Fin al contubernio y corruptelas de PSOE y PP con EMSULE

ULEG presenta una moción para poner coto a los manoseos del PPSOE en EMSULE y a la interesada incertidumbre legal y económica entre La Cantera y el Ayuntamiento de Leganés.

Leganés, 30 de mayo de 2017

La Cantera tiene trabajadores municipales, se ha arreglado con dinero de los presupuestos municipales, el mantenimiento lo realiza la administración local…, pero tras más de una década oficialmente e interesadamente NO es patrimonio del Ayuntamiento de Leganés. 

 

Por su interés reproducimos íntegramente la moción registrada y que debatiremos el próximo 8 de junio en pleno ordinario municipal donde se detallan múltiples escándalos que marcan a EMSULE, el “Arpegio” o “Canal de YII” de Leganés:

 

Los episodios polémicos han acompañado al papel de la Empresa Municipal del Suelo de Leganés (EMSULE) desde su propia creación, pero ha sido en el presente mandato donde han eclosionado con mayor crudeza y escándalo por el interés del alcalde Santiago Llorente Gutiérrez y del PP a través de su actual portavoz y anterior presidente de EMSULE, Miguel Ángel Recuenco Checa, de tenerlo todo “atado y bien atado”. En esencia, proteger y ocultar el pasado, blindar a los familiares y clientela que por vía de enchufe y amiguismo conforman la plantilla de la entidad (incluidas esposas del sr. Llorente y del edil de IU Rubén Bejarano, así como múltiples afiliados y cargos orgánicos o candidatos del PSOE) y taparse mutuamente las vergüenzas como con las millonarias liquidaciones de obra de la última promoción de vivienda. Hasta tal grado ha llegado el infecto matrimonio entre el alcalde (PSOE) y el portavoz del PP que han mantenido durante más de un año a un edil expulsado del grupo Ciudadanos en el seno del Consejo de Administración para poder garantizarse una mayoría que no le habían otorgado las urnas, apelando al derecho humano universal a que tal concejal no adscrito fuera miembro del consejo, derecho fundamental que se evaporó cuando la cuota de concejales no adscritos ascendió a 5 y la mayoría prefabricada y corrupta que habían pergeñado por esta vía ya se les podía volver en contra de sus intereses.

 

EMSULE es una sociedad mercantil pública propiedad al 100% del ayuntamiento de Leganés, siendo únicamente ediles de la Corporación los que conforman su Junta General de Accionistas y Consejo de Administración, cuyo principal fin ha sido la de promover vivienda pública gracias a la cesión gratuita de suelo por parte del Ayuntamiento de Leganés. También ha tenido otros “cometidos” (la adquisición millonaria del reloj suizo con autómatas de Plaza Mayor, financiar un concierto de Miguel Ríos, dotar con dinero público de seguro médico privado a la plantilla y un sinfín de oscuras operaciones) y ahora está bajo sospecha y lupa de la Guardia Civil quien ha requerido información a la entidad o sobre la entidad o algún empleado o proceso o a saber qué, puesto que al margen de la propio confesión de su “gerente”, que operó sin poderes durante meses, el alcalde se niega a facilitar todo dato y boicotea la celebración de Juntas Generales Extraordinarias de accionistas instadas para aclarar estos extremos, lo que ha provocado que se hayan emprendido acciones judiciales y ante el Registro Mercantil por estos atropellos.

 

Uno de los aspectos que más zozobra han generado es la situación jurídica en la que se encuentra la instalación deportiva de La Cantera. Inaugurada hace más de 10 años, mantenida por los presupuestos municipales, repleta de carteles que anuncian ser un complejo perteneciente al ayuntamiento de Leganés, con trabajadores del ayuntamiento allí actuando diariamente, con un restaurante (ahora no operativo) que se licitó como concesión por el propio Consistorio (expediente 226/2006) y con obras de todo tipo allí efectuadas a cargo del erario, nos encontramos que por intereses políticos de difícil explicación o por negligencia o por cualquier motivo espurio o desconocido, la instalación de La Cantera no consta oficialmente como un bien inventariado dentro del patrimonio del ayuntamiento, lo que sirvió de excusa/coartada para que EMSULE como supuesto propietario real se encargara de licitar y financiar en 2016 la obra de la instalación de césped artificial (lo que unos años antes se había encargado el propio ayuntamiento, expediente 49/2009) o de hacer este año la intentona también vía EMSULE y mediante proceso de contratación de lo más dudoso de construir un vestuario por 1 millón de euros (presupuesto inflado en más del 40%). Actuación insólita que fue objeto de denuncia por este grupo y que ha provocado que de momento no se sepa y/o no se conteste qué está pasando, pero que se haya al menos ralentizado el proceso.

 

La confusión de derechos y obligaciones entre el Ayuntamiento y EMSULE está provocando y puede provocar unos efectos y responsabilidades de naturaleza incluso penal. El uso torticero y a capricho por parte del gobernante de turno de ambas instituciones genera una enorme inseguridad jurídica y puede acarrear problemas económicos y societarios.

 

Ayuntamiento y EMSULE son dos entidades distintas, sujetas a normativas diferentes y con personalidades jurídicas propias. De esto mismo se pronunció claramente la Interventora General del Ayuntamiento en la comparecencia solicitada por ULEG en la comisión plenaria de régimen jurídico del mes de mayo de 2017. En tal comparecencia se habló de la existencia de facto de una “cesión de uso de EMSULE al ayuntamiento” una cesión no protocolizada ni oficializada de modo alguno, con absoluta incertidumbre de su régimen jurídico. Es por ello, que al margen de otras cuestiones que se ventilarán y se están ventilando en otros foros, y de las modificaciones normativas que se están emprendiendo como el Real Decreto 424/2017, de 28 de abril, por el que se regula el régimen jurídico del control interno en las entidades del Sector Público Local, al menos se ponga en marcha de manera inmediata el proceso que corresponda para regularizar la situación. Así, solicitamos al Pleno la adopción del siguiente 

 

ACUERDO

 

Iniciar de manera inmediata las acciones administrativas que correspondan para regularizar la situación de instalaciones como La Cantera o de Plaza Mayor y dotar de seguridad jurídica y económica la relación entre EMSULE (Empresa Municipal del Suelo de Leganés) y el ayuntamiento de Leganés.