#12Meses12Cláusulas: Leganés emprende, crea empleo y ayuda a pymes, autónomos y pequeños comercios

La segunda cláusula dentro de la campaña “12 meses, 12 cláusulas. El Contrato con Leganés”recoge medidas e iniciativas en materia de formación, fomento y creación de oportunidades laborales y de empleo en Leganés que desde ULEG pondrán en marcha en la próxima legislatura: hacer de Leganés una ciudad atractiva para la inversión empresarial, nuevos beneficios fiscales, rehabilitación y modernización de polígonos industriales, creación de viveros municipales para empresas municipales y creación de centros de negocio, colaboración con el pequeño comercio, no más “enchufes” en el Ayuntamiento de Leganés son solo algunas de ellas.

Leganés, 26 de junio de 2018.

 

Restan 11 meses para las próximas elecciones municipales y desde el partido de los vecinos de Leganés deslizan su segunda cláusula del contrato que firmarán con los leganenses durante la siguiente legislatura al frente del Ayuntamiento de Leganés.  El escenario elegido para exponerlo será durante el Debate del Estado de la Ciudad donde se detallarán las iniciativas y medidas que tienen por objetivo hacer de Leganés una ciudad atractiva para la inversión empresarial y convertir a la administración local en un agente social, intermediario entre los ciudadanos y las empresas del municipio, que asesora, forma y apoya a pymes, autónomos, hosteleros y pequeños comercios…

 

Por su interés detallamos íntegramente el contenido:

 

Propuesta de Resolución del grupo municipal de Unión por Leganés-ULEG para que el Ayuntamiento de Leganés ponga en marcha distintas iniciativas, medidas y acciones para el fomento y creación de oportunidades laborales en nuestro municipio, con apoyo al emprendimiento, a las pymes y autónomos.

 

Durante décadas, Leganés destacó por ser una ciudad dormitorio de Madrid. Sin embargo, gracias al incremento de la población de la ciudad surgió la necesidad de aumentar el número de servicios, de crear polígonos industriales lo que permitió el desarrollo de un tejido empresarial e industrial de gran importancia, el establecimiento de la hostelería y el comercio de proximidad en todos los barrios de Leganés, el crecimiento del emprendimiento, los autónomos y las pymes… facilitó que cada vez fuéramos una ciudad con mayor autonomía en materia de empleo y capacidad económica con respecto a la capital, si bien es cierto que aún la mayoría de los leganenses continúa saliendo fuera de nuestro municipio para realizar su actividad laboral diaria.

 

Como ocurrió en el resto de España, la crisis económica, unida a la deficiente gestión y carencia de ideas de los distintos gobiernos que han gestionado la ciudad, provocaron un claro retroceso en materia de empleo, triplicando el número de parados en Leganés. Así, es patente el número de empresas y comercios que han cerrado en nuestra localidad, el deterioro de nuestros polígonos industriales y la falta de demanda para la implantación de nuevas empresas, la generalización de los empleos precarios y temporales, etc.

 

Efectivamente, en el discurso político es habitual decir que los ayuntamientos no somos las administraciones con la competencia en materia de empleo y que carecemos de la capacidad de generar de puestos de trabajo, lo cual no ha sido impedimento para la demagogia del gobernante de turno que usa las cifras del paro a su conveniencia, apuntándose la responsabilidad cuando se creaban puestos de trabajo y callando o apuntando a la administración regional o estatal cuando aumentaba el número de parados.  Pero a pesar de todo, desde nuestro grupo municipal consideramos que nuestro ayuntamiento puede tener un papel real en materia de empleo, que su función es la de convertirse en un agente social, un facilitador, que convierta a Leganés en una ciudad “atractiva” para la consolidación y la expansión de las actuales empresas e industrias y la llegada de nuevas empresas, impulsando a las que pretendan crear un empleo de calidad. Una de nuestras iniciativas, entre otras, es que precisamente la licencia de apertura tenga un coste cero, evitando así castigar a aquellas pymes que sin haber ingresado ni un euro ya están asumiendo miles de euros en “trámites burocráticos”.

 

Por otro lado, y como decíamos anteriormente, en los últimos 15 años, el deterioro de nuestras zonas empresariales es evidente: naves o parcelas vacías o abandonadas, deterioro generalizado de la conservación y mantenimiento, calles llenas de escombros y basura, etc., un panorama desalentador que deja muy claro que estamos ante un modelo económico-empresarial agotado y que requiere nuevas fórmulas y otros usos de nuestras zonas industriales. En ULEG entendemos que se necesita un plan específico de desarrollo (en el caso del PP-10, LEGATEC, Ciudad del Automóvil, Prado Overa…) unido a un plan de rehabilitación, conservación, modernización y accesibilidad para todas nuestras áreas industriales; un “lavado de cara” para que entren en el siglo XXI y se transformen en lugares proclives a la llegada de nuevas empresas y servicios. Incluso el propio Ayuntamiento de Leganés (como ya han hechos otros tantos en toda España) debería también ampliar su cartera de servicios mediante la creación de auténticos viveros de empresas para facilitar espacios de trabajo y formación a nuevos emprendedores en todos nuestros polígonos industriales.

 

Otro de los pilares fundamentales en materia de empleo de un ayuntamiento debe ser la”formación profesional” donde, por un lado, es fundamental el asesoramiento para el emprendimiento (creación de nuevas empresas, trámites, planes de negocio, fuentes de financiación, etc.) y, por otro lado, una delegación de Empleo que imparta cursos y formación de capacitación profesional ante las nuevas oportunidades del mercado laboral, así como de reciclaje y ampliación de conocimientos, etc.

