ULEG avisa de que los campamentos de verano podrían “correr peligro” por la chapuza e imprevisión del gobierno de Leganés

Se abonarán 114 euros sin saber aún la empresa contratada ni el lugar.

Las inscripciones ya están abiertas en el Ayuntamiento  de Leganés sin que exista aún una empresa adjudicataria que organice unos campamentos previstos para el 22 de julio.

Leganés, 4 de julio 2017.

Unión por Leganés – ULEG, partido líder de la Oposición, muestra su preocupación por los 100 jóvenes que durante hoy martes y mañana miércoles se inscribirán en los campamentos de verano que la Delegación de Juventud del Ayuntamiento oferta para la última decena de julio.

 

La gran premura ha hecho que se abra el periodo de inscripciones sin que aún exista contrato con una empresa organizadora, sin que la Junta de Gobierno Local haya adjudicado el contrato o la Mesa de Contratación haya revisado la documentación administrativa para proponer la adjudicación. Sin duda, una muestra más de la mala organización del gobierno de la ciudad.

 

En palabras del edil de Unión por Leganés – ULEG, Carlos Aranzana: “estamos ante la enésima prueba de cómo se está gestionando la ciudad sin ningún orden ni concierto, a salto de mata y siempre improvisando”.

 

Los campamentos de verano se hacen siempre en verano.

Da la impresión de que se hubieran dado cuenta hace un mes de que los campamentos de verano se organizan casi todos los años en el mes de julio.

 

Ubicación incierta.

Las familias no tienen la certeza de si el campamento será o no en la Sierra Real de San Vicente, cerca de Talavera de la Reina (Toledo). “Esperamos que las chapuzas y desidia del gobierno no produzcan ningún contratiempo porque haría difícil que la empresa que ha quedado en primer lugar pudiera organizar el campamento con todas las garantías”.

 

Desde luego, el ayuntamiento no cuenta con margen de maniobra ya que recurrir a otra de las empresas presentadas al concurso sería inviable puesto que la fecha del campamento está prevista entre el 22 y el 31 de julio.

 

Desastre de comunicación y prisas sobrevenidas.

– El 22 de junio, un día después de que la mesa de Contratación decidiera requerir documentación a la empresa con la oferta más ventajosa, el Facebook de Dejóvenes anunció el lugar del campamento y las fechas de inscripción.

– El 30 de junio el ayuntamiento emitió una kafkiana nota de prensa anunciando que las preinscripciones se podían realizar desde el 29 de junio hasta el mismo 30 y las inscripciones los días 4 y 5 de julio, donde habrá que abonar, casi a ciegas, 114 € a la empresa que aún no es adjudicataria.

 

Por todo finalizó Aranzana diciendo: “Lo único que nos queda es cruzar los dedos y esperar que no haya ningún contratiempo y que la documentación administrativa, seguros, justificantes…, esté completa y correcta”.

 

Efecto ULEG. El partido vecinal independiente actúa anticipadamente para que todo salga finalmente bien y exige que esta situación no se vuelva a repetir en el 2018, instando al equipo de gobierno (PPSOE+tránsfugas) a que el 1 de agosto comiencen ya los trámites para los campamentos del próximo año.