Más de 7.500 euros en un año. El alcalde de Leganés (PSOE) se despidió de la tarjeta de crédito municipal tras una mariscada.

img_2367

A raíz de una moción del partido vecinal independiente Unión por Leganés-ULEG el Pleno se pronunció respecto al abuso que el regidor socialista “Santiago Llorente” ha tenido de la Visa municipal, habiendo despilfarrado en un año más de 7.500 euros del erario en desayunos, comidas y cenas con comensales desconocidos y de contenido ignoto.

 

Uno de los banquetes más escandalosos fue el perpetrado a altas horas en Asturias, donde se gastó cerca de 500 euros en cachopos y chupitos, lo que provocó al saltar a la opinión pública que el alcalde renunciara a la Visa. El Pleno pidió su dimisión y reclamó que devuelva todo el dinero gastado con en esta tarjeta.

Leganés, 14 de noviembre de 2016. A raíz de una moción presentada por el partido vecinal Unión por Leganés – ULEG el Pleno del ayuntamiento aprobó el pasado jueves reclamar la dimisión del alcalde, el socialista Santiago Llorente, y la devolución de su bolsillo de todo el dinero público despilfarrado en opíparas viandas en las que se desconoce los integrantes que disfrutan de tales excesos culinarios y el objeto institucional que ha dado lugar a esas citas gastronómicas cargadas a los tributos de todos los vecinos.

 

El voto a favor de ULEG, de cuatro ediles no adscritos al gobierno y la abstención de PP, Cs y Leganemos (los 2 ediles que le quedan) sacó adelante la iniciativa del partido independiente por la que se pedía que el alcalde dimitiera y devolviera el dinero. Sólo el PSOE y los tránsfugas adheridos al gobierno votaron en contra.

 

El “efecto ULEG” hace que el alcalde se eche atrás en la subida del IBI. Por otra parte, la labor de ULEG, único partido con la fortaleza y la autoridad suficiente para ejercer la oposición a los desmanes del gobierno, ha forzado al alcalde a renunciar a la subida de cerca del 4% del IBI que tenía prevista para machacar los bolsillos de los vecinos. “Era un despropósito que el alcalde que quema la VISA municipal para ágapes privados, que tiene una decena de directores /enchufados generales nombrados ilegalmente que nos suponen cerca de un millón de euros al año, o que destina 2,5 millones en subvencionar a empresas privadas, apretara a los vecinos con una subida del 4% en el IBI. La implacable crítica de ULEG, una vez más, ha servido para algo. Eso sí, el alcalde se despidió de su “Tarjeta ÑAM” tras una mariscada.”, afirman desde el grupo local.