 

Igualmente, el Ayuntamiento de Leganés debe mejorar su actual rol de intermediación entre el ciudadano, principalmente en situación de desempleo, y las empresas/pymes de la localidad. Nuestro grupo municipal considera que, salvo cargos intermedios y directivos muy específicos, las empresas con actividad en Leganés deberían contar en sus plantillas con un mayor porcentaje de trabajadores de la localidad y, para ello, es fundamental el papel de la administración más cercana al ciudadano, un servicio que actualmente consideramos muy deficiente. Especialmente hay que redoblar estos esfuerzos cuando hablamos de los jóvenes, los más afectados por las alarmantes cifras del paro, para que junto con sus centros educativos, garanticemos que nuestros estudiantes de FP o jóvenes universitarios puedan optar a prácticas en unos casos o/y la oportunidad de lograr un empleo en las empresas de su propia localidad.

 

La actividad económica de Leganés también se sustenta en el comercio y la hostelería local, donde el Ayuntamiento de Leganés no debe continuar con su labor de ser un mero observador y un tramitador de polémicas subvenciones, para convertirse en un verdadero actor e impulsor directo de eventos y actividades que sumen y estimulen el consumo entre los ciudadanos de Leganés en los comercios de proximidad frente a las grandes superficies. En esta línea, en ULEG creemos en que es necesario fomentar y colaborar con un asociacionismo “sano” y desinteresado, con el continuo diálogo entre comercio e institución y el desarrollo de acciones conjuntas de tipo promocional, dinamización social, campañas de consumo y fidelización (como el “Carné Pepinero”), la divulgación a través de redes sociales y el fomento de las nuevas tecnologías, el desarrollo de espacios web que recoja un catálogo de servicios y establecimientos u ofertar formación y cualificación para profesionalizar un sector cada vez más complicado y competitivo… Igualmente, es necesario recuperar y renovar las antiguas galerías comerciales transformándolas en nuevos espacios o modificar y flexibilizar la ordenanza de transformación de local a vivienda para dar algún destino lógico a todos los locales comerciales que cerraron y no volverán a tener un uso comercial.  Con respecto a la hostelería,  el Ayuntamiento de Leganés debe trabajar para fomentar su actividad empresarial, pero también regular el uso de terrazas y veladores reordenando el uso abusivo actual de espacios públicos y evitando así los agravios comparativos, para garantizar la igualdad de oportunidades y la convivencia ciudadana y el uso racional de los espacios públicos.

 

Otra de las fórmulas de fomento de empleo en la que siempre hemos creído en Unión por Leganés-ULEG es la rehabilitación de los barrios más antiguos, desde mejora de zonas interbloques a las ayudas directas para fachadas, ascensores, cubiertas (retirada de tejados de amianto), eficiencia energética, ITE’s, eliminación de barreras arquitectónicas y mejoras de accesibilidad…, donde claramente el Ayuntamiento de Leganés se ha visto superado por otras administraciones locales.

 

Por último, el Ayuntamiento de Leganés dentro sus posibilidades de creación de empleo público municipal debería acabar con la lacra de nuestro histórico enchufismo,  que ser “familia de” o “amigo de” no siga siendo un privilegio de unos “pocos”. Para acceder a la función pública o ser empleado de la administración debemos apostar por la transparencia, por el modelo de oposición abierto, donde únicamente se valoren el mérito y la capacidad, tanto para nuevos puestos como para la bolsa de empleo municipal o promociones internas, desterrando a la mínima expresión la figura de “libre designación”. Además, con respecto a las empresas externas se deberían analizar, desde distintas premisas y puntos de vista estos servicios (no sólo económicas) y analizar si es más eficiente y óptimo hacerlos de forma externalizada o remunicipalizar tales servicios…

 

Proponemos los siguientes ACUERDOS DE RESOLUCIÓN:

 

1º.- Estudiar y redactar nuevos beneficios o exenciones en las ordenanzas fiscales municipales que puedan ayudar a la implantación o creación de nuevas empresas, y en su caso, a aumentar la actividad empresarial en nuestro municipio. En cualquier caso, ULEG solicita la exención del pago de la tasa de apertura para pymes, emprendedores y autónomos de reciente creación.

2º.- Desarrollo de un plan de inversiones de rehabilitación, conservación, modernización, accesibilidad y cambios de uso de los polígonos industriales de Leganés.

3º.- Optimizar el servicio de intermediación, búsqueda y creación de búsqueda de empleo para vecinos en general mediante la comunicación directa los Servicios de Empleo Estatal e Instituto Nacional de Empleo, los distintos polígonos industriales y el tejido empresarial, comercial y hostelero de Leganés.

4º.- Creación de un verdadero plan de creación de empleo que involucre al tejido productivo y agentes sociales de la ciudad.

5º.- Apoyo al comercio y hostelería con acciones y campañas de consumo y dinamización social específicas desde el Ayuntamiento de Leganés y sin delegar estas funciones en otros entes de dudosa capacidad  y con espurios intereses. Regular la actividad hostelera y la ordenanza de terrazas y veladores para recuperar espacios públicos para uso municipal.

6º.- Apostar por la rehabilitación, embellecimiento, adecuación y recuperación de nuestros antiguos barrios en materia de movilidad, accesibilidad y eficiencia energética. 

7º.- Mayor ejemplaridad y transparencia para acabar con el actual modelo “enchufismo” en el Ayuntamiento de Leganés y sus contratas municipales. Implantación de procesos de oposición que apuesten únicamente por el mérito, la capacidad y la igualdad de oportunidades, y no por la cercanía, familiaridad o arbitrariedad del gobernante de turno.