imageEl partido vecinal insta a Santiago Llorente a que, si no quiere malversar, pague con su dinero sus aventuras judiciales como recurrir al Tribunal Supremo ya que es propio de trileros querer huir hacia delante y defender unos presupuestos del PP cuando el propio PSOE en su momento los impugnó.
“Tendemos por enésima vez la mano al alcalde para negociar unos presupuestos que defiendan el interés de los vecinos, que atiendan las necesidades de la ciudad y que la hagan progresar. Es hora de que Llorente se libere de las hipotecas que maniatan su gestión, llámese tránsfuga, chanchullos con el portavoz del PP relacionados con Urbanismo y EMSULE, o el amamantar con sueldos públicos a la clientela del PSOE e IU de la que es rehén para sus equilibrios de poder interno y supervivencia política”.

 


Leganés, 21 de julio de 2016. El acostumbrado “tamayismo” del PSOE en Leganés, como ya sucediera en la aprobación de LEGATEC, vuelve a tener un triste episodio con la decisión de Santiago Llorente de recurrir, en contra del criterio de su edil de Hacienda, una demoledora sentencia del TSJ (ganada por ULEG) que anula el presupuesto vigente del ayuntamiento aprobado ilegalmente en 2014 por el PP amparándose en una norma que ha sido declarada ya inconstitucional.

 

Ver para creer, ¿cómo se puede ganar una sentencia y recurrir a su vez la decisión en los juzgados? Se da la paradoja de que el PSOE fue uno de los que en su origen impugnaron estos presupuestos del PP. Bien es cierto que los “socialistas” se retiraron del recurso por sus oscuros intereses vinculados a los acuerdos que a final de legislatura tuvieron con el PP (ordenanza gasolineras, Legatec, caso Facturas…). Pero más increíble y kafkaiana es aún la postura de Rubén Bejarano (IU), ya que al mismo tiempo gana la sentencia como IU, ahora apoya recurrirla como miembro del gobierno. “Es hora de que el sr. Bejarano dimita de un gobierno con esta esquizofrenia ideológica”, señalan desde el partido vecinal.
Ganar tiempo para camuflar el pacto con el PP y seguir dando alpiste a los suyos. La única y auténtica razón no tiene que ver con “garantizar los servicios públicos” como se ha manifestado por el gobierno, realmente el alcalde hace este ejercicio de traición política por mantener la enorme tropa de cargos a dedo (asesores, secretarias, directores generales) que viven del pesebre público y que sería imposible atender con los presupuestos de 2012 que serían los que entrarían en funcionamiento al acatar la sentencia del TSJ. “El señor Llorente va a recurrir al Supremo sin ninguna posibilidad de que prospere, es una maniobra dilatoria pura y dura puesto que la norma que amparaba aprobar los presupuestos por Junta de Gobierno ya es de por sí inconstitucional. Van a condenar encima en costas al ayuntamiento y, como siempre, serán los bolsillos de los vecinos los que paguen estas aventuras como ya ha sucedido con el anterior alcalde y su persecución a funcionarios que tantos miles de euros nos ha costado y que pactan y callan entre el PP y PSOE”, afirma Carlos Delgado, portavoz de ULEG, quien añade “ya basta de tener un alcalde que dilapida el dinero de todos en comilonas, cargos, viajes u ocurrencias. Ya basta de cambalaches de ladrillo con el portavoz del PP, ya basta de cobijar a un tránsfuga… Leganés ha de reaccionar ante este cacique”.