ULEG denuncia que Policía Local de Leganés carece de etilómetros para controles de alcoholemia

Los problemas se acumulan en Seguridad Ciudadana: los etilómetros se encuentran en reparación o retenidos por el laboratorio de calibración a la espera del abono de la factura, la policía no tiene ningún sonómetro para controlar el ruido o no hay ‘walkies’.

Leganés, 24 de octubre de 2017

A pocos días de haber terminado las fiestas patronales de San Nicasio el partido independiente Unión por Leganés – ULEG, destapa la ausencia de equipos para que la Policía Local pueda realizar test de alcoholemia.

 

Una vez más se hace patente la mala gestión del alcalde socialista Santiago Llorente al frente de la ciudad. Desde hace más o menos un mes la Policía Local de Leganés no tiene etilómetros en servicio para la realización de los test de alcoholemia porque están averiados, en reparación, o retenidos al no haberse abonado la factura al laboratorio de calibración. En palabras del edil de Unión por Leganés – ULEG, Carlos Aranzana: “Resulta vergonzante que cuando nuestros policías requieren la realización de un test de alcoholemia tengan que solicitar ayuda a la Guardia Civil o a la Policía Local de otros municipios, como Getafe”.

 

La seguridad ciudadana es un tema muy sensible, recordemos las innumerables quejas de los vecinos que residen cerca de “La Cubierta”, un tema al que Santiago Llorente siempre trata de quitarle hierro. Prosigue el edil diciendo: “resulta un contrasentido que el actual director de seguridad ciudadana diga que quiere una policía preventiva cuando precisamente la ausencia de estos aparatos impide que se puedan montar dispositivos preventivos en lugares conflictivos o en eventos como en las recientes fiestas de San Nicasio”.

 

Desidia en Seguridad Ciudadana. Recientemente el partido vecinal descubría que el Director de Seguridad Ciudadana, Óscar Oliveira había dado, por ejemplo, el visto bueno para la compra de drones de vigilancia para Policía Local, por valor de 37.000 €, una operación que posteriormente fue anulada. “Resulta absurdo que se quiera comprar estos aparatos voladores de última tecnología mientras nuestros agentes carecen de etilómetros”, indica el edil de ULEG.

 

Otros ejemplos de la calamitosa situación del servicio municipal es el testimonio de algunos policías que cuentan cómo hay que darse para coger los ‘walkies’ que están en mejor estado de autonomía o que tengan intercomunicador para llevar al hombro. De hecho, algunos han llegado incluso a costearse su propio auricular porque este elemento, de poco más de 18€, no se encuentra en la equipación, a pesar de su gran utilidad.

Sin servicio de grúa municipal. Otro asunto de gran importancia es la falta de personal (conductores) para la retirada de vehículos de la vía pública por medio de grúas, lo que ha provocado que haya semanas en Leganés en un servicio clave como este. De hecho, el proceso selectivo para incorporar más personal se está desarrollando muy lentamente, sospechosamente al contrario que el proceso para incorporar a un arquitecto municipal allegado al PSOE.

Ningún sonómetro para controlar establecimientos o vecinos ruidosos. Para finalizar, desde ULEG hacen suya una demanda por parte de los vecinos y de los propios agentes es el que Policía Local disponga de sonómetros y formación para su manejo puesto que gran número de intervenciones que se realizan es por temas de convivencia por ruidos, especialmente los provocados por bares, pubs o, ahora muy de moda, los alquilados habitualmente por jóvenes,conocidos en como bajeras en argot policial.

 

Desde Unión por Leganés – ULEG instamos al gobierno municipal a que se trabaje de forma urgente en solucionar estos problemas y por supuesto en dotar de forma inteligente y racional a nuestros policías municipales con mejores medios y dotación para dar respuesta a todas estas contingencias.