ULEG exige al alcalde de Leganés que rectifique y revoque el decreto de cese del presidente de la Comisión de Contratación

Decisión caciquil y despótica del alcalde socialista de #Leganés, Santiago Llorente

El “socialista” Santiago Llorente se ha levantado esta mañana perpetrando un decreto donde cesaba al edil de ULEG, Carlos Aranzana, como presidente de la Comisión de Contratación, responsabilidad recién adquirida, pisoteando las más elementales reglas del juego y evidenciando su nulo entusiasmo por la transparencia en la contratación en el Ayuntamiento.

 

Curiosamente, la comisión estaba avanzando a iniciativa del Sr. Aranzana en la investigación de los escándalos que rodean a las obras de remodelación del Pabellón Manuel Cadenas y el cumplimiento del pliego de concesión de La Cubierta.

 

Leganés, 2 de febrero de 2017. Unión por Leganés – ULEG denuncia la fechoría política practicada por el alcalde “socialista”, Santiago Llorente, al decidir de manera arbitraria, caprichosa y caciquil el cese del edil de ULEG, Carlos Aranzana, como presidente de la Comisión de Contratación del Ayuntamiento de Leganés. El partido vecinal insta de inmediato a su rectificación por ser un atentado democrático contra toda la Oposición.

 

La práctica desde hace lustros en el ayuntamiento es que la presidencia de la Comisión de Contratación la detente un miembro del partido de mayor representación de la Oposición. Hasta la fragmentación de Leganemos, fue un edil de Leganemos quien la ostentó. Ahora, ULEG, como partido con más representación desempeñaba esa responsabilidad que fue además legitimada por unanimidad en la Junta de Portavoces.

 

Ni un mes. Lamentablemente, su labor no ha llegado ni al mes, puesto que tras impulsar la investigación y análisis de lo que está pasando con las obras del Pabellón Manuel Cadenas (en ruina y donde ni está ni se espera su finalización) o con el pliego de concesión de La Cubierta (donde no se celebran los festejos que marca el pliego ni los días de uso gratuito para el ayuntamiento) el alcalde, temeroso de que se levanten las alfombras del Consistorio, ha adoptado esta medida más propia de un dictador o de un gobernante de república bananera.

 

Alcaldada. Está claro que a este gobierno de Leganés le produce urticaria todo lo que suene a transparencia y control democrático. “Las excusas del alcalde para ejecutar el cese como la falta de confianza en Carlos Aranzana, cuando es un edil sujeto a la confianza de los vecinos porque fue elegido en las urnas, o que se estaba haciendo una caza de brujas a funcionarios son una absoluta tomadura de pelo, cuando lo que el alcalde pretende es proteger al enchufado general de Obras, Javier Márquez o al edil de Cultura, el investigado por malversación y prevaricación, Luis Martín de la Sierra. El alcalde no protege a ningún funcionario, en todo caso, está protegiendo el que se sigan cometiendo corruptelas y no se depuren responsabilidades de ningún tipo”, explica el partido independiente.