora con quien contratan es Caser, con una cobertura de sólo 600.000 €, que además especifica  que ni cubre ni conciertos ni pruebas deportivas.

 

Por tanto,  ante cualquier posible eventualidad sería el propio Ayuntamiento de Leganés quien tendría que hacer frente a la misma con sus seguros. “Así contratar con este gobierno (PSIU+tránsfuga) es un “chollazo”: los beneficios se los lleva la empresa, pero los riesgos y problemas son para el Ayuntamiento de Leganés”, indican en ULEG.

 

Continuo blanqueamiento del expediente. Desde que Unión por Leganés – ULEG consiguió la copia del expediente, el pasado 2 de junio, conforme han pasado los días, han ido apareciendo nuevos documentos que, por la importancia de los mismos, deberían haber estado para la celebración inicialmente prevista para el 4 de junio . Es decir, que después de su suspensión es cuando conforme hemos pedido documentación se han ido añadiendo al expediente. ¿Chapuza o temeridad?

 

Queda claro que hay un afán de completar sobre la marcha un expediente muy deficiente tratando de solventar los puntos que ULEG señaló en la moción en la que reprobaba la gestión del concejal al saltarse todos los procesos administrativos. Una moción que no se sustanció porque el alcalde ha decidido suspender cada Pleno que se celebre o hacerlo a puerta cerrada como las reuniones del “Club Bilderberg”.
Desde el Ayuntamiento se mintió. Si a poco más de 72 horas del comienzo del montaje del evento se dijo que se trasladaba la fecha del mismo por la “posible celebración del ascenso del Lega”, lo que realmente figura en el expediente es que fue la propia empresa la que solicitó el cambio de fecha sin indicar motivo alguno. Curiosamente este documento fechado el 31 de mayo tampoco estaba en la copia que nos facilitaron el 2 de junio.
¿Un trato de favor? Y es que unido a todo esto hay que añadir cómo el Concejal de Cultura y Festejos Luis Martín de la Sierra, corta calles, moviliza a Policía Local y Protección Civil y cede un espacio público a una empresa que se va a lucrar por este evento y que no abona ningún canon o tasa al consistorio. Algo inaudito si tenemos en cuenta cómo los hosteleros con sus permisos en regla abonan una tasa por tener terraza o los feriantes y vendedores ambulantes pagan su tasa al consistorio por ocupar un espacio público. No debemos olvidar que para este sábado la Delegación de Seguridad Ciudadana tendrá que hacer frente a un sobreesfuerzo puesto que el evento coincide con posibles actos de la campaña electoral que se puedan desarrollar en el municipio, actos por las fiestas de San Juan y las fiestas de La Fortuna. De hecho, el área de Planificación Económica ha valorado el coste “en especie” en 1.500 € que, por supuesto, la empresa no pagará.

 
Contrato sin firma de funcionario. Por último, el 14 de junio el concejal Luis Martín de la Sierra firmó con la empresa el contrato del evento, sin que conste que ningún jurídico de este Ayuntamiento avalara y visara el mismo. Nos preguntamos si este modus operandi del Sr. Concejal es ortodoxo y de haber participado en el contrato algún jurídico habría puesto reparos al conocer que la empresa organizadora del evento no ha aportado un seguro y que, pese a tener obligación, lleva sin presentar las cuentas desde 2012, hecho por el que el Registro Mercantil le ha cerrado la hoja registral.

 

“Esta bien que en Leganés se celebren todo tipo de eventos, pero sería deseable que nos tomemos muy en serio los requisitos técnicos y de seguridad.  Si a pesar de todo lo denunciado se desarrollara este evento, esperemos que todo transcurra bien y no haya ningún problema para no tener que lamentar nada después. Pero con lo que ocurrió en el “Caso Madrid Arena” debemos ser muy puntillosos y escrupulosos en la organización de cualquier macroeventos que albergue a miles y miles de asistentes. La gente va a divertirse y no presta atención a todas estas cuestiones, pero esa es nuestra obligación. La prevención y la seguridad están por encima de todo”.