Una nueva dentellada a los servicios públicos del alcalde socialista de Leganés que pretende a partir de mañana miércoles la privatización casi en su totalidad del actual almacén municipal: una empresa será la encargada de proveer a la delegación de Servicios y Mantenimiento de la Ciudad del Ayuntamiento de Leganés del material necesario (eléctrico, fontanería, calefacción, cerrajería, fontanería, construcción, pintura, limpieza…).

El contrato ascenderá a 2,7 millones de euros. “Nos supondrá un aumento del coste y tener que pagar ‘sobreprecios’ por un servicio que se podría hacer directamente por el propio consistorio”.

Leganés, 27 de junio de 2017


“Una demolición controlada que está acabando poco a poco con la plantilla y la gestión directa de los recursos públicos del Ayuntamiento de Leganés”,
así denominan en Unión por Leganés-ULEG la pulsión privatizadora del alcalde del PSOE, Santiago Llorente.

La realidad es que tras 36 años al frente de la gestión del Ayuntamiento de Leganés, los distintos gobiernos del PSOE han ido deteriorando los servicios públicos de gestión directa para posteriormente privatizarlos y ponerlos en manos de contratas que “campan” a sus anchas sin prácticamente ningún control por el conchabeo con los propios dirigentes socialistas. “Santiago Llorente socialista no es, seguro. Puede perfectamente presentarse como un neoliberal orgulloso, capaz de ‘externalizar’ servicios públicos para que las empresas hagan negocio con lo que es de todos”. Así, el pasado verano se comenzó privatizando el mantenimiento de edificios municipales mediante un contrato de 3,2 millones de euros de 4 años (más prorrogas) y en la Junta de Gobierno de mañana miércoles pretende que este verano se adjudique otro contrato para privatizar de facto el almacén municipal un valor estimado de 2,7 millones de euros y que sea una empresa la encargada de proveer de material a la delegación de Servicios y Mantenimiento de la Ciudad.

 

Almacén bajo mínimos. El ‘modus-operandi’ es siempre el mismo, deteriorar un servicio público hasta convertirlo en insostenible o disfuncional, como ha vuelto a ocurrir con el almacén municipal donde la situación de desabastecimiento que sufren los, cada vez menos, trabajadores municipales ya ha obligado a tener que pedir material a contratas municipales para poder trabajar. Sirva como ejemplo el caso del pasado jueves donde los empleados municipales no disponían de desagüe para la caseta de feria de PSOE en La Fortuna porque no había en el almacén municipal y tuvo que ser por la empresa de mantenimiento de edificios municipales. ¿Cómo no va a existir desmotivación entre los trabajadores si cada vez son menos, cuentan con menos medios, menos herramientas y ven cómo las contratas se van quedando con la mayoría de su trabajo y funciones?

Según señalan desde el partido vecinal, el alcalde Llorente ha aprendido y perfeccionado bien este método. De momento no cierra totalmente el almacén que quedará con el papel residual de “cuarto trastero”, sin apenas actividad y cada vez con menos personal, mientras que el nuevo contrato supondrá un aumento del coste porque supondrá pagar el margen económico de la empresas y sobreprecios por un servicio y compra de unos productos por un precio superior que se podrían hacer directamente desde el propio consistorio.

Programa electoral, papel mojado. La credibilidad de un político se basa en el cumplimiento de su palabra y su programa electoral, sin embargo y a pesar de que el PSOE recogía explícitamente entre sus propuestas para esta legislatura la recuperación y remunicipalización de servicios, la realidad es totalmente la contraria. Por tanto, estamos ante un alcalde y un gobierno mentiroso con la ciudadanía y sus propios votantes. En palabras del edil Carlos Aranzana: “Llorente es tan mal gestor que solo sabe hacer las cosas con dinero y la mayoría de las veces ni eso. Su indolencia es tal que para quitarse los problemas propios de la gestión prefiere traspasárselos a las empresas, aunque eso suponga triplicar el coste del servicio. Algo similar a lo que pretende hacer con los bomberos de Leganés al querer traspasárselos a la Comunidad de Madrid… Eso sí, a pesar de recortar y externalizar servicios públicos sigue manteniendo a sus ilegales directores generales, cuyo mérito y capacidad es el ser militantes socialistas y sumisos al ejecutar perfectamente el plan de dinamitar poco a poco los servicios del Ayuntamiento de Leganés”.