ULEG denuncia las formas dictatoriales de la presidenta de la Junta de La Fortuna

La actual alcaldesa accidental, la “socialista” Angelines Micó, habría prohibido el acceso a un edificio público de un ex trabajador en venganza por haber recogido firmas por la falta de limpieza en el barrio y contra los nuevos contenedores de basura carentes de pedal.


Leganés, 17 de julio de 2017

“Si quieres conocer a Pepillo dale un carguillo”, así reza el sabio refranero español a aquellas personas a las que el poder se les sube rápidamente a la cabeza, pierden el sentido, incapaces de hacer autocrítica y emprenden el camino del autoritarismo y la vendetta… En el caso de Leganés, ese papel lo encarna como nadie la presidenta de la JMD La Fortuna, 1ª teniente de alcalde, concejala de Participación Ciudadana, Mayores, Salud y Consumo y actualmente y por unos días alcaldesa en funciones, Mª Angeles Micó.

¡Cómo hemos cambiado!

 

En tan sólo dos años ya no queda nada de aquella representante y presidenta vecinal (tampoco queda nada de esa asociación) que se aupó hasta el número 2 en la lista del PSOE gracias a su “pujanza” encabezando reivindicaciones o manifestaciones, como por ejemplo para reclamar la reapertura de las urgencias del centro médico Marie Curie. Pero aquellos eran otros tiempos: hoy lo que con el PP era negro se ha tornado a un gris claro, los graves problemas de seguridad son casos puntuales y la reivindicación se ha convertido en un “me atacan a mí que vivo en La Fortuna”. Y es que el cargo de presidenta de la Junta de Distrito del barrio de La Fortuna ha reconvertido aquel vigor reivindicativo en un furor desmedido contra aquellos que ahora contradicen su gestión, que critican la falta de efectivos policiales en el barrio, los problemas de limpieza o mantenimiento, que se haya aceptado que las urgencias sigan cerradas y su servicio se sustituyera por un vehículo de atención a domicilio (UAD)…

“El partido antes que los vecinos”.

 

Hasta dónde llegan las formas dictatoriales y manía persecutoria de la presidenta de La Fortuna que a los cooperativistas que protestaban por el pésimo estado de las goteras, humedades y conservación del garaje que hay en el subsuelo de la “Plaza Blanca” y de la superficie exterior les dijo que” si habían acudido a ULEG que ahora les pidieran a ese partido que les arreglara sus desperfectos”. En la misma línea, censuró a otro vecino como militante socialista por protestar al que le dijo que “se debía antes a su partido que a los vecinos” o la última, quizá la más grave, cuando ha llegado a indicarle a su asesor que dieran la orden de prohibir el acceso a un edificio público (la Junta de Distrito) a un extrabajador por realizar una recogida de firmas contra los nuevos contenedores de basura que incomprensiblemente no tienen un pedal de apertura y por criticar la falta de limpieza en varios puntos del barrio.