ULEG denuncia que la falta de exigencia/control a las empresas y las pocas o ninguna sanción impuestas provocan que las ofertas que presentan sean irreales y anormalmente bajas.

“Nadie ofrece tanto como el que no piensa cumplir”, afirman en ULEG parafraseando a la célebre cita de Quevedo.

Leganés, 31 de mayo de 2017

 

El partido independiente Unión por Leganés – ULEG vuelve a evidenciar la permisibilidad y la falta de control que el gobierno (PPSOE+tránsfugas) ejerce sobre las empresas adjudicatarias.

 

Múltiples ejemplos

  • Hay empresas que actualmente están prestando servicio sin tener el contrato en vigor como el mantenimiento de semáforos, el mantenimiento del alumbrado público o el servicio de coordinación de seguridad y salud cuya empresa (Darzal), además se encuentra inmersa en un proceso judicial en el Audiencia Provincial de Vigo.

 

  • En otros casos, operarios y maquinaria de varias empresas se han encontrado trabajando en otros municipios.

 

  • Hay vehículos que solo tienen el distintivo de la compañía, pero no el del Ayuntamiento de Leganés lo que puede favorecer el trasiego de maquinaria y dificulta su control.

 

  • Hace casi 6 meses, la nueva empresa de mantenimiento de zonas verdes comenzó a prestar servicio, estando obligada a ejecutar, como mejora del contrato, el ajardinamiento lateral de unos 8.000 m2 en la calle Estaño, incluyendo un carril ciclista y un paseo peatonal. Todio ello valorado en 172.000 €. El plazo para su realización era de 4 meses desde el acta de inicio del contrato, por lo que esta obra debería de haberse terminado a finales de febrero de 2017, pero ni siquiera se ha comenzado la misma.

 

  • En multitud de edificios municipales las instalaciones contra incendios se encuentran sin la revisión trimestral que viene definida en el pliego. Un contrato que pasa casi desapercibido, pero su importancia es capital. El concejal Carlos Aranzana considera que “la seguridad no es para tomárselo a broma, estamos ante una irresponsabilidad y un claro incumplimiento del contrato. Vamos a exigir la apertura de un expediente a la empresa”. En las pegatinas de las revisiones que tienen extintores y otros aparatos contra incendios figura la fecha de cada revisión, que hasta ahora coincidía cada 3 meses. Podemos ver cómo en algunos edificios municipales están sin pasar las revisiones trimestrales por SERVICOIN como por ejemplo: en la Casa del Reloj, Casa Consistorial de Plaza Mayor, Plaza de España, Junta de Distrito de La Fortuna, Escuela Infantil El Rincón, Pabellón Europa, Pardo Bazán, Centro de Mayores de Juan Muñoz o en el Teatro José Monleón con capacidad para 500 personas o el Teatro Egaleo con capacidad para 1.000 personas, este último cuyo última revisión se realizó en septiembre de 2016.

 

La principal consecuencia de que apenas se hayan impuesto sanciones a los incumplimientos y se sea tan permisivo es que cuando concursan las ofertas de algunas empresas son irreales y extremadamente bajas “porque no piensan cumplir y como nadie les va a exigir tampoco el cumplimiento”.

 

Próxima privatización del almacén municipal.

Estos dos años de gobierno del alcalde de Leganés, el “socialista” Santiago Llorente, ha hecho lo contrario de lo que recogía su programa electoral privatizando el mantenimiento de edificios y ahora se está elaborando un nuevo pliego para una privatización encubierta del almacén municipal.

 

Contenedores de basura sin pedales.

Otro contrato controvertido es el de la limpieza de vía pública donde el Ayuntamiento dio “manga ancha” para que Valoriza pudiera modificar la mejora ofertada de 4.602 contenedores y reducirlos a 1.730. Sin embargo, se echó de menos ese esfuerzo para que los contenedores fueran accesibles con una mayor boca para los envases o que tuvieran pedal (algo que ya denunció ULEG en un pleno).

 

Precisamente fue el alcalde, en el último Consejo de Sostenibilidad, quien se negó a contestar las preguntas de ULEG sobre el número de contenedores en depósito e instalados o si alguno de los contenedores que aún la empresa tiene que aportar serán para el reciclado de papel, cuyo sistema se está valorando cambiar a carga lateral.

 

¿Dónde está el punto de recarga para vehículos eléctricos que Valoriza y Althenia tenían que instalar?

El Consistorio tampoco ha exigido ni a Valoriza, a la que le queda menos de un año de contrato, y a Althenia el cumplimiento del contrato para la instalación de diversos puntos de carga para vehículos eléctricos, uno en el almacén y otro en vía pública”, señala Aranzana.

 

La realidad de los concursos.

Otra ejemplo de que las ofertas de algunas empresas son más que dudosas es el caso de Acciona, que se encargará del mantenimiento de la red de saneamiento. Ofertó una rebaja sobre el precio de licitación de más del 52%, por lo que se encontró en baja temeraria. El “truco” para justificarla indicó que renunciaba al beneficio empresarial a pesar de lo cual el primer año la empresa tenía unas pérdidas de más de 43.000 € que además no anualiza ni financiaba. Por otro lado, infravaloraban los costes salariales al no utilizar para su cálculo el convenio colectivo en vigor sino uno más antiguo. A lo que se añade que la empresa pretende ahorrarse los costes de tratamiento de residuos al enviarlos a una planta depuradora de aguas residuales de Guadalajara, sin tener en cuenta el coste de hacer 72 km de ida y otros tantos de vuelta.

 

Comisión de Contratación secuestrada por el alcalde.

En conclusión, el consistorio y los vecinos de Leganés está pagando por los servicios que ni se prestan ni se exigen de la forma que incluyen los contratos de adjudicación.

“Esta es la verdadera razón para que el Alcalde cesara al edil Aranzana como Presidente de la Comisión de Contratación que es la encargada de vigilar el cumplimiento de los contratos o que no se celebre desde hace más de un año la mesa de seguimiento de las contratas. Tienen miedo de que hagamos aflorar toda esta desidia por no decir corruptela en el control de los contratos”.