Jesús Gómez, el exalcalde de Leganés y diputado que va ahora de héroe por destapar la cuenta suiza de González, es un farsante pierdejuicios

La Justicia da la razón al portavoz de ULEG, Carlos Delgado Pulido, legitima y da un espaldarazo a la labor de oposición del partido vecinal (la única alternativa real y eficaz al PPSOE) y archiva todas las denuncias contra él del exalcalde de Leganés.

 

Un alcalde que no dejó de ser candidato por desvelar una presunta cuenta suiza, sino por ser un nefasto gestor que protagonizó innumerables tropelías, muchas aún por explicar como la contratación con dinero público de un abogado condenado por colaborar en secuestros de ETA o la adquisición de un racho en Toledo donde entregó 50.000 euros en metálico cuando poco antes aseguraba tener problemas económicos para cumplir un compromiso con Cáritas que adquirió para salir del paso del escándalo de ser descubierto con 4 sueldos públicos o semipúblicos.

 

Aviso a navegantes para el actual edil de Cultura, el socialista, Luis Martín de la Sierra que imita el comportamiento de Gómez: otro que pierde todos las denuncias, pierde el dinero y ha perdido por lo que se ve el sentido del ridículo cuando le vemos presentar demandas sin sentido despechado o intentando blanquear aquello que ocultó durante meses: que la Justicia le imputó (ahora es “ser investigado”) por los delitos de prevaricación y malversación”.

 

El exalcalde de Leganés, que hizo un uso torticero y manipulado de la Justicia y de los recursos públicos (usaba al abogado del ayuntamiento) para tapar sus fracasos personales y políticos, vuelve a morder el polvo y de manera definitiva en su persecución al partido vecinal y a su portavoz, Carlos Delgado. Su última querella por injurias y calumnias ha sido archivada esta semana por la Audiencia Provincial. Una acusación que solo se sostenía por el empecinamiento del propio Jesús Gómez (hasta el ayuntamiento le ha abandonado) ya que el Fiscal dio la razón de manera reiterada a Carlos Delgado. Del póquer infausto conformado por Aguirre, Granados, González y Gómez, sólo queda este último en dejar la política.

 

Unión por Leganés-ULEG señala la deshonrosa y definitiva derrota del alcalde y de su entorno del PP de Leganés: el despacho “testaferrado” del portavoz Miguel Ángel Recuenco ha llevado diversos pleitos de Jesús Gómez contra ULEG con un porcentaje de 0% de éxito.

 

Leganés, 26 de abril de 2017.

 

El ex alcalde “popular” de Leganés y aún diputado regional Jesús Gómez, catalogado por su protectora y ahora dimitida rodeada de ranas corruptas Esperanza Aguirre como hombre “sin inteligencia emocional”, ha perdido absolutamente todas las querellas y denuncias presentadas (cerca de 10) contra el portavoz de ULEG y miembros del partido vecinal. En cambio, por sentencia firme él fue sentenciado como un violador de los derechos fundamentales de ULEG y se vio obligado a rectificar judicialmente diversas informaciones llenas de falsedades, como pretende ahora que está colando a los medios de comunicación con su espectáculo circense habitual una historieta victimista haciéndose pasar por un héroe mártir para justificar su defenestración como alcalde y candidato popular en Leganés.

 

Hemos de recordar que también la Justicia ha tumbado varias de sus tropelías cometidas durante su gestión como los presupuestos de 2014, considerados ilegales por el TSJ a raíz de denuncia de ULEG, y los nombramientos de los directores generales, considerados nulos de pleno de derecho gracias a la demanda del partido vecinal. Asimismo, la Justicia ha obligado a que el ayuntamiento abone 1 millón de euros de indemnización a la empresa Reynober-Velasco a la que el alcalde y su gobierno quitaron el contrato de mantenimiento de vía pública para dárselo a dedo al constructor y editor del periódico local “Al Cabo de la Calle”, Felipe González Gervaso, conocido como “el lechero” e imputado por el caso Teatro.

 

“En ULEG suscribimos cada punto y cada coma dicho en nuestros tuits, artículos…, y ningún alcalde actual o ex alcalde, y menos el sr. Gómez y el PP de Leganés, sentenciados por el TSJ por ser violadores de nuestros derechos fundamentales, van a amedrentarnos ni a perturbar el ejercicio de nuestro derecho a la libertad con sus montajes mediáticos (como el descubierto con el editor del “periódico” Al Cabo de la Calle”) o judiciales. Mientras el Sr.Gómez Ruiz, que huyó de Leganés, desahuciado políticamente de nuestro municipio y desterrado a su rancho en Otero (Toledo) está enfrascado en guerras judiciales que siempre termina perdiendo (desde querellas por revelación de secretos, denuncia falsa, injurias y calumnias, protección de datos…), en ULEG seguimos ilusionando a nuestros vecinos con un nuevo Leganés y siendo la única alternativa honrada y eficaz que queda en la ciudad”, señalaron desde el partido independiente.

 

“Nos callaremos cuando dejen de cometer fechorías y corruptelas, porque sus bravuconadas y manoseos de la justicia y de un “periódico” mercenario y ladrillero solo logran dejarles aun más en evigencia. Si tuviera algo de decencia se escondería debajo de la mesa el sr. Gómez Ruiz y ahorraría dinero con la facilidad que él tiene en determinadas ocasiones (como cuando pagó su finca toledana) y abonaría al ayuntamiento de Leganés las millonarias indemnizaciones que hemos tenido que pagar a empresas a las que se les quitó el contrato de mantenimiento de vía pública para dárselo a dedo al constructor/editor Felipe González Gervaso, los 7 millones de euros extra que nos va a costar la turbia permuta destapada en el “caso Portfolio” o lo que hemos tenido que satisfacer a funcionarios como el sr. Pulido o el sr. Pestaña por culpa de sus caprichosas persecuciones personales, fruto de sus delirios políticos y de su percepción vesánica de la realidad. Una distorsionada visión de la realidad con la que ahora quiere tener su minuto de gloria haciendo un “valiente” tour por los medios de comunicación nacional cuando el árbol de Ignacio González ya ha caído y dejando por los suelos a su valedora Esperanza Aguirre, por la que aún sigue siendo diputado regional sin merecerlo”.