El Ayuntamiento de Leganés tuvo a una treintena de trabajadores sin dar de alta en la Seguridad Social

Una negligente actuación de la delegación de Recursos Humanos que es responsabilidad directa del propio alcalde, Santiago Llorente, desamparó a decenas de trabajadores, podría dejar al Ayuntamiento de Leganés sin subvención y supondrá una multa de la Seguridad Social.

El Pleno reprobó, a iniciativa de ULEG, al primer edil y se le instó a dimitir si no es capaz, como se está comprobando cada día, de llevar las riendas del municipio.


Leganés, a 16 enero de 2018.

El partido vecinal de Leganés, Unión por Leganés – ULEG, en su papel de principal partido de la Oposición, vuelve a ser quien destapa otra negligencia en la gestión del gobierno PSOE y PP (más tránsfugas), en este caso en el área de Recursos Humanos:

 

El pasado mes de octubre este ayuntamiento contrató a unas 40 personas, desempleadas de larga duración, mediante contratos de aprendizaje y formación y otros en prácticas de entre 6 y 9 meses, subvencionados por la Comunidad de Madrid. La subvención que está recibiendo el ayuntamiento es de aproximadamente unos 980 € al mes por trabajador.

Unión por Leganés descubrió que estos trabajadores no habían sido de dados de alta en la Seguridad Social por lo que en el último Pleno se pidió la reprobación de Santiago Llorente como máximo responsable de Recursos Humanos. En palabras del edil Carlos Aranzana: “estamos ante una situación gravísima que podía haber ocasionado unas importantes consecuencias a los trabajadores afectados en caso de accidente o contingencia al carecer de cobertura de forma automática”.

 

Esta irregularidad, siempre en palabras del primer edil, habría sido ya solucionada, aunque desde ULEG afirman no haber recibido los documentos que confirmen el alta en la seguridad social, algo que según el edil del partido vecinal se ha solicitado por escrito dese hace casi dos meses.

 

Para ULEG, esta maniobra de ocultación, típica del sr. Llorente, solo trata de evitar que se conozca cuándo se regularizó la situación o el número real de afectados. Un incumplimiento que podría ocasionar la pérdida de la subvención, lo que supondría un claro perjuicio económico de alrededor de 140.000 €, como indican las bases de la convocatoria de las subvenciones. Una vez más, la nefasta e incompetente gestión del alcalde y su menguante equipo sangrará al erario.

Recursos humanos sin rumbo, a la deriva y sin timonel.

El área se encuentra huérfana de dirección y quien está soportando el peso de la gestión es un asesor, un cargo a dedo, (un hecho bastante irregular puesto que un asesor no gestiona sino que su misión es la de asesorar) puesto que las competencias no se encuentran delegadas por parte del alcalde en un concejal y el director general lleva varios meses de baja. Así, el caos administrativo se ha apoderado de otra área más de la institución.